¡Basta de socialismo! (Segunda parte) Visualización

-Bueno, camarada, quisiera poder sintetizarlo más, pero considero, en mi humilde opinión, que es un tema muy importante, existencial por demás.

Continúo con artículos sobre el tema del Socialismo y ahora haciendo hincapié en el gobierno de Maduro.

-Y ésta de la cual solo coloco título, autor y fecha: Murieron Toby Valderrama y Antonio Aponte Oscar Heck | 11/04/2014

-Hoy, también, encontré otra de Toby y Antonio, que muchos dicen es la misma persona. Si no, es muy complejo, o no tan fácil, escribir un artículo entre dos, más si es corto.

El circo que disfraza la entrega del Socialismo Toby Valderrama y Antonio Aponte | Viernes, 11/04/2014

Aquello fue lo más parecido a un congreso socialdemócrata de la cuarta república, igualito, hasta los mismos actores. Abundaron los veteranos diputados, se agarraron por las greñas, dieron un bonito espectáculo de lucha de utilería. La noche estuvo cargada de discursos, acusaciones, defensas, rabias contenidas, despliegues histriónicos, y al final, el objetivo se cumplió: servir de circo que engañe, distraiga, la entrega del Socialismo, que lo convierta en un discurso más del cretinismo parlamentario que presenciamos ayer 10 de abril en la reunión de diálogo entre las partes aspirantes a administrar el capitalismo. Podemos calificar ese show de golpe helado, de complot de ambos bandos, y no nos equivocaríamos. Y, coincidencia para los supersticiosos, se hace en las vísperas del golpe de abril de 2002. Esa noche funesta no se habló de Socialismo, se nombró poco y cuando se hizo fue de soslayo, como para llenar una formalidad. Se planteó no como un cambio de relaciones sociales, de creación de una nueva conciencia, de un hombre nuevo, es decir, como una Revolución, sino como un simple reparto, más amplio, de la renta petrolera, es decir, una pirueta socialdemócrata.

-Éste que sigue abre visiones complementarias.

¿Por qué no Socialismo real? Por: Jaime Richart

La supuesta libertad de mercado plagado de oligopolios y de monopolios, neutraliza cualquier intento de armonía social y verdadera libertad que no sean de coyuntura. La ruptura social no llega todavía a extremos revolucionarios

¿Acaso el ser humano es incapaz de ser feliz si no consume lo que a fin de cuentas no son más que baratijas? No. El "consumo", tal como es entendido y tratado, responde a una decisión macropolítica que avala la decisión macroeconómica de llevarse por delante a la corta o a la larga a millones y millones de seres humanos.

Decía Voltaire que no debe haber nadie tan pobre que se vea precisado a venderse, ni tan rico que sea capaz de comprar a otro. Pues bien, esta sociedad está plagada de individuos en los dos extremos. Razón por la cual demanda soluciones radicales; soluciones que vayan directas a evitar tanto sufrimiento y tanta servidumbre sobre los que se levanta la enorme riqueza de unos cuantos; hasta el punto de que el 80 por ciento de ella se concentra en un 20 por ciento de la población.

-En otro artículo, de Aporrea foro de batallas.

Tercera vía es el nombre que se ha dado a una variedad de aproximaciones teóricas y propuestas políticas que, en general, sugieren un sistema económico de economía mixta, y el centrismo o reformismo como ideología. En la práctica política, estas posiciones rechazan la validez absoluta de las filosofías tanto del laissez faire como del mercado totalmente controlado del marxismo-leninismo (consultar "Condición de Samuelson"); promueven la profundización de la democracia, y enfatizan el desarrollo tecnológico, la educación, y los mecanismos de competencia regulada, a fin de obtener progreso, desarrollo económico, desarrollo social, y otros objetivos socio-económico-políticos igualmente importantes. Las filosofías de la tercera vía han sido a menudo descritas como una síntesis del capitalismo y el socialismo por algunos de sus proponentes.

Dado que el término no se define específicamente, se puede hablar de "terceras vías" en el sentido amplio o en el más estricto de la palabra. La diferencia estaría en que el sentido amplio incorporaría cualquier proposición que buscara obtener o mantener una posición equidistante tanto del comunismo como del capitalismo, a través ya sea de una economía mixta o políticas que rechacen esas percepciones extremas. Sin embargo, no todas esas alternativas pueden ser catalogadas como progresistas sino también algunas deben ser definidas como fuerte o abiertamente reaccionarias.

Consecuentemente, el análisis político moderno hace notar que la tercera vía no debe confundirse con el concepto tercera posición o tercerposicionismo, que es como se autodefinen movimientos diversos que son considerados de orientación fascista o neofascista, opuestos tanto al capitalismo como al socialismo y que no admiten su posicionamiento en el espectro político izquierda-derecha.

La tercera vía se suele calificar, por el contrario, de centrista. No obstante, algunos críticos de la tercera vía han utilizado ese paralelismo de terminología.

En la práctica política, los proponentes de la tercera vía en su sentido estricto van desde muchos que apoyan la socialdemocracia a aquellos que apoyan el liberalismo progresista; incluiría también aquellos que proponen la Economía social de mercado, proyecto que busca explícitamente ser un punto medio entre el liberalismo y la socialdemocracia.

La situación es, desde el punto de vista de la tercera vía, mucho más compleja que la simple dicotomía mercado libre versus economía centralizada o la autarquía legal opuesta a la dictadura del proletariado. No es que tal problema carezca de toda importancia, pero es que lo que importa es, por un lado, la preservación de ciertos logros básicos (tales como la democracia y los derechos humanos) y, por el otro la maximización de la producción, en una situación dada en la que los recursos, etc. no son ni infinitos ni totalmente moldeable

El auge de la Tercera Vía se debe principalmente al agotamiento de las políticas socialistas tradicionales, sobre todo en la Unión Europea. El objetivo de la Tercera Vía es compatibilizar los valores tradicionales de centro-izquierda, como la solidaridad social, la justicia social, la responsabilidad y las oportunidades, con los postulados económicos del libre mercado, como la reducción del intervencionismo y de los impuestos

Para mí está claro que lo que llamamos capitalismo evolucionó hacia el imperialismo. Pues si la definición de capitalismo es un sistema basado en la propiedad privada sobre los medios de producción y la competencia, ésta ya dejó de ser el mecanismo de intercambio; el mercado ya no existe, se cartelizó y se monopolizó. El capitalismo ya no existe como tal, dio paso al Imperialismo.

-Lo anterior, bueno y extenso, lo tomé de un excelente artículo: ¿Podremos detener la guerra civil en Venezuela? Por: Leopoldo Alberto Cook Antonorsi 12/03/2014 en Aporrea, los invito a leerlo

-Ahora, destacado de un tremendo, como casi todos los de él, discurso de Fidel

Fidel Castro leyó partes de su intervención en la Universidad de La Habana en 2005 donde dijo que la Revolución podía destruirse por culpa de los propios cubanos y donde habló de medidas para crear una "nueva sociedad" más justa y con menos desequilibrios.

El líder cubano "ratificó" este miércoles las ideas que expuso hace cinco años y que, según dijo, son hoy "más actuales que entonces, ya que muchas se relacionaban con el futuro, y los hechos se han ido comportando tal como fueron previstos".

"Entre los muchos errores que hemos cometido todos, el más importante error era creer que alguien sabía de socialismo, o que alguien sabía de cómo se construye el socialismo"

La llamada "actualización del modelo socialista" incluye medidas para ampliar la iniciativa privada en la isla, reducir las abultadas plantillas estatales, recortar "subsidios innecesarios y gratuidades indebidas", potenciar la inversión extranjera, flexibilizar el mercado inmobiliario y aplicar un nuevo sistema fiscal en la isla, entre otras.

Una conciencia revolucionaria es la suma de muchas conciencias, es la suma de la conciencia humanista, la suma de una conciencia del honor, de la dignidad, de los mejores valores que puede cosechar un ser humano. Es hija del amor a la patria y el amor al mundo, que no olvida aquello de que patria es humanidad,

Se pierde todo el sentido dialéctico cuando alguien cree que esa misma economía de hoy es igual a la de hace 50 años, o hace 100 años, o hace 150 años, o es igual a la época de Lenin, o a la época de Carlos Marx.

A lo largo de la historia, el primer esfuerzo humano serio por crear la primera sociedad justa, comenzó hace menos de 200 años; en 1850 creo que se escribió el Manifiesto Comunista, y faltan 45 años, sí, faltan 45 años para cumplir 200 años, y puede apreciarse después la evolución del pensamiento revolucionario.

Hoy tenemos ideas, a mi juicio, bastante claras, de cómo se debe construir el socialismo, pero necesitamos muchas ideas bien claras y muchas preguntas dirigidas a ustedes, que son los responsables, acerca de cómo se puede preservar o se preservará en el futuro el socialismo. Les decía a los jóvenes en 2005.

El capital humano no es producto no renovable; es renovable, pero, además, multiplicable. Cada año el capital humano crece y crece, recibe lo que llamaban en mi tiempo interés compuesto.

Permítanme decirles que hoy prácticamente el capital humano es, o avanza aceleradamente para ser el más importante recurso del país, muy por encima de casi todos los demás juntos.

Y a Europa le podemos decir: Guárdense la ayudita humanitaria, hipócritas, guárdensela toda, que no la necesitamos. ¡Qué gran cosa es poder decir que no se necesita de Europa y que no se necesita del imperio! Termínenlo cuando quieran, aunque ni falta nos hace que lo terminen, porque nos enseñaron, nos forjaron, aprendimos a ahorrar, aprendimos a pensar, aprendimos a crecernos, aprendimos a multiplicar nuestras fuerzas para estar a la altura de la colosal dimensión del adversario. Fin Fidel

-Bien. Aunque a lo mejor lo saqué de contexto, lean de Noel Peralta Barreto, 12/03/2014 Nuestro presidente eterno Hugo Chávez recogió siglos de historias de las luchas liberadoras y populares y las hizo presente, las convirtió en sentimiento, en verbo, en acción revolucionaria, tuvo la grandiosa virtud de condensar todas las enseñanzas que nos dejaron siglos de batallas que se han librado en contra de la opresión de las mayorías por pequeños grupos de privilegiados en una propuesta de país que llamó socialismo Bolivariano o del siglo XXI.

Consecuente con su pensamiento, nuestro comandante impulsó la transformación de la sociedad, logrando convertir un pensamiento minoritario en una nueva cultura social y política orientada hacia la inclusión de los excluidos de siempre, la reducción de las desigualdades, la humanización de la humanidad, la priorización del bienestar colectivo sobre el individual, la solidaridad incondicional, la paz verdadera la que se logra a través del amor y la preservación de la vida en el planeta.

El nacimiento de esta nueva cultura fue acompañada con la creación de una nueva estructura legal que le abrió espacios a la transferencia de poder al pueblo y de un nuevo entramado social y económico nacional que le permitió mejorar todos los indicadores sociales y convertir a nuestra sociedad en una de las que ha alcanzado menor desigualdad, con mayor justicia e inclusión social del mundo en tan poco tiempo

Por favor, Camarada, lee el próximo artículo que es el de la Propuesta y para que opinen. Gracias



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1464 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor