Una reseña que desnuda a Capriles Radonski (Parte II)


 Tal y como ofreciéramos a nuestros lectores, escribimos hoy esta segunda
 parte de una reseña sobre el candidato presidencial de la oligarquía
 venezolana. Aquí cambiaremos un poco el estilo, haciendo algunas
 preguntas al lector a fin de invitarlo a reflexionar sobre el accionar de
 nuestro personaje.
 Ya no hablaremos de su afiliación a la secta Familia, Tradición y
 Propiedad; ni de  su asalto a la embajada cubana; tampoco tocaremos el
 tema de la violación de los derechos humanos de Rodríguez Chacín y Tarek
 William y mucho menos comentaremos sus acciones contra Barrio Adentro y
 las Escuelas Bolivarianas donde ha sido autoridad.
 Tocaremos otros temas que reflejan bastante bien quien es este personaje
 al que la oligarquía venezolana ha venido preparando, desde los tiempos
 de la cuarta república,  para continuar con el saqueo de Venezuela una
 vez desaparecieran AD y Copei (no olvidemos que apenas salió de la
 universidad le compraron el cargo de Presidente de la Cámara de
 Diputados)

 Los días 12 y 13 de abril 2002 fueron días de lucha en Venezuela; unos
 venezolanos apostaron por una dictadura  y la abolición de todas las
 instituciones democráticas. Al mismo tiempo, desataron una terrible
 represión contra el pueblo, una  violación infame de los derechos humanos
 y un irrespeto por las leyes y los convenios internacionales.
 Otros, a riesgo de sus vidas, se lanzaron a la calle a exigir el retorno
 de la democracia y el respeto a las leyes, a la constitución y a las
 instituciones.
 ¿Recuerda usted de qué lado estaba Capriles Radonski?

 A principios del año 2004 se llevaron a cabo en Caracas, y algunas otras
 regiones del país, una serie de actos vandálicos denominados por quienes
 los promovieron como “guarimbas”. Según el ideólogo de las guarimbas (el
 ultraderechista Robert Alonso) la estrategia insurreccional tenía como
 "único objetivo paralizar totalmente el país y crear un caos anárquico a
 nivel nacional.
 Esa estrategia  generó pérdidas millonarias a la nación y a miles de
 comerciantes, empresarios y trabajadores. Cobró varias vidas, al mismo
 tiempo que decenas de ciudadanos y empresas perdieron sus vehículos.
 La estrategia fracasó porque los propios ciudadanos víctimas de los
 “guarimberos” presionaron para que cesara la acción fascista que los
 perjudicaba a todos.
 ¿Recuerda usted el apoyo brindado, en el este de Caracas, a estos
 delincuentes por Capriles Radonski?

 Durante los años 2002, 2003, 2004, 2008 y 2010 algunos “mayameros”
 nacidos en Venezuela y políticos de ultraderecha de nuestro país
 solicitaron por diferentes vías la aplicación de la Carta Democrática a
 Venezuela, argumentando, entre otras cosas, asociación con el terrorismo
 y el narcotráfico,  violación de derechos humanos, violación a la
 libertad de expresión y la existencia de un gobierno dictatorial.
 Gracias al respaldo del pueblo venezolano a su gobierno, expresado a
 través de miles y multitudinarias concentraciones; al apoyo del resto de
 los países del continente y  a la política internacional desplegada se
 impidió la tragedia que promovía la derecha y la oligarquía venezolana en
 conchupancia con el gobierno gringo.
 Venezuela habría sido bloqueada y posiblemente invadida si esos apátridas
 hubiesen tenido éxito.
 ¿Fue acaso Capriles Radonski siquiera neutral en los intentos por
 promover una invasión a Venezuela?

 La derecha ha intentado en varias oportunidades “colombianizar” a
 Venezuela en lo que a un conflicto armado se refiere. Grandes esfuerzos y
 millones de bolívares ha invertido el gobierno nacional para
 contrarrestar la presencia de paramilitares en nuestro país.
 Uno de los casos más sonados fue el de unos 80  paramilitares colombianos
 capturados, en enero de 2004, en la hacienda Daktari (se estima que otros
 60 lograron escapar). Con ellos se pretendía atacar el palacio de
 Miraflores y asesinar al Presidente de la república.
 ¿Recuerda usted que esto ocurrió en el municipio Baruta donde era alcalde
 Capriles Radonski?
 ¿Recuerda como Capriles se “desbocó” a decir que no eran paramilitares y
 a minimizar el hecho?

 Se nos acaba el espació, por lo que prometemos una tercera entrega,  pero
 no podemos dejar en esta nota de reseñar lo siguiente:
 El capitalismo está en crisis; por millones se cuentan los despedidos de
 sus trabajos, los que han perdido sus casas, los que no cuentan con
 asistencia médica, los que han visto reducidos sus salarios, a los que le
 han aumentado la edad de jubilación; a los que le han negado la educación
 gratuita.
 Chávez, mientras tanto, conduce a Venezuela por un camino diferente y
 demuestra con hechos que es posible recorrerlo. A  Capriles no le gusta
 ese camino
 ¿Sabe usted cuál es la ruta que nos ofrece recorrer Capriles Radonski?
 ¿Si no es el de Chávez, que es el opuesto al del capitalismo, cuál es?

 arellanoa@pdvsa.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3833 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor