El pueblo enchufado está totalmente parcializado

La oposición eleva sus lamentos porque no encuentra imparcialidad en Venezuela. Se sienten afectados y dirige sus quejas ante el órgano electoral venezolano. Pero en el fondo saben que tienen que quejarse no ante el CNE, sino ante la mayoría de venezolanos que se sienten ligados, vinculados y “enchufados” con el proceso socialista bolivariano.

Son muchas las razones por las que estamos mayoritariamente parcializados por el proyecto chavista y por las que no podemos siquiera aproximarnos a brindar apoyo a los sectores políticos opositores. Tendría que sufrirse de una amnesia aguda para borrar la cantidad de improperios, de ofensas y menosprecio hacia las clases sociales excluidas y marginadas en el pasado y que han sido visibilizadas por este proceso de inclusión social.

Como creer en las promesas emitidas por una oposición que ha tildado al pueblo con los epítetos más viles. Parásitos, borrachos, flojos, malvivientes, entre otros muchos. Los han tildado de ignorantes que constituyen una carga para la sociedad. En sus esquemas rígidos y cerrados, otorgarle beneficios a esa gente constituye un gasto no una inversión social. Un gasto que hay que reducir a su mínima expresión.

Como gastar en educar a esa gentuza, como pretender que puedan llegar hasta el nivel universitario, cuando a lo mucho unos pocos llegarían a técnicos. Para la oligarquía la educación universitaria en una sociedad bien ordenada, debe estar dirigida a formar a la élite, cómo van a pretender que obreros aspiren a un título universitario, si eso ocurriera con frecuencia, el orden social se vería afectado y el caos y el desorden nos llevaría al despeñadero. Imagínense un chofer de autobús aspirando a la Presidencia. Es el acabose. Esto es insoportable. Hay que salirle al paso.

Cómo gastar en viviendas dignas para esa gente, lo más que se puede hacer es parapetearles los ranchos, pero la estética no es para ellos. Que se conformen con que se les dé una ayudita.

Y es que para la élite, a esos marginales les corresponde un lugar bien precario en nuestra sociedad, de tal manera que la riqueza debe seguir quedando en las manos de siempre. La riqueza petrolera debe repartirse entre nuestras élites y los aliados imperiales internacionales. Lo que ha hecho este proceso bolivariano es un exabrupto, que no debe continuar. Hay que ponerle fin a esta locura.

Y el pueblo consciente en su mayoría, que no se deja engañar, ni embaucar responderá con contundencia este 14 de abril apoyando el proyecto de patria que lo coloca en el lugar que le corresponde en el progreso social y económico del país. Nada de desvíos, ni retrocesos, salgamos en masa a apoyar al socialismo bolivariano representado por Nicolás Maduro. Por una Venezuela independiente, donde se práctica la inclusión social, la redistribución de la riqueza.

Por todo ello, sí estamos parcializados y agradecidos, y estamos totalmente enchufados con esta visión en la que vislumbramos un país desarrollado, derrotando la injusticia, la discriminación, la dependencia y la sumisión ante los grandes intereses.

* mfeolac@hotmail.com

mfeolac@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1347 veces.



Manuel Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a163178.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO