Reflexiones del Golpe

Chávez: "El 11, 12 y 13 de abril fue un milagro"

Decía Simón Bolívar: “Unámonos o la anarquía nos devorará, sólo la unidad nos falta…para completar la obra de nuestra regeneración…”

En esta oportunidad, como casi siempre lo he hecho todos estos años, me anima reflexionar sobre el histórico y doloroso Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el presidente Hugo Chávez Frías, sólo que en esta ocasión se suma un elemento aun más penoso que aquella historia, la cual llevaré siempre grabada en mi memoria porque yo estaba allí, en el Palacio de Miraflores, aquel día nefasto, cuando se llevaron preso al Presidente constitucional, para luego afirmar, mentir y decir que él había renunciado a la presidencia.

Luego se demuestra que era un plan montado que comienza cuando la marcha de la oposición, que ese día se concentraba en Chuao, fue llevada deliberadamente al centro de Caracas, rumbo al Palacio, en donde en la prensa, un día antes, si mal no recuerdo, fue el diario El Nacional, sentenciaba: “La batalla final será en Miraflores”.

Son muchos recuerdos de ese hecho, tantos, que tiempo después quise recoger mi propio testimonio y hacerlo publico. Escribí el libro, “De Chávez el chavismo y otros relatos”, el cual sin padrinos ni bautizos, afortunadamente, logré narrar lo que al menos viví en aquel día inolvidable. Casi épico y aleccionador fue aquel 11 de abril de 2002 en el Palacio de Miraflores. Pude estar en ese lugar donde se marcaba un hecho trascendental en la historia política del país, un episodio que obviamente viví, compartí con otras personas, colegas, ministros, militares y aquellos, pocos, que al final, nos mantuvimos en ese recinto hasta el último momento, cuando se llevaron preso al presidente Hugo Chávez al Fuerte Tiuna.

Pero no quisiera desperdiciar esta oportunidad, de conexión con el lector, para resaltar algunas consideraciones, a la luz de los acontecimientos recientes: Es la primera vez que no compartimos este 11 de abril con la presencia física del presidente Hugo Chávez Frías. Sin embargo, paradójicamente, él sigue siendo tan vital a través de su legado, que por estos días de campaña a las presidenciales, a un mes y más de su partida, me atrevo a decir que su espíritu sigue tan vivo que anima el rumbo de esta contienda electoral y acompaña a Nicolás Maduro. Sino cómo se explica que tanto pueblo ahora mismo respalde al presidente, candidato, Maduro, quien, sin duda, será electo como el próximo presidente constitucional el domingo 14 de abril, tal y como Chávez lo pidió a su pueblo, “desde su corazón”.

Esa noche del 8 diciembre pasado Chávez dijo: “….Y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por ustedes, por la gran mayoría de ustedes, si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que en mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que —en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales— ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”….

Este torrente de gente que ahora copa los eventos que convoca el Psuv para la campaña electoral presidencial de Maduro, es seguramente la palabra cumplida, el compromiso que cada uno, contados en miles, millones, hicieron formalmente ante el féretro de Hugo Chávez en la Academia Militar. Así, a pocos días de los comicios vemos el ánimo, la algarabía de multitudes, seguidores de Chávez y Maduro, quienes hacen pausa a la tristeza para animar la fiesta electoral que es ahora sin Chávez…pero con Chávez.

Es un caso de estudio, dice más de uno, aquellos que no comprenden el sentimiento y fervor de tanto pueblo por un líder noble como fue Chávez, desprendido, formado y comprometido para cumplir la palabra del padre Bolívar. Un líder continental que ahora mismo reconoce orgulloso el expresidente Ignacio Lula Da Silva, quien se hizo además de homologo un estimado amigo. Algo que para representantes de la oposición es casi una afrenta.

Otra consideración es que Chávez nunca olvidó esta transcendental fecha, 11 de abril de 2002, a la cual hizo alusión en muchas ocasiones. Casi siempre refería ese suceso. Y es que a partir de ese hecho Chávez cambia y marca el rumbo de una nueva historia, la que estaba por escribirse, por desarrollarse, no eximida de dura batalla. Años de intensa y bélica oposición, creo que hasta 2004.



El Golpe del 11 de abril de 2002, fue deliberadamente destinado para Hugo Chávez. Fue una prueba de fuego. Logró sobrevivir al asesinato. “Si matan a este hombre…aquí nos matamos todos…”, comenta él que dijeron algunos soldados, quienes participaron en un episodio ocurrido en la Isla la Orchila, en donde él estaba retenido en aquellas horas de secuestro, cuando su muerte fue una posibilidad cierta. Aquel instante amenazante fue evitado, valerosamente, por algunos soldados leales, quienes en ese momento crucial también expusieron sus vidas. ¿Y qué pasó?. Intervino la mano de Dios. Hugo Chávez Frías, fue noticia mundial de primera. Rescatado por soldados leales, miembros del equipo de gobierno y mucho pueblo en la calle, Llegó victorioso aquella madrugada del 13 de abril de 2002, en un helicóptero que sobrevoló el cielo caraqueño hasta llegar al Palacio. Las imágenes quedan para la historia. Se ve llegar a aquel joven Presidente, valiente, fervoroso, sonriente, colmado de pueblo, el mismo que bajó de los cerros, urbanizaciones, caseríos y que por horas indefinidas, horas sufridas, horas de coraje inmenso, le esperaban, hasta constatar que Hugo Chávez volvía sano y salvo a la presidencia de la República. Una gran historia con un final de película.

Los seguidores del Presidente, sin miedo alguno, en un empuje de gallardía, patriotismo y dignidad, protestaban en las calles. Era una lucha a viva voz, para que los usurpadores del poder, civiles y militares, devolvieran la legalidad constitucional y depusieran al tirano Pedro Carmona Estanga y restituyeran a Hugo Chávez Frías, el único presidente electo por votación popular.

También en su último discurso, del 8 de diciembre de 2013 Chávez recordaba este episodio del Golpe cuando dijo: “… Uno siempre ha vivido de milagro en milagro, siempre he dicho yo. Llegamos al 4 de febrero como de milagro. Entonces rememora: “¡Ah!, Molero, eso fue como de milagro. Después de tantos años, de tantos ires y venires ¿no? ¡Ufff!... cuántos años y cuántos… Recuerdo los días de teniente, ya andábamos nosotros allá en los Blindados de Maracay, metidos atrás en el polígono, reuniéndonos, entre tanques y soldados. Y allá en los paracaidistas, en San Jacinto, en La Placera al fondo, allá nos íbamos a trotar, éramos tenientes, tenientes. 25 años, 26 años. Y, bueno, fue como de milagro llegar al 4 de febrero. Y fue como de milagro llegar aquí. 27 de noviembre después, y llegar aquí a esta casa del pueblo. Fue como de milagro el 11 de abril, 12 de abril, 13 de abril; eso fue como un milagro, fue un milagro. Yo sigo aferrado a ese milagro”.

Y como un milagro Hugo Chávez renació, para seguir confrontando muchos otras emboscadas. Esa noche de la madrugada del 13 de abril, ya en el Salón Ayacucho, del Palacio de Miraflores el crucifijo que le obsequió el General Pérez Arcay-antes de ser secuestrado- en close-up televisivo fue levantado por el Presidente, para hacer un emplazamiento: “Hago un llamado de verdad a la unidad de los venezolanos, a la unidad respetándonos las diferencias, hago un llamado a la cordura, hago un llamado al entendimiento, hago un llamado a los empresarios del sector privado, hago un llamado a los partidos políticos, a los dirigentes empresariales, hago un llamado sobre todo -y agarró la Cruz- hago un llamado a los dueños de los medios de comunicación. ¡Por Dios! Reflexionen, pero de una vez. Este país también es de ustedes, yo también tengo que reflexionar muchas cosas. Sí. Lo he hecho en muchas horas. Y me traigo lecciones, que no voy a olvidar, de tanto pensar, de tanta angustia, de tanto dolor, de tanta incertidumbre. Así que vengo dispuesto a rectificar donde tenga que rectificar, pero no solo debo ser yo el rectificador, todos tenemos que rectificar muchas cosas para que volvamos a la calma, al trabajo, al empuje y a la construcción de la Venezuela bolivariana, para que sigamos construyéndoles la patria a nuestros hijos, a nuestros nietos; para que sigamos haciendo realidad el sueño de Bolívar”.

Aunque Chávez llama a conciliar, a rectificar, al diálogo, con todo y el daño que le hicieron e incluye a los medios de comunicación opositores, combinados con los golpistas dentro y fuera del país, aun así, en una muestra de humildad y perdón, aun así, no claudica su mensaje bolivariano.

Un llamado tan vigente como hace once años, porque todos sabemos que la guerra contra Hugo Chávez nunca se detuvo, siempre quiso su salida, su muerte y también sabemos que esa guerra contra Maduro apenas comienza.

Cuando se aborta un Golpe de Estado y se devuelve a su lugar al Presidente derrocado en tan sólo 48 horas, es como dijo “el presidente “un milagro”. Al mismo tiempo que nos convertimos en un país mediático, en donde las grandes corporaciones internacionales, a favor o en contra (la mayoría), en los siguientes años a este hecho, estarían siempre cronometrando cada paso, cada decisión, cada ocurrencia de Hugo Chávez Frías. Un personaje político para la historia universal, pero que la prensa amarillista utilizó como una fuente predilecta, mercantilista y de confabulación permanente.

En otra dimensión, luego de arrastrar otros hechos deplorables, como el paro petrolero de diciembre de 2002, posterior a los sucesos de la Plaza Altamira, eventos promovidos por el generalato disidente, así como algunos otros actos terroristas, fue como una bofetada a la “ingenuidad” del presidente Chávez, cuando les llamó a la “cordura” aquel 13 de abril. Los opositores de siempre, los de ayer, los mismos de hoy, revelaron que la lucha, en su contra, a costa de lo que fuera, continuaba.

El paro petrolero fue una contraofensiva tan o más peligrosa que la del 11 de abril de 2002, en donde factores tan avasallantes como la CIA y otros infiltrados, eran más que una amenaza, una estrategia en la acción. Grupos organizados, pagados e infiltrados realizan su tarea de sabotaje permanente y desestabilización.

En ese contexto el presidente Chávez-cuya enfermedad sorpresiva también es motivo de sospecha, un tema para desarrollar e investigar- tubo que demostrar durante los catorce años de su gobierno su mejor talante de Comandante, estratega militar cuando confronta la batalla por el control de la industria petrolera (Pdvsa), diciembre de 2002 a marzo 2003. Después de una increíble lucha en la acción e intenso aparataje mediático en contra Chávez, junto al pueblo, militares leales, gobernantes aliados, surge victorioso y vence el sabotaje petrolero, una prueba inaudita, de lucha por el poder.

También, por aquellos años confrontó la deslealtad de algunos miembros de la Fuerza Armada, algunos funcionarios, amigos, pero luego pudo orientar reformas. Surge la nueva la Fuerza Armada Bolivariana, ratificando en gran manera la certeza de la unidad cívico-militar, pilar de su modelo político. Por ello el ataque de la oposición al almirante Diego Molero es tan obstinado.

También Chávez soportó las traiciones de gobernantes extranjeros, burlas y amenazas constantes. Pero su lucha frente al gobierno fue sin descanso, supo cuando debía apelar al recato y cuando al ataque. Su labor nunca fue de color rosa.

Como una discordancia. El fracasado Golpe del 11 de abril de 2002, el paro petrolero y otros ataques, en mi opinión, consolidan políticamente el liderazgo de Hugo Chávez Frías, quien trasciende a estos eventos contundentes, peligrosos y logra forjar, tal y como lo hizo su modelo político de inclusión social, basado en lo que luego iría tomando forma, bajo la denominación de construcción del Socialismo el Siglo XXI, lo cual dejó de ser un lema y fue tomando forma estructuralmente. La continuidad de esta premisa será el reto de Nicolás Maduro.

Luego del 11 de abril de 2002 se crean las Misiones y la deuda social en el país-por primera vez en la vida republicana- comienza a saldarse. Su consecuente voluntad política contribuyó a trastocar estructuras intocables y a sabiendas que ganaba muchos y peligrosos adversarios, enemigos, dentro y fuera del país, eso no lo detuvo en su objetivo de liberación de los pueblos.

Chávez sabía que su vida corría peligro permanentemente. Y con esos riesgos seguía adelante. La “Justicia Social” se convirtió en el lema público. Una lucha cruenta contra el poder burgués manipulador, las élites, las transnacionales. Un debate permanente con el imperio norteamericano e imperios opresores.

Manifestó siempre su repudió a las guerras invasoras. Países de El Medio Oriente se hermanaron con la República Bolivariana de Venezuela y el dolor en Palestina, Líbano, Irán, Libía, Irak, también se hizo nuestro. El Sur también existe dejó de ser una consigna. Y el continente africano se hizo visible y dejó ver la grandeza de su tierra y gente. No sólo pobreza y orfandad hay en ese hermoso continente. Y China, Rusia, y otros países no menos importantes consolidan relaciones de apoyo, de gran envergadura, para contribuir con el desarrollo nacional. El Chávez del Mundo se hizo real y nosotros complacidos de comprender tantas verdades vetadas, calladas, ignoradas.

Así que Hugo Chávez sí era la voz de pueblos invisibilizados, tal y como ahora aluden algunos diplomáticos extranjeros al valorar su afanoso trabajo. Fue una misión de vida que pocos elegirían y que convertiría a Chávez en un hombre “prisionero”, como el mismo lo reconoce en algún momento y que aunque no le pesaba era una condición ineludible. No había vuelta atrás, él se hizo un líder continental, una referencia mundial. El gran revolucionario del siglo XXI.

En sus sueños de 1975, cuando se graduaba de cadete, en el patio de honor de la Academia hizo juramento de defender la Patria. Y también juró y se lo creyó, tal y como hizo Simón Bolívar en el Monte Sacro, en Roma, Italia, cuando dijo: “¡Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres, juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español!”. (Simón Bolívar. Juramento del Monte Sacro en Roma, 15 de agosto de 1805)

Para explicar ese sentimiento y compromiso ¡ Chávez decía; “…La Patria hay que amarla, sentirla, para poder defenderla…salí con aquel sable, para defender la Patria y para ello incluso hay que dar la vida…”. No era retórica, lo demostró. Cumplir la palabra prometida, para un verdadero soldado debe ser seguramente una condición de fe infinita.

En el transcurrir del tiempo y con las lecciones de vida Chávez fue agrandando sus sueños y compromisos con la Patria, desatando un amor sincero y frenético de su pueblo. Se empeñó ayudar y concientizar a los más necesitados, (“dad a cada quien según sus necesidades”). Se empeñó en la unión latinoamericana y de El Caribe con gran brío. “Sólo unidos seremos libres”, decía.

Y uno de sus empeños, en los que pocos gobernantes se obstinan fue construir un modelo de vida más justa y equitativa, bajo la premisa de independencia y soberanía plena. Y sobre este punto todos debemos leer que nos quería manifestar.

De manera que El Golpe del 11 de abril de 2002, viéndolo desde otra perspectiva-ya sin Chávez físicamente- es para mí ahora una bocanada de historia privilegiada, que con todo y su desdicha, luego, en los años siguientes se hizo una muralla de oportunidades, de fortalezas, compromiso, de mayor exigencia para él y para todos.

Chávez se fue haciendo “el Gigante”, como bien bonito le califica su hija María Gabriela. Y cuando decía “Venezuela va ser una potencia”, lo creía, cuando decía; “Yo no soy yo…yo soy un pueblo”, se lo creía. Chávez dio entrega absoluta por un ideal y en efecto se siente encarnado en la gente, basta ver los abrazos de Chávez, son tan espontáneos como su risa.

De allí que ese amor que despertó en las mayorías-objeto de estudio ayer, ahora y siempre- lo gozan en verdad pocos líderes en el mundo. Ese encanto continental y mundial como líder carismático quedó evidenciado en su funeral, con tanta manifestación de apoyo y reconocimiento a su trabajo y sobre todo a favor de los más pobres y en busca la unión latinoamericana y caribeña. Su política exterior-que para opositores es “regaladora”- estuvo basada en la solidaridad, cooperación humanista, en el reconocimiento y respeto al otro, en la inclusión social, sin distinción de ningún tipo, obviamente, bajo estrategias económicas, políticas y sociales apegadas al modelo proponente: Construcción del Socialismo del Siglo XXI.

Que nos deja Chávez

Chávez deja una inconmensurable obra política, social y económica, que ha divido la historia de la República en dos partes; antes y después de Chávez. Una obra social importante, en donde millones de pobres lograron salir de condiciones deplorables. Deja un pueblo casi amaestrado en cómo defender los logros. Deja un equipo de gobernadores en casi todo el país y no dudo pase igual en los comicios venideros de alcaldes y otras autoridades locales. Deja unas relaciones exteriores plegadas de admiración a su labor como gobernante. Deja un equipo, ahora liderado por Maduro, para proseguir en las siguientes etapas que apremian la continuidad de la revolución bolivariana. Pero sobre todo deja un pueblo libre y conciente de sus deberes y derechos, para construir una nación liberadora.

Todo ello y más se traduce cuando sentencia “tenemos Patria”, aun cuando hay mucho por hacer, como el reto del desarrollo agrícola, diversificar la economía y un sin fin de tareas que conoce Nicolás Maduro y el equipo, quienes junto al pueblo, lo abordarán, sin duda. Se trata de un modelo de gobierno que debe avanzar con el modelo de Chávez, para no retroceder a la calamidad del pasado.

El 11 de abril de 2002 fue el renacer de Hugo Chávez Frías, así como ahora creo lo fue el 5 de marzo de 2013, cuando muere físicamente pero renace en un espíritu Magno. No se de algún Presidente, al menos por estos tiempos, en este siglo, que reciba tanto respaldo, reconocimiento, alabanza y amor puro como el comandante Chávez, quien por igual en vida recibió un ataque demencial de quienes aun le adversa.

Algunos se excusan en decir que Chávez “dividió a los venezolanos” y no se lo perdonan. Se equivocan, la división entre pobres y ricos siempre ha estado allí, Chávez sólo quiso borrar el estigma de los pobres y reivindicar sus derechos. Antes, muchos se conformaban en decir “que a los pobres les gustaba vivir así, en sus ranchos inmundos…que estaban acostumbrados”. Algunos se asombraban y hasta con disgusto porque en un rancho había un televisor pantalla plana. Se divertían al decir, “después de la plaza Venezuela lo que hay es monte y culebra”. Les pasaban por encima a los niños “huele pega”. La palabra “sifrino” surgió ¿por qué?.

La Venezuela de la IV República estaba más que dividida antes de Chávez, la gran muestra fue el Caracazo. Este un tema que da para otra reflexión y miren que hay mucho de qué hablar.

Si Chávez no hubiese tenido la firmeza, perseverancia y la dedicación que tuvo en gobernar para el bien de todos, aquí no habría paz. No estuviéramos por estos días hablando de Patria, ni viendo al candidato opositor cantar el himno nacional con su manito en el pecho. El nacionalismo sacudido por Chávez fue tan real como la luna llena.

El Golpe del 11 de Abril animo a Hugo Chávez a tomar el timón de la Patria. El rumbo trazado lo llevaría a muchas otras victorias; siempre invicto, siempre glorioso, entusiasta y animado por su amor a la Patria y al pueblo. Un amor que nos contagió y ahora sigue vivo. Sentir orgullo de ser venezolano ya no es una babosada, es una convicción.

Y como Chávez se fue cantando…vamos a recordarlo este 11 de abril de 2013, a un mes de su partida, con una de sus canciones llaneras preferidas:

LINDA BARINAS

Yo traigo un grito llanero

Que me salió del te quiero

Para cantarte Barinas

Paisaje de ensoñación

Que me he regalado Dios

Frente a las cumbres andinas



Por eso cuando te canto

Por eso cuando te canto

Bajo el olor del mastranto

Y el perfume de tus flores

Y se bien que tus mujeres

Tienen rosas y claveles

Y el amor de mis amores



Linda Barinas tierra llanera

Caminos de palma y sol

Cuando se pintan tan linda

allá entre la tardes

Y se embellece el paisaje

Pinceles de un arrebol (bis)



Periodista

Leonjudi@gmail.com

Yumar81@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8748 veces.



Judith León

Periodista e internacionalista.

 Leonjudith@gmail.com

Visite el perfil de Judith León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a162793.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO