Julián Conrado y Carmona: ¿Miedo a Colombia?

No hace falta machacarse mucho las neuronas para entender, que el asunto de Julián Conrrado se ha llevado de la manera en que “avanza” por una decisión estrictamente política que puede estar inspirada en un miedo. Puede entenderse, sin necesidad de machacarnos las neuronas, que el gobierno venezolano sabe que Julián Conrrado no es lo que dice Colombia que es. Sabemos por información en medios, que Julián Conrado estaba más o menos dedicado a sembrar topocho en un conuco por el estado Apure. Podemos entender también, que el gobierno venezolano sabe que Colombia no cree en un Julián Conrado entregado a la poesía y a la siembra de topocho, pero sabe además, que fuerzas políticas colombianas pueden estar pendiente de este caso para armar un pequeño impase y Venezuela, por miedo, precaución o cuidar algo (unas buenas relaciones) que los gobiernos colombianos no cuidan, mantiene a Julián Conrrado en una total indefinición jurídica.

Lo cierto es, que más allá de siembra topocho en un conuco por el Apure que tenía Julián Conrrado, no hay registro mediático que confirme de un Julián Conrado dando una Conferencia en la Universidad Bolivariana (UBV), en la UNEFA, en el Circulo Militar, en una base área venezolana o en una comuna. Hasta donde he podido saber, nada de eso es conocido. Sin embargo, Julián Conrado continúa privado de su libertad y sin razones que sustente esta privación ilegítima de libertad. Así lo entiendo.

Mientras esto sucede de este lado, observamos desde el otro y no desde ayer, un comportamiento distinto de todo el estamento político colombiano. No divaguemos y vayamos con un ejemplo al fondo del asunto. Carmona huyó de Venezuela y era público y notorio que Carmona Estanga había sido una de las piezas títere de un Golpe de Estado, que conducían funcionarios de los EEUU desde el mismo Fuerte Tiuna. Carmona con ayuda de funcionarios venezolanos pudo huir y ubicarse en Colombia y allá lleva un dulce y activa vida política.

No recuerdo ahora, si el gobierno venezolano interpuso sus oficios para solicitar que nos enviaran al golpista, pero Colombia decidió darle asilo político a un golpista. Hemos tenido muchas noticias sobre la intensa agenda política que Carmona Estanga desarrolla en Colombia. A diferencia de Julián Conrado, Carmona acude con frecuencia a puntos estratégicos del foro colombiano a promover la desestabilización y a crear las condiciones para que desde Colombia se conforme un sentimiento adverso hacia Venezuela.

Carmona Estanga asiste a conferencia, universidades, encuentros con dirigentes políticos Colombianos y aún en el mejor momento de la relaciones entre Colombia y Venezuela, desde este lado, no hemos sido capaces de reclamar nada.

Así que sin ánimos de machacarme mucho las neuronas, debo decir aún apretando lo dientes, que este caso de Julián Conrado es realmente bien extraño y me huele a una falta de soberanía.

Aquí mezclando la gimnasia con la magnesia, me atrevo a decir, que la impunidad que vivimos en el país dibuja una falta de PODER. Hay un señor que ha venido desconociendo las instituciones del Estado Venezolano y ese señor es gobernador. Va a Colombia; el jefe de Estado Colombiano conociendo de esto lo recibe y sonríen antes las cámaras. Julián Conrrado no se ha visto echando plomo o desconociendo las instituciones venezolanas, pero está privado de su libertad.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1738 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a168043.htmlCd0NV CAC = Y co = US