Ya no tengo porque acordarme de Hugo Chávez, para no llorar

Cuando quiero llorar, me acuerdo de los candidatos y candidatas que tenemos

Delegar funciones, establecer parámetros, asignar tareas, aplicar condiciones, designar cargo y solicitar que se cumpla con las obligaciones adquiridas, parecieran, luego de la ausencia física de Hugo Chávez, RESPONSABILIDADES extraterrestres, es decir, en esta vaina, después de la muerte de Hugo Rafael Chávez Frías tal pareciera que se han desatados algunos cuantos demonios, con ansias de un protagonismo visceral; tanto en los altos mandos, como en los bajos lisonjeros mandos, de los Comandos electorales Hugo Chávez, ¡Ah! ¡No!, me equivoqué, quise decir, las Unidades de Batalla Hugo Chávez;

Tanto así, que hasta uno de nuestros candidatos…al cual respeto mucho…se le ha ocurrido la maravillosa idea de expresar, a gañote suelto, que ya no somos los hijos y las hijas de CHÁVEZ, sino mas bien, somos los “hermanos de Chávez”.

Tan solo por el respeto que le tengo al camarada Jorge Rodríguez, el día de hoy no lo voy a descargar; pero, al igual que se lo manifesté a nuestro hermano SOBREVENIDO “Hijo de Chávez”, NICOLÁS MADURO MOROS, oiga muy bien camarada Jorge Rodríguez. Usted será muy medico y muy “pepsi-cólogo”, pero el ¡PUEBLO! verdaderamente CHAVISTA...y esta es una muy particular apreciación mía…no estamos dispuestas, ni dispuestos, a que se no sigan imponiendo caprichitos de reformaciones políticas, que solo apuntan a un acoplamiento, con nuestro recién antiguos adversarios, de la oposición, que lo sacó a usted, y a su familia del bien inmueble que ocupaba en las cercanías de la Plaza Altamira.

¿Nuestro hermano NICOLÁS MADURO, no borró de un porrazo el concepto “LUCHA” del eslogan popular “CHÁVEZ VIVE LA LUCHA SIGUE”, por un eslogan, peligrosamente reformista dizque, que si, Chávez vive la patria sigue”?, y ahora viene USTED con ese cuerpo de yuca, con un dizque si, “Los Hermanos de Chávez”, en esta vaina, las verdaderas y los verdaderos CHAVISTAS ¡SOMOS!, y seguiremos siendo por el resto de los siglos ¡LOS HIJOS y LAS HIJAS de CHÁVEZ!, camarada Jorge Rodríguez, NO HAY DE OTRA, Jorgito.

O sea, ¿tu quieres ser, nuestro tío Sobrevenido? Es decir, ¡tío de Maduro?

Que conste camarada Jorge Rodríguez, no es nada personal, es una vaina de sentimiento ¿sabes?, porque me da una enorme arrechera, que pretendan (a tan solo, seis meses de la ausencia física de “Nuestro Eterno Amado Gigante”) cambiarnos las reglas del juego, y que, sumisamente nos quedemos calladitos y calladitas sin decir un cipote; o tan siquiera, esta boca es mía, al menos como para desahogarnos, de las angustias que nos causa el hecho, de ver, observar y escuchar vainas, que rompen con las armonías ideológicas, teóricas y filosóficas de Hugo Rafael Chávez Frías.

Por cierto camarada, no se desespere, porque aunque mi voto al momento de sufragar, no sea el voto decisivo para su gran triunfo, yo voy a votar por usted hermano, porque a pesar de todo y de cualquier mal entendido, usted sigue siendo mi candidato…

Asumo en su totalidad, la responsabilidad de lo dicho, lo expresado, lo manifestado y lo sobrevenido por decir, de este escrito.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 1701 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas