La revolución nominal

La República Bolivariana de Venezuela se encuentra inmersa en una revolución progresista. El país dejó de ser lo que era antes de la aparición de Chávez y hasta sus más enconados adversarios aceptan que la era de las conchupancias bipartidistas desapareció con el cambio climático-político.

La Constitución y otras leyes novedosas generan realidades como el cobro de pensiones y jubilaciones por cientos de miles de ciudadanos que jamás soñaron con un salario mínimo vitalicio para aliviar sus penurias.

Las instituciones sociales pululan en diversas áreas y surgen comunas dotadas de bancos, empresas y servicios absolutamente inéditos.

El proceso marcha a un ritmo más o menos tropical, con dos pasos pa' lante y uno pa' tras, ganando terreno pese a fallas que a veces parecen garrafales.

En algunos medios oficiales los eventos del día se describen mediante el uso de un léxico políticamente correcto, suerte de argot partidocrático que les permite a los entusiastas demostrar sus avances ideológicos.

En fecha reciente, por ejemplo, se aprobó la Ley Especial para la Dignificación de Trabajadores y Trabajadoras Residenciales, que deroga el término "conserje" por considerarlo peyorativo "y hace referencia a una forma contemporánea de esclavitud".

Según el DRAE el conserje es la "Persona que tiene a su cuidado la custodia, limpieza y llaves de un edificio o establecimiento público."

Con el permiso de los revolucionarios idiomáticos considero que ni el término "conserje", ni el oficio que describe han sido peyorativos o denigrantes en este país y quien prefiera que lo denominen "trabajador residencial" sale perdiendo con el cambio, amén de que llamar a la conserjería "residencia del trabajador residencial" me parecería una babosada confusa.

Si agarran por ese camino no quiero ni pensar qué harán con los porteros, las niñeras o nanas y las cocineras, que quizás no quieran ser "trabajadoras culinarias".

Hay miles de copropietarios de condominios en este país que, lejos de comportarse como esclavistas, tratan a los conserjes con el debido respeto y deferencia. Las excepciones no justifican los excesos verbales que se aplican en este caso.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1826 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor