¡ Qué vaina tan buena Maduro!

En estos días como tengo la nave en el taller todos los días al salir del trabajo tomo mi camionetica (bien escoñetaíta, por cierto) para dirigirme a mi hogar. Aunque siempre me ha encantado viajar con el pelabola porque de esa forma aprendo. Porque estando con el pueblo uno aprende como está pensando y sintiendo el pueblo.

El día que el Presidente Maduro les cogió el trasero a los comerciantes especuladores. En el centro de Puerto La Cruz unos agitadores salteaditos se apostaron en la calle Juncal, llamada la calle de Los Turcos porque en ella hay muchos comerciantes del Medio Oriente, tratando de agitar e incitar al saqueo pero la gente no les paró ni media metra. No obstante esa sensación asustó a los comerciantes quienes cerraron sus tiendas. Pero al otro día abrieron.

Esa tarde me monte en mi camionetica. Adentro el comentario general eran las medidas económicas lanzadas por Maduro. Todos estaban contentos. Desde la viejita hasta el chamo y el obrero. “Mas antes debió Nicolás aplicar esa mecha”. “Qué eso que una nevera cueste 900 millones; un aire acondicionado, 14 millones, un secador de pelo, 54 millones; un perfume, 4 millones; un par de zapatos, 3.500”. En su arrechera colectiva por el atraco descarado con los precios la gente hablaba de millones. Para nada hablaba de Bolívares Fuertes.

Y yo les escuchaba echarle mierda a la oposición y defender a Maduro. Un pasajero que estaba en la cocina de la buseta dijo durísimo: ¡Chávez revivió con esas medidas en Maduro!

Cuando llegué a mi destino les invite el pasaje a mis tres compañeros de ruta. Por supuesto que aplaudieron. Y es que el pueblo siente que le está ganando una a los ricos. En el pueblo hay alegría. Hay ambiente bueno de Navidad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2966 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas