En la comparación está la diferencia

Nadie tiene porque dar las gracias, son derechos consagrados en la Carta Magna de la República, solo que por durante 190 años, esos derechos fueron conculcados por la clase minoritaria y dominante que siempre estuvo en la cresta del poder.

En verdad ese millón y medio de venezolanos que en un plan relámpago bautizado bajo el eslogan de Misión “Yo Si Puedo” que en menos de 2 años salieron de la ignorancia al aprender leer y escribir no tienen porque estar agradecidos ya que el saber leer y escribir es un derecho humano que el constituyente de 1999 ratificó en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Igualmente ese millón seiscientos mil (1.200.000) nuevos venezolano que han logrado incluirse en el subsistema de educación universitaria tampoco tienen porque estar agradecidos por ser muchos de éllos profesionales de la República o estar a punto de graduarse, el haber abierto esa opción en la Misión Sucre o en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV) o cualquiera otra de las veinte (20) universidades creadas por el gobierno del Presidente Hugo Chávez, para nada deben estar agradecidos o agradecidas, eso es un derecho humano que está cumpliendo en tanto que deber éste gobierno Socialista. Po ejemplo los primeros 8 mil nuevos médicos integrales comunitarios que se van a graduar en estos días, en verdad no tienen por que estar agradecidos por haber logrado esa hermosa meta de ser médicos de la Republica Bolivariana de Venezuela, porque eso es un deber del gobierno haber abierto ese convenio con la hermana República de Cuba para preparar y graduar todos los médicos que la población Venezolana requiere, Así mismo esos miles de docentes culturales que graduó el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, no están obligados a reconocer ningún agradecimiento, ese era su derecho negado por muchos años por quienes durante décadas gobernaron esta Patria de Bolívar.

Y si bien es cierto, nadie debe estar agradecido por haber sido beneficiarios de estos programas de formación nacional de miles de universitarios; igualmente tampoco deberían haber malagradecidos y que los hay bastante, y sin ninguna razón de serlos, ya que en los gobiernos que éllos vivieron antes, no les dieron la oportunidad de ingreso y por lo tanto de estudiar en una institución universitaria. En todo esto de agradecidos y mal agradecidos, encontramos gente que reniega del Presidente Chávez, tal vez sin darse cuenta o no reconocer que ha sido éste presidente quien les ha abierto esa posibilidad de haberse graduado e incluso de estar trabajando como sucede en la mayoría de los casos.

Todo lo anterior queda demostrado con los siguientes datos cuantitativos y estadísticos de la Educación Universitaria. Entre 1988-1998 Adecos y Copeyanos invirtieron en la educación universitaria tan solo mil 183 millones de Bolívares; pero entre 1999-2011 el gobierno de Chávez invirtió la bicoca de 23 mil millones de Bolívares, es decir un incremento de mil 800%. La matrícula dejada en 1998 por los gobiernos de la cuarta fue tan sólo de 785.285 estudiantes universitarios; mientras que con la gestión Socialista de Chávez, la matricula ha alcanzado en este año a 2 millones 340 estudiantes universitarios. Por eso siempre es bueno hacer las diferencias para que nadie se llame a cuentos de caminos.

Así que entonces sólo queda felicitar a los agradecidos sin tener porque estarlo e igualmente no nos queda otro remedio que a los malagradecidos felicitarles también, porque en el modelo o sistema que a éllos les agrada nunca tuvieron la opción de estudiar y menos aún graduarse y estar trabajando como lo han logrado muchos de éllos en el régimen del arañero de sabaneta.

…………….

(*) Integrante equipo PSUV-Táchira

macariosandoval@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2307 veces.



Macario Sandoval (*)

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor