Pérez Becerra, Chávez, Santos y la trampa (donde está metido Uribe)

Transcurrido un tiempo prudente y oído los argumentos que de un lado y otro de la revolución se ofrecieron sobre el caso Pérez Becerra, debemos preguntarnos qué va quedando de esa decisión y del debate que se ha generado en torno a la situación. De entrada parece fácil deducir las  situaciones que el caso ha producido, pero no es fácil sin embargo, ordenarlas y comunicarlas para contribuir con ello a una discusión, porque como se ha leído, el tema es efectivamente una “papa caliente” y la sugerencia de la trampa, coloca el problema en un terreno fangoso.

Confieso que al intentar redactar esta nota, me vino a la mente la célebre película dirigida por Costa-Gravas y Protagonizada por Yves Montand con el título de “Estado de Sitio” que tocaba el proceso con los Tupamaros. Hubo el momento de tomar una decisión sobre la suerte de un funcionario de la CIA que había sido secuestrado  y el líder del movimiento, antes de tomar la decisión, fue oyendo la opinión de cada uno de los cuadros fundamentales del movimiento y le advertía (creo recordar) que el asunto no era un problema sentimental-humano sino un problema político. Yves Montand que representaba al funcionario de la CIA terminó siendo ejecutado por el movimiento. Los Tupamaros pasaron por la circunstancia de decidir la suerte de un movimiento que se sentía sólido con la ejecución del funcionario de la CIA y esa decisión, significó un duro golpe para el movimiento porque la represión luego fue brutal y acabaron con ese movimiento.

No pretendo colocar estos dos casos en un mismo plano, sino encontrar elementos para tratar de ubicar el problema y ver si hay razones que la justifiquen o la asomen como una mala decisión en función de sus consecuencias. Un primer elemento a colocar en la mesa, tiene que ver con los principios sobre los cuales se fundamenta una propuesta revolucionaria y sobre el particular se ha dicho, que  Chávez los tiró al piso con la decisión. Cabe pensar y reflexionar aquí, si la lucha por el socialismo se hace sin la fuerza, las intrigas y los planes del otro y valorando únicamente los principios. En honor a la verdad, hay más de un caso que revisar. No compartiendo la decisión del gobierno, pero con interés de analizar la situación, hay preguntas claves en todo esto: ¿Qué tanto necesita la revolución venezolana de unas “buenas” relaciones con Colombia? ¿Colombia es una amenaza al proyecto, que conduce a tirar al piso el principio de solidaridad? ¿No fue Chávez quien dijo que entre unos amigos y unos principios se queda con los principios? ¿Qué pasó aquí? ¿Qué situaciones desconocemos? ¿En qué medida y porqué este caso se volvió una papa caliente para Chávez? ¿Qué sabe Chávez?

El otro elemento a considerar en la reflexión, es la explicación que ha dado Chávez en varios momentos sobre el asunto. En esas explicaciones  simplemente se ha limitado a decir que el periodista Pérez Becerra estaba siendo buscado por la INTERPOL bajo  código rojo y que el Presidente Santos ya lo tenía precisado. Comunicó además, que Pérez Becerra fue objeto de una trampa y uno de los elementos  de la trampa lo incluía a él. No se dado información para conocer las razones de su visita a Venezuela, pero se ha dicho y es importante retenerlo para el análisis, que pasó y se detuvo en Alemania y allí ni lo pellizcaron. Si la hipótesis de la trampa tiene sentido y parece que lo tiene; la situación es verdaderamente más delicada de lo que se ha dicho, porque no está únicamente cuestionándose el abandono a un principio, sino atendiendo las dificultades de la trampa, que nadie entendió y esto no es una buena señal.

Santos llama a Chávez para comunicarle que Pérez Becerra viene en el avión y le indica además, el número de asiento y la comida que pidió. Si esto es cierto y no hay razones para dudar;  es lógico suponer que su “pana” Santos estaba en la trampa y tenía la posibilidad de colocarle código rojo al salir de Alemania[i] y  fuerza para exigirle a Chávez una decisión rápida, tal y como se ejecutó, porque al periodista lo detienen y casi inmediatamente lo envían a Colombia. Sorprende la rapidez de este lado y la lentitud del otro. ¿Por qué la rapidez nuestra? ¿Por qué razones Colombia ha demorado la extradición del Makled? ¿Este traficante tiene más valor que el periodista Pérez Becerra? El lío y la tardanza del otro, no de deja de ser medio cínica, porque el Estado que ha promovido los falsos positivos descuartizando a personas y sembrándolo en fosas, está muy “interesado” en asegurarle los derechos a un traficante de drogas.

Es delicado y peligro este asunto de la trampa porque deja al Presidente en muy mala posición. El que coloca la trampa estudió el caso y manejó los posibles escenarios y cada uno de esos escenarios han podido tener sus condicionantes y con un condicionado. Ahí está lo complicado de la explicación de la trampa. Chávez  debe estar pensando, de ser cierta la hipótesis de la trampa, que le metieron una “rabo de cochino” y el señor Uribe esta metido dentro de Santos y se comporta un pelito  más inteligente, que cuando era presidente.


evaristomarcano@cantv.net



[i] Véase sobre este asunto, una entrevista realizada a Enrique santiago y publicada hoy: http://www.aporrea.org/actualidad/n180397.html


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2615 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N Y ab = '0' /actualidad/a122869.htmlCd0NV CAC = Y co = US