Ante la injuria intervencionista imperial

El imperio gringo me incorpora en una lista por presunta “colaboración con la guerrilla colombiana en el tráfico de drogas y armas”; nada más falaz e injurioso, por parte de la Oficina de Control de Activos Externos (OFAC), adscrita al Departamento del Tesoro de los EEUU.

En primer lugar, debo aclarar las reales intenciones que esconde tal imputación, no porque me ofenda, al contrario ser catalogado por el imperio de “terrorista” o “narcotraficante” -al igual que lo hicieran con Nelson Mandela y/o Evo Mórales en el pasado- constituye un honor. No obstante, es necesario denunciar, ante mi patria, junto a mis compañeros de luchas y mis familiares amados, que esta es una nueva patraña del Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, en la soberbia pretensión de abrogarse el carácter de gendarme del mundo, rol que nadie en el planeta le ha otorgado, pero que impone a mansalva para masacrar a los pueblos y criminalizar a todo aquel que enfrente su maquinaria infernal de opresión.

Pretender mancillar a luchadores sociales venezolanos, vilipendiando sin prueba alguna el honor y la reputación de quienes solo somos militantes de un proyecto social de redención de los más pobres y excluidos. Esta canallada, no la asumo como personal. Es una coartada más para agredir a nuestra patria en su proceso de liberación hacia el socialismo, y, por supuesto una vez más, atacar al Comandante Hugo Chávez descalificando a quienes hemos sido sus leales soldados, y asumiremos siempre las consecuencias a que obligan la lealtad y dignidad bolivariana.

Preocupado debería estar yo, y más aún mi Comandante, si la canalla imperialista me catalogara de “rebelde”, al igual que lo hacen ahora con los criminales mercenarios y traficantes de opio de Afganistán, asesinos que descuartizan a Libia, de la misma manera que lo hicieron en Guatemala, El Salvador, Colombia, Irak y tantos otros pueblos de Nuestra América y el mundo.

Con estas “imputaciones” se prepara el camino a nuevas y más graves agresiones. El objetivo es desacreditar a la Revolución ante el mundo con un tema tan sensible para la humanidad, el flagelo del narcotráfico, del que ellos son los principales responsables al tener la población más consumidora del planeta y manejar más de 90% de negocio de narco lavado con los holding del sistema financiero mundial y “legalizando” los ingentes recursos de la “industria de la droga”, responsabilidad que, por cierto, recae directamente en el Departamento del Tesoro que hoy nos calumnia. No les importan las cientos de toneladas de droga capturadas por nuestras autoridades civiles y militares o la detención y repatriación de narcos, una vez que nos deshicimos de la perniciosa presencia en el país de la DEA. El objetivo del imperialismo norteamericano es crear condiciones para agredir a Venezuela, justificar con este tipo de mentiras y patrañas nuevas agresiones.

De nuevo vuelven a equivocarse; con nuestro pueblo movilizado, ideologizado y armado sufrirán la dureza del combate; padecerán otra vez las batallas del heroico Vietnam, esta vez en tierras de Simón Bolívar.

Nada temo porque nada oculto. Soy un militante leal a la revolución bolivariana de Venezuela y a su líder fundamental el comandante Hugo Chávez Frías, por ella estoy dispuesto al mayor sacrificio: entregar la vida si fuere necesario.

(*)Miembro de la Dirección Nacional del PSUV


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2546 veces.



Freddy Bernal(*)

Exalcalde de Caracas, Comisionado Presidencial para la Transformación Policial Miembro de la Dirección Nacional del PSUV Presidente del Instituto de Solidaridad y Amistad con los Pueblos.

 freddybernal2012@gmail.com      @FreddyBernal

Visite el perfil de Freddy Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: