Socialismo sin remedios

El hombre es el único animal capaz de vaciar en las cloacas miles de
litros de leche para evitar que el precio del producto baje mientras
cientos de miles de su misma especie mueren por falta de alimentos en
diversas regiones.

El capitalismo, debemos reconocerlo, logró tal eficiencia en
maximizar la producción en esta época electrónica y cibernética, que
cada día con menos esfuerzo, es decir, trabajo, y menos gente, o sea
empleados, el rendimiento aumenta.

Esta afortunada circunstancia apuntaría a la eliminación del trabajo
tal como hoy lo conocemos y la implantación de un sistema donde la
gente disfrutará del tiempo para producir avances tales como la
eliminación de las enfermedades.

Pero no. El capitalismo aupa a quienes prefieren que la alta
productividad incremente las ganancias de unos pocos mientras todos
los demás pugnan por ocupar los escasos puestos de trabajo.
El colmo de la avaricia lo muestran las empresas farmacéuticas
transnacionales, empeñadas en encarecer las medicinas y hacerlas
accesibles a un grupo privilegiado, mientras los pacientes de menores
recursos sencillamente mueren de mengua.

Así como las armas deben manejarlas las fuerzas militares, creemos
que las medicinas deberían estar en manos de las autoridades médicas
de cada país, quienes facilitarían su obtención por parte de los
pacientes que las requieran, sea cual sea su condición social o
económica.

El sueño de cualquier persona sensata es que haya un mundo sin
enfermedades o, al menos, sin enfermos que no obtengan el tratamiento
adecuado.

En Venezuela no podemos hablar de socialismo ni nada que se le
parezca mientras la mala salud siga siendo una lacra asociada a la
pobreza. Para esta fecha todas las medicinas debieran ser gratuitas
para todos los venezolanos, sin especulación, desabastecimiento y
demás trácalas que emplean los importadores o sus cómplices y
encubridores criollos.

La desaparición cíclica de ciertos medicamentos es una muestra de la
ineficiencia o algo peor entre los supervisores de la “industria”
farmacéutica, especializada en importar hasta los insumos más
elementales.

Esto como que no tiene remedio.

augusther@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1740 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor