Después de aumentar 1200% no tiene gracia rebajar 25 o 35%

No pretendo desmeritar la contraofensiva a la guerra económica que en defensa de los compradores emprendió el presidente Obrero Nicolás Maduro, con el firme objetivo de meter en cintura a los bandoleros que sin pistolas le sacan el dinero del bolsillo a la población.

Pero hay aspecto que se deben revisar o, por lo menos, aclarar, porque cuando se dio la ocupación de la tienda especuladora Daka, se habló de estafadores y usureros que incrementaron los precios hasta 1200 %, cuestión que la gente sabe de sobra no porque se lo dijeran sino porque llevaba tiempo cogiendo palo cada vez que iba a comprar.

Y ese criminal incremento no sólo se dio en la venta de electrodomésticos, alimentos, salud, ropa, calzados, educación, sino en el sector de repuestos automotrices, que aquí en Maracaibo veo que se quiere convertir en una piedra en el zapato, con el agravante de que se difunden pomposas tablas de precios supuestamente de carácter oficial las cuales dan cuenta de que en este rubro se hacen rebajas de entre 20, 25 y 35 %, y eso me parece una burla. Si después que hicieron aumentos tan rapaces reducen esa miseria no se ha hecho nada. El cliente sigue pagando caro y el robo continúa.

En mi criterio, el contraataque sería con todo rigor, si el vendedor de repuestos o de cualquier otro rubro importado, se obliga a expender sus productos calculados sobre la base del dólar preferencial. Y después de creado el Centro Nacional de Comercio Exterior se debe ajustar el margen de ganancia tal como lo estipule el nuevo organismo.

Los negociantes de partes automotrices argumentan que a ellos le venden caro los mayoristas y esto no se pone en duda, pero también es cierto que muchos minoristas estaban atentos a las perversas fluctuaciones del dólar negro, e incrementaban los remplazos en los anaqueles sin importarles que los compraron a precios viejos, es decir, más baratos.

El presidente Maduro exhortó a los pequeños comerciantes a que denuncien a los grandes, a los poderosos, con la salvedad de que pese a cualquier cosa, seguirá haciendo lo del profeta Mahoma: “si la montaña no viene a mí, yo voy a la montaña”.

Considero que el Gobierno revolucionario mediante el Ministerio del poder Popular para el Comercio e Indepabis, debe dedicar exclusivamente un operativo a los vendedores de partes de vehículos que expenden caro antes de que se embochinche la cuestión, debido que hacen tanto daño como los bachaqueros que especulan y acaparan los alimentos en Zulia; la prioridad tiene que ser proteger al comprador descaradamente robado por estos usureros; y no es difícil ubicarlos, pueden cerrar los ojos, estirar el dedo y donde caiga ese es, porque no exagero si digo que casi en su totalidad estos mercaderes negocian sus piezas a un precio de atraco a mano armada en Maracaibo.

¡Y pienso que para luego es tarde!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4130 veces.



Alberto Morán


Visite el perfil de Alberto Morán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Morán

Alberto Morán

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a177198.htmlCd0NV CAC = Y co = US