“Loco, enfermo y mal recetao"

En los tiempos del bipartidismo adeco-copeyano  alguna gente se consolaba votando por el mal menor. Otro consuelo de los electores, en su afán de disputa, era que los adecos robaban y dejaban robar. Mientras que los copeyanos  robaban para ellos solos. También se oyó aquello de que con los adecos se vivía mejor. Así pasaron  cuarenta años de tira y encoje, dime y diretes entre panas  que engañaban al pueblo con lo que en mundo boxístico se llama guanteo de sombra. Algo así como el modelo norteamericano en su expresión sureña. Los votantes votaban por uno o por el otro de manera alternativa, y así se le fue buena parte de su vida: de frustración en frustración. 

      Todo eso fue tiempo perdido. Lo que dejaron fue una secuela de vicios, mañas, decenas de compatriotas desaparecidos y un país entregado a las transnacionales. Llama la atención que quienes los han venido sucediendo en lo que queda de aquellos esperpentos de partidos y sus divisiones es una dirigencia amarrada  ideológicamente a ese pasado. Una caricatura. No se atreven a revisar nada. Hoy  viven de la nostalgia, el despecho y con razón hay que llamarlas las “viudas del puntofijismo”. 

     Las pruebas de ese comportamiento las tenemos todos los días. Cada vez  que abren la boca es para meter la pata y seguramente para que sus seguidores se decepcionen o sientan pena ajena. El promocionado “debate del año” de la cadena VV es una muestra palpable de quienes lo único que dicen y repiten  es que hay que “acabar” o “salir” de Chávez. Llegan al colmo de decir que  tal o cual pregunta la responderán cuando “salgamos de Chávez”.  Si le preguntan lo que van a  hacer cuando sean gobierno, la respuesta es que primero hay que “salir de Chávez”. 

    Ellos se van a dar cuenta que están perdiendo oportunidades para intentar decir cosas serias, lo cual no está en sus mentes. Se habrán dado cuenta que a pesar de lo estrafalario del programa y su promoción, ellos y el canal perdieron el tiempo. Quedaron bien feos. En vez de sumar, restaron. Que potenciaron a Chávez. Y como a cada palabra lo que dan es muestra de desesperación,  inestabilidad emocional, falta de seriedad y odio, bien vale recordar a un caballero que se aparecía en las fiestas patronales de El Tejero, edo. Monagas, a quien apodaban “Matatigre”. Ante cualquier guachafitoso, despistado, mamador de gallo, gracioso, chistoso de mal gusto o que pretendiera burlarse de él, su respuesta era: “Tu lo que estás es loco, enfermo y mal recetao”. Así está la oposición venezolana. 

   revolcones76@yahoo.com.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1621 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: