Una isla rodeada de ferrys destartalados

Pues sí, Margarita es una isla rodeada por todas partes de ferrys
destartalados. Recuerdo cuando se incendió un ferry en Cubagua y
buscaban a Fucho Tovar para avisarle. Entonces apareció Vivenciolo
Rodríguez y le dijo a los buscones “No se preocupen que lo de este
incendio ya lo sabía Fucho hace varios meses”.

Y es que todo lo que está ligado a la empresa Conferry tiene cierto
sabor a vagabundería, a vaina complicada y totalmente ajena a la
ética. Se trata de una federación de pilluelos, cada uno dispuesto a
robarse lo que pueda: un asiento, un cojín, unas latas de la despensa.
En lo tocante a la parte exterior la cosa no es menos patética. Cada
quien controla un pequeño feudo que le permite un ‘modus vivendi’ a
base de matracas o pillerías.

En una oportunidad la alcaldía de Tubores inventó un ‘impuesto de
salida’ que acudía a cobrar un individuo con cara y porte de
malviviente, que recorría de noche la cola de vehículos que esperaban,
repartiendo unos comprobantes que cualquier bandido habría podido
imprimir por su cuenta. Por cierto, ignoro si aún siguen cobrando
dicha exacción.

En las colas colas privan los favoritismos gracias a la intervención
de funcionarios públicos y privados. Los que no tienen dinero o
influencias pueden pasar varios días esperando. Hay camiones llenos de
alimentos perecederos cuya carga se pudre en los muelles de Puerto la
Cruz, mientras las gandolas de cerveza de la Polar pasan sin
detenerse, pues tienen derecho preferencial.

A lo interno de la empresa no faltan las raterías. Ello ocurre con
los repuestos y otras piezas de consumo frecuente, que deben ser
importadas y pagadas en dólares. Los testimonios indican que es
imposible estar a bordo sin darse cuenta de algunas irregularidades.

Sinceramente no sé para qué el gobierno expropió a Conferry. Bastaba
con multarlos hasta que quebraran o decidieran hacer bien las cosas.
Ahora se corre el riesgo de correr con la culpa del mal servicio, como
si fuera un defecto socialista.

Por mi parte dejo constancia para la posteridad de que es imposible
manejar los ferrys peor de lo que hicieron sus propietarios privados.

augusther@cantv.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2272 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor