Operación rearme del hampa

Según las cuentas de algunos medios de comunicación, el hampa ha cobrado las vidas de 60 funcionarios policiales en la Gran Caracas durante el corriente año.

Si incluimos los que han fallecido por la misma causa (ser policías o funcionarios de seguridad del Estado) en otras regiones del país, la suma debe ser considerable, lo que aporta una paradoja alarmante.

Si eso le ocurre a los encargados de velar por la seguridad del resto de la ciudadanía, qué quedará para los simples mortales que no tienen cómo enfrentar la arremetida del hampa.

Más allá de consideraciones simplistas y comentarios de los profanos en materia criminalística, sería bueno saber qué conclusión sacan los jefes policiales de esta lamentable situación.

En mi opinión personal, ignorante como soy de las tácticas hamponiles, quizás se trate de la respuesta organizada por algunos delincuentes frente a la Operación Desarme.

Las directrices para despojar de armas a los malandros fueron largamente esperadas por la población, pues resulta lógico que un hampón desarmado no incurra en delitos violentos, bajando los índices de mortalidad entre civiles inermes.

Ahora tengo la impresión de que los atracadores, sicarios y otros igualmente peligrosos, decretaron su propia Operación Rearme para reponer las "fucas" que han perdido últimamente. Entonces escogen policías como víctimas por razones obvias. En primer lugar, se vengan de quienes los desarmaron y, en segundo lugar, atracan a quienes portan las armas que sustituirán las herramientas perdidas.

Lo terrible del caso es que cuando atracan a un policía, casi siempre se produce la muerte del funcionario.
En otras partes del mundo existe una ley no escrita que rige cuando matan a un policía, obligando a todos sus colegas a priorizar la captura de los homicidas y no suspender la persecución hasta apresar o liquidar a los responsables.

Es la Ley del Talión en toda su crudeza. Mientras tanto convendría que los policías francos no hagan diligencias en motos identificables como oficiales.

Lo mejor, sin embargo, es afincarse en el desarme del hampa pues, por lo visto, les están pegando donde más les duele.

Periodista
augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1780 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor