Si la oposición gana el 8D, claro que estuviesen planteando el exterminio del chavismo

El país todo agradece que los resultados del plebiscito (8D) favorecieran a la Revolución dado que al día de hoy conservamos la paz que los sensatos, la gran mayoría del país, apostamos que se imponga siempre.

Después del 14A, cuando el “derrotado legítimo” mandó a descargar su arrechera tuvimos como trágico resultado el asesinato de 11 personas, niños entre ellos, por parte de asesinos que salieron a cazar chavistas. Seguros estamos que la actitud del “derrotado legítimo” así como la acción que emprendieron sus huestes fueron condenadas y desaprobadas por la mayor parte de la gente opositora. Una cosa es votar contra Chávez o contra Maduro y otra muy lejana es estar de acuerdo con el asesinato de personas por el sólo hecho de que tengan preferencia política chavista. La mayoría de la gente que conforma las filas de la oposición no es fascista, aunque la mayor parte de su dirigencia insiste en demostrar que adolece de dicho mal.

Si los resultados electorales del 8D hubiesen sido contrarios a los obtenidos (el 76% de las Alcaldías en manos de la MUD y más de 1000.000 de votos de la MUD por encima del PSUV y sus aliados), es muy fácil concluir el “berenjenal” en que el “derrotado legítimo” y sus socios nos tendrían hoy.

Todos sabemos que la figura del plebiscito no está contemplada en nuestra Constitución, sin embargo el “perdedor legítimo” y sus socios apelaron a ella como estrategia para sumar votos a su causa, para motivar al voto y sobre todo para lograr su sueño, sacar al chavismo del poder a cualquier precio. Así como niegan ahora que esa figura del plebiscito se haya utilizado como estrategia movilizadora, por supuesto que van a negar lo que vendría después que su plebiscito triunfara.

Nos imaginamos el gran colapso que generarían, creo recordar que lo habían llamado en su Manual colapso total, en el país entero y como empujarían como salida a la “crisis de gobernabilidad” de Maduro y del chavismo salidas de cualquier tipo. ¿Quién puede olvidar el 11 de Abril 2002?, cuando montaron un formato mediático que justificó un Golpe de Estado y que gracias a la sabiduría de un pueblo y su liderazgo, representado por Chávez, evitó escenarios de confrontación violenta que nos llevaran a una guerra civil.

“Capri caprichito toma tu plebiscito” coreó el pueblo chavista después del 8D, ese mismo pueblo que vivió la zozobra después del 14A, ese pueblo que todavía tiene como una estaca clavada en el corazón la partida de ese grande hombre que supo despertarlo y meterse en lo más profundo de su alma, ese pueblo que viene de esa larga historia, que sintetizara Gallegos en “amar, sufrir y esperar”, y que desde el año 1.999 comenzó a ver luz, ese pueblo que con “el alma desgarrada” le tocó ir el 14 A a elegir a quien el Comandante le dijo pero que en su dolor y en su aturdimiento por una partida que se negaba a aceptar se tambaleó. Ese pueblo es el mismo que este 8D, parece que empujado por el mismo Chávez, ausente físicamente más tiempo ahora pero más presente que nunca, emergió para decir a sus enemigos históricos que la Revolución continúa, porque mientras exista pueblo existirán sueños y mientras existan sueños los pueblos lucharan por alcanzarlos.

Uh eh, Chávez no se fue …



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1380 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas