El audio de Chávez y la guerra simbólica

Después del golpe de estado contra Salvador Allende, Chile se convirtió en la región más nombrada en revistas económicas de América Latina, era el modelo a seguir por los neoliberales ramplones que en las aulas universitarias hablaban del milagro chileno.

EL país austral fue un laboratorio para el mundo capitalista, todas las pruebas económicas se realizaron allí en un régimen que suprimió la protesta y el derecho a la vida. Muchas de las medidas económicas que se aplicaron en Yugoslavia fueron ensayadas durante la dictadura de Pinochet.

Para el imperialismo estadounidense Venezuela es un laboratorio en el tema de la guerra de cuarta generación, se han ensayado los avances tecnológicos y psicológicos de las modernas confrontaciones, que combinan elementos tan diversos como: sabotaje, terrorismo, luchas legales, propaganda negra, ataque financieros, y un largo rosario de métodos que han terminado por hacer de nuestro país una sala de cirugía para la desestabilización de cualquier gobierno.

Medir el impacto de la guerra de cuarta generación que se libra en nuestro territorio, solo será posible dentro de algunos años, cuando las técnicas ocultas de control de la psiques que se aplican contra la revolución venezolana se hagan públicas.

Muchas de las acciones que se usaron en Venezuela durante el golpe de estado del 2002, fueron recicladas contra el gobierno de Gadaffi. Los antecedentes más cercanos al célebre montaje de la plaza verde en Trípoli, son la filmación de las declaraciones de los militares golpistas venezolanos, anunciando el número de muertos del 11 de abril del 2002, y las imágenes trucadas de puente llaguno.

El punto máximo es el audio del comandante Hugo Chávez hablándole a su hermano Adán, insinuando que está prisionero por fuerzas ocultas del gobierno.

El asunto es grotesco e incalificable y pareciera estar condenado a no cumplir su objetivo, porque la muerte física de Chávez, es un hecho del cual nadie en su sano juicio puede dudar. La pregunta es: ¿que se persigue con este audio?, ¿Tiene alguna utilidad para un sector político del país?

El audio intenta dividir al chavismo, y alejar a los militantes de sus líderes principales, al culparlos de tener al Comandante cautivo en algún lugar. A la vez se puede interpretar como un castigo divino contra quienes no dejan descansar en paz a Chávez, por nombrarlo a cada instante, una acusación política contra el lema: Chávez vive la lucha sigue - principal consigna de la revolución -.

Es obvio que forma parte de un entramado más complejo y obscuro, y el impacto de su objetivo debe medirse en la psique del venezolano vinculado a la revolución. Su intención ideológica es crear confusión y tratar de desfragmentar la realidad, para poder activar otra realidad basada en pequeños pedazos de la vida cotidiana, solo en esa otra realidad la guerra psicológica que se libra contra el pueblo venezolano puede sustituir a la ideología chavista.

El mensaje electoralmente se dirige al voto duro chavista, ubicado básicamente en las zonas alejadas, donde las creencias y la mentalidad de la familia rural es distinta a la del hombre urbano, la idea es confundirlo, llenarlo de tristeza, y hacer que se abstenga de participar en la revolución, porque este sector no se ve afectado por la guerra económica al no ser asiduos visitantes a centros comerciales, y tener en sus conucos acceso a víveres.

Chávez es una especie de Santo redentor para el pueblo por lo que es necesario emprender un proceso de desmitificación que pueda ir desmantelando todo el imaginario chavista, para limitar la resistencia política. Sin duda que el audio y sus efectos deben ser estudiados con detenimiento como un mecanismo de agresión y una pieza especial de la guerra simbólica, contra la cual no hay otra opción que la guerra asimétrica de todo un pueblo en la calle.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1709 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: