¡Ojo! Los resultados de las encuestas forman parte de la estrategia escuálida

 Se equivocan quienes piensan que el mensaje bobalicón del candidato de la
 oposición venezolana es un reflejo de un cambio de actitud de la misma.
 Una  oposición  que no ha sido capaz en trece años de reconocerle un solo
 logro  del  gobierno  revolucionario  (ni  siquiera  la  erradicación del
 analfabetismo)  y  que  cuando  tuvo  fuerza  nos  recordó  lo  que es el
 fascismo,   barriendo con la democracia, violando los derechos humanos  y
 limpiándose  el  trasero con los acuerdos y las leyes internacionales; no
 cambia de la noche a la mañana.
 

 Quienes  lo  duden, deberían preguntarse ¿Quiénes de los que participaron
 en  un  plan  destinado  a asesinar inocentes para justificar un golpe de
 Estado,  no  forma  parte  de  la  dirección de esa oposición hoy en día?
 ¿Quiénes de los que planificaron, promovieron y respaldaron la estrategia
 de  terror  y  desestabilización  impulsada  a  través  de pequeñas, pero
 violentas  manifestaciones  diarias en puntos neurálgicos de las ciudades
 más  grandes  del  país,  dejaron  de  militar  y  de  tener  peso en esa
 oposición?  ¿Quiénes  de  los  que  sabotearon PDVSA y generaron pérdidas
 superiores  a  los  25.000  millones  de dólares, se arrepintieron de esa
 felonía o se  alejaron de la oposición?

 Se  equivocan  también  quienes  piensan  que  la  gran misión del pueblo
 venezolano es garantizar el triunfo del comandante Chávez el próximo 7 de
 octubre… esa es una parte de la Batalla de Carabobo, pues el gran combate
 habrá que librarlo del 7 de octubre en adelante.
 

 Afirmamos esto, en pleno conocimiento de que la oligarquía que controla y
 dirige  a  la  oposición  venezolana  sabe  perfectamente  que  no  tiene
 posibilidad  alguna  de  derrotar  a  Chávez  por  la vía del voto y sabe
 también que no pueden manipularse los resultados electorales.
 Es  ante  esta realidad cuando procede preguntarse ¿Por qué esa oposición
 participa  en  unas  elecciones  en  las  que  saldrá  derrotada con toda
 seguridad,  corriendo  el  riesgo  de  perder  la confianza de quienes le
 siguen, minimizando con ello su poder?
   

 La respuesta es que su participación en el actual proceso electoral no es
 más  que  una  estrategia  cuidadosamente  planificada  y  que  de no ser
 derrotada  podría  conducir a la destrucción del país, tal y como ocurrió
 en Libia y está ocurriendo en Siria.

 No   exageramos   con   este   planteamiento,   nuestros  lectores  saben
 perfectamente  que jamás recurrimos a esas prácticas. Tienen un plan y el
 mismo es el siguiente:
 Todas  las  encuestas, hasta ahora, dan ganador a Chávez y el gobierno se
 ha  hecho  eco de ellas, mientras que la oposición ni las reconoce ni las
 niega.  Esa  actitud  del  escualidismo  es  el  punto  de  partida de la
 estrategia.
 

 Estimamos  que  a partir de junio esas encuestadoras (que todos sabemos a
 servicio  de  quien  están)  comenzarán a mostrar una caída acelerada del
 comandante y un ascenso del “hombre del diente roto”.
 Cuando  el  gobierno  reaccione  y  rechace  esos  resultados,  le  van a
 responder  con  una  gigantesca  campaña  mediática  en la cual dirán que
 aceptábamos  los resultados cuando nos favorecían y los negamos cuando ha
 comenzado a ocurrir lo contrario..
 

 Allí  comenzarán a decir que el gobierno prepara un fraude y a sembrar en
 la  conciencia  de  sus  seguidores  la  necesidad  de salir a la calle a
 defender su triunfo.

 Si todo se desarrolla como tienen planificado, en octubre gritarán fraude
 e intentarán generar una gran confrontación en las calles.
 Aquí es donde encajan como anillo al dedo las visitas y las reuniones que
 se  vienen celebrando en Colombia… en otras palabras aquí es donde tienen
 previsto la participación del paramilitarismo.
 

 Los  paramilitares   contratados estarían llamados a generar un caos como
 el de Siria o Libia y repetimos que resulta de inocentes ponerlo en duda,
 pues en Venezuela el botín es mucho más apetecible (las reservas de crudo
 más  grandes  del  mundo  y  unas potenciales reservas de gas que podrían
 estar entre las primeras cinco del planeta).

 Estamos  convencidos  de  que el comandante ya lo “olió” de allí que haya
 creado el “Comando Antigolpe”.
 Eso nos hace suponer que la inteligencia del gobierno está trabajando muy
 fuerte  para  detectar  los  planes  y  los  protagonistas.  Sin embargo,
 conveniente  es no olvidar que la oposición debe contar  con apoyo gringo
 en contraespionaje, lo que no hace la tarea sencilla.
 

 La  tarea  es, entonces, denunciar estos planes, organizar al pueblo para
 defender  la  patria  y trabajar muy duro en ir desmontando la estrategia
 opositora… Esa es la verdadera Batalla de Carabobo. 

 arellanoa@pdvsa.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2199 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor