¿Quién amenaza la Revolución Bolivariana?

Es normal que con la victoria del 8-D a los Bolivarianos nos haya entrado un fresquito. Hablamos de unos resultados que ratifican una evidente mayoría y la confianza de un electorado para seguir adelante en la consolidación de la propuesta del Socialismo del Siglo XXI.

Las iniciativas de diálogo que ha venido asumiendo el gobierno nacional desde finales del año pasado y más concretamente la reunión con los alcaldes electos y la realizada en días recientes con la dirigencia política constituyen un significativo paso que alguna dirigencia terca opositora no debe despreciar.

Ahora, más allá de la insistente posición de este sector de negar los avances sociales y políticos de la Revolución Bolivariana, y la manía imperialista de financiar grupos desestabilizadores en cualquier rincón del planeta, es propicio el momento para insistir en el ataque frontal a lo que consideramos, en buena medida, aspectos claves que atentan contra el avance de la Revolución Bolivariana.

Todos los procesos revolucionarios, gobiernos progresistas e incluso aquellos que por cualquier motivo no cuentan con el visto bueno de los Estados Unidos, no les queda otro camino que atenerse a la insistente desestabilización política y de manera especial al estancamiento y quiebra económica, con el claro propósito de doblegarlos. De la aplicación de este recetario tenemos una rica y aleccionadora experiencia en nuestramérica.

Ahora, no basta que sigamos buscando causas desestabilizadoras en quien sabemos a ciencia cierta es nuestro enemigo histórico y que con sobrada razón no tiene empacho ni miramiento para dolarizar a la dirigencia opositora. No basta hacer gárgaras con un discurso antimperialista, si sabemos a ciencia cierta que buena parte de nuestra dirigencia y más concretamente buena parte de los miles de compatriotas que, sobre todo, ocupan cargos públicos han sido incapaces de asumir una práctica de gobierno enmarcada en los principios de la eficacia y la eficiencia.

Hasta ahora los insistentes llamados que mil y tantas veces nos hizo el Presidente Chávez, no han podido enderezar conciencias torcidas y socavar las malas costumbres de los tantos que enrolados en las filas de la Revolución han encontrado la manera de mimetizarse y seguir como si nada en posiciones claves. Esta misma línea de exigencia ha sido mantenida por el Presidente Nicolás Maduro, quien ha demostrado comportarse como un fiel y consecuente portador y defensor del legado de nuestro máximo líder.

Todo indica que en esta nueva etapa de la Revolución Bolivariana los enemigos son los mismos. Los de siempre. Por un lado y sin menosprecio alguno, los imperialista y sus secuaces internos. Por otro, las mañas, las malas costumbres, la deficitaria formación político-ideológica, la flojera y el menosprecio a practicar diariamente el llamado de Chávez, el Presidente Maduro y calificados líderes del proceso de más y más eficiencia. Bien vale la pena preguntarnos todos los días y a cada paso que damos, ¿quién y quienes realmente atentan contra el avance de la Revolución Bolivariana?.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1100 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a179885.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO