Simplemente se desenmascaran

No ofenden la memoria de Escarrá los indignos...

La  peor  enfermedad  que puede padecer un ser humano es la del espíritu. A
una  enfermedad del cuerpo se puede sobrevivir  o se puede morir en paz con
ella,   pero  las  enfermedades  del  alma transforman lo que un fue un ser
humano en un engendro.

Cuando  te alegras por ver un niño enfermo o mendigando no puedes tener paz
con tu conciencia… peor aún, no tienes conciencia. Cuando el dolor ajeno te
regocija el alma es porque has descendido al escalón más bajo de la especie
humana.  Cuando  el dolor de la madre ante el cadáver de su hijo te produce
satisfacción,  es porqué Jesús nunca estuvo en ti y desprecias su mensaje y
sus enseñanzas.

¿Por qué estas reflexiones?

Porque  en nuestra patria hay una buena cantidad de “cristianos” que acusan
a  otros  de sembrar odios, de dividir la sociedad, de atacar a la iglesia;
cuando en el fondo no son más que engendros y farsantes.
Van a misa, se declaran cristianos, defienden la institución de la Iglesia,
declaran  contra  las  señales  de odio; pero carecen de alma y actúan como
expresamos en las reflexiones que sirvieron de introducción a esta nota.

Todos  sabemos quienes son, pero es importante que nuestro pueblo (o por lo
menos  nuestros lectores) sepan como piensan y en función de ello, se hagan
una  idea  de  como  actuaría  esa gente si alguna vez llegara a retomar el
poder  o  llegara  a  tener  alguna  influencia  en  la  forma como se debe
gobernar.

Revisen lo que en esa bazofia llamada Noticiero Digital publicaron y siguen
publicando  sobre  la muerte de Carlos Escarrá  y entenderán porque siempre
decimos  que  el  escualidismo,  más  que  una  posición  política  es  una
enfermedad del espíritu.

Sólo   como  muestra,  copiamos  en  esta  nota  lo  que  algunos  foristasescribieron y les publicaron en la mencionada página.


Un tal Pedro José Araujo Coello escribió dos comentarios de este tenor:

·      Bueno, la verdad es que lo único que pudiera matarlo es que se haya
mordido la lengua y se haya tragado su propio veneno”

·      “… O a lo mejor vio a la pelona y como era tan jalabola se le paró enfrente y le gritó  llévame  a  mi  y  deja a mico mandante para que siga regalando Venezuela a Cuba”


Otros identificados con seudónimos destilaron odio de esta forma:

·      “Esa gente es como la mierda, no se mueren, se secan y siguen hediendo”

 ·      “La pelona se acaba de incorporar a sus labores después de sus
vacaciones decembrinas”

·      “Ja ja ja ! prepárale la paila a tu jefe!  Que pase el próximo”

Eso es Noticiero digital, pero lo peor es la calidad de “seres humanos” que
allí se “reúnen”. Créannos, ninguno de esos enfermos conoció Jamás a Carlos
Escarrá; lo odiaban simplemente porque pensaba diferente.

Por  ello  es  que  este pueblo, que si tiene alma, debe luchar con toda la fuerza de ellas para impedir que retornen, porque quien sufra de lo que esa gente sufre no puede nunca conducir los destinos de un pueblo.

¡Honor  a  Carlos  Escarra!   Un  soldado del pueblo digno, del pueblo bien
intencionado,  del  pueblo que hizo suyas las enseñanzas de Bolívar y Jesús
de Nazaret.

arellanoa@pdvsa.com

Enero 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4062 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor