Convenio Chávez – Osmel, y un viaje a Margarita

¡Qué tal, camaradas! Empujando con el alma este hermoso y complejo proceso, ya que con los testículos lo empujan Chávez y un grupo valioso de ministros; Fernando Soto Rojas y algunos Asambleístas.  

Y seguro que pocos gobernadores y alguno que otro alcalde o alcaldesa, lamentablemente, a los que como primera medida de control está quitarles los vidrios oscuros a los vehículos que utilizan. Queremos verlos. Muchos sinverguencean y flojean ocultos a las miradas.   

Lo ideal es que usen sus propios vehículos para que les duelan los inconvenientes callejeros, es más si prefieren que los adquieran nuevos con créditos gubernamentales y pago lógico de viáticos. 

Con GPS para su ubicación diaria y cámara de grabación permanente para revisión periódica nacional. ¡Controles de acción de trabajo y política! 

Además, se va un realero por alquileres de vehículos en todos los organismos. Asunto a revisar.  

En cambio, muchos camaradas patrulleros hacen grandes y solitarios esfuerzos por respaldar a Chávez, sin dudas. 

En estos días fui a Margarita por Conferrys. Todavía se siente el desastre de Fucho y familia. Y un pelo nuestro. Como es un destino turístico, de turismo comercial, todo el año mantiene un alto tráfico.  

Mucho antes de las 6 a.m. llegué, sin carro, al terminal de Puerto La Cruz donde ya había un gentío y carrotes y camionetotas a granel. Todavía no existe buena información que todo el mundo requiere y que no se sabe si hay cupos, que cancele el impuesto de salida por allá, que por aquí, que el SAIME, se haría en el muelle, etc., etc. Y la arrechera latente, escuálida la más.  

Había un corte programado de luz de esos que no nos explicamos, por lo que aumentó la incomodidad. 

Lo arrecho de la incompetencia gerencial de antes y extendida -tal como ocurre con todo lo de la IV a la V- es que una empresita naviera a la cual les obligaron dar espacio en el terminal, contaba con una planta eléctrica y la millonariaza Conferrys no. 

Unos pagaron la tasa portuaria y otros no. De paso que esos casos de falla de luz y sin servicios y los baños parapeteados no deberían cobrarla, pienso. 

En la cola de pasajeros, larga, comenzó la desesperación por la salida que debió  ser a las 7 a.m. y comenzamos a indagar. Bajó un tripulante y me informó que tenía una falla y tal vez de repararla saldría a las 11:30. Hacia el pasillo al lado de la cola de vehículos medio se escuchó una información. Nunca se entiende lo que dicen. 

La mayoría escuálida de los grandes gustos “carrote, o camionetota-billete” y viajadera patodas partes por el comunismo, gozaba con la crítica porque se debía a que la expropió Chávez. Y yo, de vainas, medio explicándole a uno que otro que era el descuido de años de Conferrys.  

Porque, además, se veía otro Ferry moderno averiado desde 4 meses (antes de nacionalizarlo) ¡descuido total y hay que pagarles todo eso! 

La atención dentro del Ferrys… de primera. Felicité a los muchachos y muchachas de la venta de alimentos y se lo hice saber a su supervisor. Los trabajadores del barco claramente esperanzados de que todo será mejor. ¡Bravo por eso! 

Ni un sistema de detección para drogas ni armamento, especialmente en vehículos. De casualidad una joven guardia abriendo las maletas de los pasajeros en la fila. ¡Feo eso! 

Para no extenderme en Juangriego, donde llego, la bucólica ciudad porteña, y de la historia bolivariana, se realizan mejoras por iniciativa del general Mata Figueroa por ser su terruño. Del alcalde no se escucha nada bueno de los revolucionarios de allá, menos de los humildes. ¡No existe! El alcalde, pues. 

Fui a la casa donde vivió  la extraordinaria compositora Modesta Bor, al lateral de la iglesia, y con asombro está en venta. Es, tal vez, la única casita viva de esa cuadra de tiendas y tienditas y ese será su destino 

Busqué a su inquilino de más de treinta años, creo, Alberto Fernández, quien tiene una pequeña imprenta clásica activa llena de muebles y papeles viejos. Hasta se alborotó una pareja de murciélagos que viven adheridos a las paredes de bahareque que están por caer. 

Le pregunté a  Alberto, que es “PATRIMONIO CULTURAL VIVO DE NUEVA ESPARTA”, ya que es músico, compositor, por qué esa casa no tenía una placa identificando la pertenencia a Modesta Bor y ustedes, camaradas, conocen la respuesta. 

También está en venta, a dos cuadras, la casa que perteneció al insigne poeta margariteño (que pocos venezolanos conocen su obra) Francisco “panchito” Larez Granados. También sin una placa ¡Vainas increíbles! 

Bueno, camarada, ahora al título del artículo y no vayan a creer que es una banalidad de mi parte.  

La humilde propuesta se basa, aunque en la revolución se hace honor a todas las mujeres, sin excepciones, en que teniendo una fama que no nos quitará nadie, por más revolucionario que sea, que somos el país de las mujeres hermosas, sin duda, que parte del turismo se complemente con la belleza femenina. 

Se imaginan que, además de nuestras tradiciones, hermosas todas, esté presente una fulgurante representante de tantos y tantos concursos de belleza, que salvo unas cuantas -que se hacen animadoras o artistas- las demás, luego de tantos esfuerzos, quedan como desechadas. 

Cada fiesta, cada temporada, cada playa, cada hotel Venetur y sus piscinas, podrían engalanarse con ellas. Complementando la presencia de las venezolanas turistas que también estarán allí. 

Lo único es que nuestras esposas, novias, tendrán que promover la venta de gríngolas. 

Aunque suene iluso, como me escriben en algunas críticas, podría ocurrir con la venta de libros y sus autores colaborando con su presencia. Y las lecturas de poemas. Un turismo bien variado. 

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2415 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor