¡Vas bien, Nicolás!

Así como ciertos especialistas en el análisis de la personalidad se han referido a la disociación sicótica de algunos sectores de la oposición venezolana, sucede que el comportamiento de estos connacionales dista mucho de la mesura, cordura y aplomo. A tal efecto para ellos la burla, la soberbia y prepotencia se han convertido en elementos que los aíslan y distancian de lo que en propiedad es el gentilicio nacional.

Durante los días que permaneció el Presidente Chávez en capilla ardiente no guardaron el más mínimo respeto por el dolor de millones de compatriotas que lloraron y sintieron en lo más profundo de sus corazones la pérdida de quien nos deja una obra y labor gubernamental caracterizada por logros tangibles, amor y solidaridad. Pusieron en duda hasta la fecha de su muerte. Ridiculizaron a quienes de manera espontánea fueron a despedirlo y prometerle seguir profundizando el proyecto del Socialismo Bolivariano.

Luego, anunciada la fecha de las elecciones presidenciales, comenzaron su campaña de descalificaciones contra personalidades e instituciones. Y como suele ocurrirles, lo que han hecho es meter la pata cada vez que abren la boca. Se les ocurrió pretender descalificar a Nicolás Maduro en su aspiración presidencial, afirmando que fue conductor de buses en el metro de Caracas. Al respecto esta oposición olvidó que Nicolás es un luchador social de larga trayectoria, precisamente en las barriadas de la ciudad capital. Que fue dirigente sindical, Constituyente, diputado, Canciller y Vicepresidente de la República. Que ha sido un dirigente exitoso, formado a la diestra de quien ahora muchos ellos reconocen como un Presidente de excelente gestión.

Ah, pero a esta gente también se les olvidó por completo la proveniencia de sus dirigentes en la cuarta república. Pero peor aún el lapsus, con su malsana opinión se gana el repudio de otros pueblos. Acaso se preguntan de dónde provienen figuras internacionales como Lula Da Silva, Evo, Daniel Ortega, Pepe Mujica, entre otros. Se les olvidó a los escuálidos de qué astillero salió aquel dirigente opositor al gobierno comunista polaco llamado Lech Walesa, devenido luego en presidente y premio Nobel de la Paz. Saben ellos quién es Nelson Mandela? Son tan olvidadizos y renegados que ellos nada tuvieron que ver con el golpe de abril 2002. Menos con el criminal paro petrolero 2002-03.

Para colmo de sus metidas de pata y de sus asesores-financistas internacionales, no cesan en su plan de descalificar a un árbitro electoral como el CNE que se ha hecho merecedor de los mejores comentarios a nivel internacional. Ya lo han dicho muchos: nuestro sistema de elecciones es mil veces más democrático y transparente que la caricatura electoral de los EE.UU. Entonces, no solamente atacan a la institución sino que arremeten contra la Presidenta de ese organismo, Dra. Tibisay Lucena, de la manera más cobarde y ruin. Para ellos el CNE es muy bueno cuando y donde ganan elecciones. Lo demás es trampa.

No tienen remedio. El pueblo los conoce y sabe de lo que son capaces. Insistirán en la mentira porque para ello son compulsivos y andan buscando un pellizco para retirar la candidatura. A nuestro candidato, sólo le decimos que él sabe muy bien que cuenta con un pueblo en el cual palpita el corazón de nuestro eterno Presidente Chávez. Desde la Cumaná del Mariscal Sucre te decimos: ¡VAS BIEN, NICOLÁS!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1653 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: