¿Por qué somos ejemplo para el mundo?

   A veces oímos decir que a tal o cual gobernante, dirigente o partido se le agotó el discurso. Mintieron y engañaron tanto a la gente que no hallan que ofrecer o sencillamente jamás cumplieron. De esta especie han existido tantos ejemplares que por décadas nuestro pueblo asocio  la actividad política con demagogia, mentira, engaño, entre otros calificativos que en la practica  se convirtieron en terrible realidad.

     Han sido siglos para algunos y para otros décadas de sometimiento bajo un sistema capitalista, cuyo único legado hasta ahora son las constantes crisis y pueblos que viven en permanentes conflictos. Si quieren ejemplo de esto, basta echarle un vistazo a las informaciones que provienen de distintas partes del mundo,  en las cuales se destaca el desprecio por el ser humano.

     Los noticieros ya no puede ocultar la cruda realidad conflictiva y desesperanzadora que viven los países que durante siglos nos presentaron como del  “primer mundo” o  “desarrollados”. Son los mismos que hoy son removidos por movimientos sociales llamados “indignados”, cuya causa de airada protesta  ya pone a temblar a sus gobernantes.

    ¿Quién lo hubiera creido? Ya ven ustedes que el fantasma del descontento social recorre el mundo. Son inocultables las   consecuencias del llamado capitalismo salvaje, el neoliberalismo y las políticas hambreadoras del Fondo Monetario Internacional, F.M.I.

    La protesta se hace cotidiana, precisamente  en los países mecas de los grandes consorcios económicos. La causa no es otra que el abuso, la discriminación, el menosprecio, la excesiva ganancia, el irrespeto y hasta negación de derechos humanos fundamentales. Esto curiosamente ocurre en los “grandes” países de Europa y en Estados Unidos, mientras sus gobiernos, petulantes y antipopulares, gastan millones en guerras.

 ¡Que diferencia con lo que ocurre en muchos países de Latinoamerica! Otro pensamiento y otra practica. Otra relación entre el pueblo y el gobierno.  Aquí es cuando la estatura moral toma dimensiones de grandeza, para dar ejemplo y ser guía de la lucha mundial. Por miles de motivos, ante la conflictividad y el descontento que conmueven  al mundo contemporáneo, no dudamos que millones de hombres y mujeres siguen con atención nuestras incipientes revoluciones. Evo Morales,  Rafael, Correa, Daniel Ortega, Chávez, Fidel y Raul Castro, entre otros lideres, son referencia y bandera por esa gran ola de indignados que recorre el mundo contemporáneo.

Ya lo ha dicho nuestro Comandante… ¡Viviremos y venceremos!

revolcones76@yahoo.com.ve



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1663 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: