Hugo Chávez: hombre del mundo

Esa tarde ardiente, el llano apureño se desbordó en multiples ríos rojos rojitos de entusiasmados pobladores que recibían a su candidato Hugo Chávez, pleno de hondo arraigo por su tierra llanera, a pasos del Estero de Camaján y cerquita del Cajón del Arauca, le embargó la emoción y pasión al probado patriota, al hombre humano amoroso, arrancándole del alma misma, uno de los discursos más conmovedores, quebrando su voz, y de sus ojos unas lágrimas asomaron entre aplausos y sus coplas: “en cada mata de espinas hay un pedazo de mi alma”.

 

Vale la pena repasar fugazmente unas líneas del tiempo de todos, que es el tiempo de nuestro Presidente Hugo Chávez Frías al hacernos vibrar de emoción en cada amanecer o madrugonazo. Desde aquel 4 de febrero del 92, en su Por Ahora, que más tarde lo llevó a hacer trizas a un concertado Golpe de Estado un 13 de abril del 2002, o en el crepúsculo de aquella tarde del 2 de junio del 2004, que inspirado en Florentino y el Diablo nos reunió a las puertas del Palacio de Miraflores a informarnos su decisión de decirle al mundo que la mayoría SÍ cuenta con él. Hasta el comienzo de ese luminoso retorno de su propia vida el 4 de junio de 2011, cuando expresara que volvió al epicentro de su amor más grande: su Venezuela querida.

Hoy cercano a sus nuevas victorias, Chávez desde las montanas andinas exclama convencido ante otro panorama bullicioso y rojito, que: “Esta revolución socialista no será detenida por nadie porque se hizo pueblo”.

Ciertamente, todos los pueblos de Venezuela se inundan de rojito o multicolor, no importa el color que vista la pasión militante de hombres y mujeres que amamos a Chávez, y bajo su nuevo gobierno continuaremos logros definidos en el plano social Venezuela adentro, y en el plano internacional el proceso de integración que él solo enrumbo, está ahí de pie. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Por algo está la política imperial presta a aislar, a derrotar la Revolución

El hombre Polifacético que se pone a rezar con la gente, a cantar con la gente, con su verbo y costumbres del venezolano de adentro es capaz de hacernos sentir emociones profundas, hondas, contenidas en la letra de una ranchera, pa que veas lo que se siente. El hombre que trasciende lo regional continental en la Muralla China Babilonia África, o en Caracas Charallave Cua, Cabimas o Sabaneta. El Tigre o Anaco, Catia, Petare. Chávez Es ubicuo. Es del mundo

Esa praxis revolucionaria con sentido de la ubicuidad, tiene hoy muy preocupados a los hambreadores de los pueblos dentro y fuera de Venezuela en la campaña perfecta, por la batalla perfecta, que de cara al mundo sostiene Chávez para su victoria perfecta el próximo 7 de octubre.

Bertolt Brecht no se equivocó cuando afirmó que “los que lucha toda la vida esos son los imprescindibles “Hugo Chávez ha luchado toda su vida.

Mientras allá bajo, el competidor de este hombre del mundo, y futuro Presidente reelecto, Hugo Chávez, es el peripatetico Capriles Radosnki, candidato del imperio, oligarquía criolla, viudos del Puntofijismo, migas de izquierdistas o saltadores y asaltantes de caminos otros, y de un grupo de personas decentes muchas, pero enjauladas por los medios de comunicacion en sus maniobras con la puesta en marcha de la maquinaria comunicacional privada y unos cuantos periodistas a su servicio expreso. Bien, a este candidato le aguarda la paz de los sepulcros y un camino sin retorno, de soledad política porque hasta a sus maestros los agrede y desprecia públicamente. Ante una inequívoca permanente conducta, cínica tramoyista y marrullera del candidato bien llamado majunche, tampoco se equivoco Oscar Wilde en su sabia frase que: “Los cínicos se saben el precio de todo, pero no conocen el valor de nada” porque él, Capriles Radonski no tiene la capacidad de discernir casi nada nada! 

carmentravieso@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1897 veces.



Carmen Castillo Travieso


Visite el perfil de Carmen Castillo Travieso para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas