El “majunche” producto de un laboratorio, para minimizar más aún al oposiciónismso venezolano

Pildoritas 55 (año V)

Cuando arrancó CAPriles su campaña anticipada, dos aspectos formaron parte de su estrategia,  si a eso se le puede llamar estrategia, por un lado tratar de colocarse en la opinión pública como el candidato del progreso y para ello inventó lo del autobús de ídem, el otro aspecto fue el de dar la sensación de fortaleza física en contraposición a la supuesta debilidad del candidato de la Patria, haciendo énfasis en sus caminatas, por cierto nada originales.

Ambos recursos, él mismo se encargó de destrozar en una  especie de autogol, en primer lugar criticando de manera irracional uno de los aspectos del desarrollo tecnológico de los pueblos, es decir un paso gigantesco hacia el progreso, que es la puesta en órbita, anunciada para septiembre, de un satélite, el segundo, cuyo fin será prominentemente de reconocimiento, es decir capaz  de visualizar desde el espacio, hechos, circunstancias, fenómenos naturales, movimientos de fuerzas irregulares  en nuestras fronteras, pero este sujeto, con una crasa  ignorancia que cada vez que abre la boca demuestra, se opone a una decisión soberana que el gobierno revolucionario toma en sus avances hacia la definitiva independencia, con ello nomás echó por tierra su intento de colocarse como el adalid del progreso para convertirse ante la opinión pública venezolana y foránea en todo lo contrario.

Lo mismo le sucedió con su estrategia de mostrarse como un atleta, recorriendo kilómetros lo cual causó críticas hasta de sus propios seguidores que no pudieron ocultar se desazón y lo expresaron a viva voz como es el caso de Teodoro, Ramos Allup y Poleo, pero que además el propio candidato destrozó con una realidad que pretendieron ocultar que fueron desmayos varios, en su adelantada gira por algunas ciudades, es decir a este ciudadano le ha quedado tan grande la candidatura y son tan pobres y escasas sus capacidades, que en lugar de ser un digno contendor de Chávez, se ha convertido en una vergüenza decepcionante para muchos de sus seguidores y no se diga para no pocos medios de aquí y de fuera del país, además de ser fuente casi diaria de inspiración, especialmente para caricaturistas.

Si a ello se le suman sus limitaciones para comunicarse a través del lenguaje, sus carencias ideológicas y principistas, su desconocimiento de la realidad que vive el país, su negación a ultranza de una gestión de gobierno, actuando a contrapelo con lo que todos los estudios de opinión evidencia, nos encontramos con que este tipejo para lo que va a servir, si acaso, será para recordarle como al famoso Diógenes Escalante.(Q.E.P.D), quien perdió la razón, tal vez ante el tamaño de la responsabilidad que le esperaba, claro guardando la distancia y reconociendo las enormes diferencias entre este “majunche” y aquel que como bien sabemos era un intelectual de aquilatados méritos y experiencia política.

Hay que reconocer que, por el camino que vamos, esta candidatura ya forma parte de los hechos folklóricos, que no pocas veces han formado parte del devenir político venezolano y que en el futuro servirá a los estudiosos, como tema de discusión sobre la causa de el por qué, en este país, en los últimos tiempos, hemos presenciado cómo es que una oposición se viene cada vez a menos y se aleja de manera hasta incomprensible del afecto de las grandes mayorías, por sus ejecutorias, una de la cuales y que es como la guinda de la torta, o la gota que derramó el vaso, es la enorme metida de pata con al escogencia del peor candidato que oposición alguna, haya presentado ante el pueblo venezolano..

Otro de los errores que ya muchos de los voceros del oposicionismo, no pueden ocultar es la exclusión de prominentes figuras en la conducción de la campaña, que lo que hace es negar su tan cacareada unidad y que constituye un plomo de mucho peso en el ala de su candidatura, de por sí tan deteriorada por las características del personaje.

Así que como pareciera, los que deciden, en el comando del majunchismo, van a persistir en mantener su candidato hasta el final, lo que va a suceder es que quienes van a votar esa opción el 7 de octubre, no serán otros que los que ven Globovisión, leen el Nazional y otros medios de la derecha que día a día tergiversan la realidad mostrando un país que no se parece en nada al real que vivimos y palpamos la mayoría de los  venezolanos.

yuviliz40@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2831 veces.




Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas