El PSUV y la misión 7 de octubre

Si algo debe estar claro en la comunidad mundial es el carácter democrático de la Revolución Bolivariana. Elecciones a cada rato y la participación popular desmienten o desmontan la agresiva campaña que desde los centros imperiales y capitalistas se lanza a diario contra el gobierno nacional y de manera  concreta contra el presidente Chávez. Más transparencia y libertad de postulación resulta imposible en los comisiones organizados por el CNE. Sólo aquellos que apoyan la intromisión extranjera y son críticos crónicos de nuestras instituciones y cada paso de nuestra democracia protagónica y participativa, dejan mucho que decir cuando en unas elecciones internas cobran o pechan con cifra millonaria a sus  participantes, quedando por fuera algunos y algunas que no pudieron reunir el monto de la inscripción. Vaya usted a saber de donde salieron esos millones y quienes son los privilegiados.


     Hay que destacar que en buena hora el PSUV comienza a asumir su protagonismo en la dirección del proceso revolucionario. Los últimos meses han sido testigos y han servido para iniciar el proceso de afianzamiento y consolidación de una estructura organizacional que en la práctica pretende darle cabal direccionalidad a la Revolución Bolivariana. Con esto queremos decir que ciertamente hasta ahora  el entorno organizativo que rodea al presidente y ha permitido ganar elecciones se ha caracterizado por ser un movimiento aluvional. Mucha emotividad. Muchas ganas. Mucha voluntad y confianza en el líder.

    Ha llegado la hora de poner las cosas en su lugar. La fuerza electoral de Chávez  ha permitido a un  sinnúmero de compatriotas ser electos en  cargos de representación popular y ocupar posiciones de dirección regional y nacional. Ese aluvión diverso y heterogéneo necesita dirección. Es como se dice popularmente poner orden en la pea. Ya está bueno de parlamentarios, legisladores, concejales, alcaldes y gobernadores descarrilados. Es la hora del PSUV como partido que controle, defina y direccione a quienes han decidido inscribirse como militantes. No basta ser millones de indisciplinados y hablachentos.

     Hoy más que nunca es la hora del compromiso con Chávez y la Revolución Bolivariana. También es la hora del pleno y directo compromiso con el pueblo venezolano en la búsqueda del máximo bienestar. La Misión 7 de octubre está en pleno desarrollo y su momento culminante será la  reelección de nuestro Presidente, para lo cual hay suficientes razones. Venezuela se prestigia, progresa y recorre el rumbo del cambio revolucionario en paz. Eso lo garantiza Chávez. Venezuela se afinca en los indicadores de la estabilidad económica, social y política mientras otros países dizque desarrollados trastabillean. Eso lo garantiza Chávez. Hay que decir que la Misión 7 de octubre es todos los días. Es la misión de las misiones. Así de sencillo.

revolcones76@yahoo.com.ve

    
 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3010 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a137196.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO