El candidato de Chávez

Hace poco el Presidente de la República juramentó a los dirigentes regionales del Psuv en las 24 circunscripciones que conforman todo el país. Asistieron los diversos vicepresidentes y demás integrantes de la 'nomenclatura' política en esta singular agrupación que dice ser un partido y, en efecto, adopta poses de partido político, pero en la práctica funciona como un ente militarizado.

En este sentido podemos apreciar que los organismos que lo integran reciben denominaciones tales como batallones y patrullas. Está dotado de salas situacionales, sale a votar al toque de diana y libra jornadas como la 'batalla de Santa Inés', para citar ejemplos de la terminología usual en el Psuv.

Desde luego se debe tomar en cuenta la condición militar del máximo comandante. Éste, lejos de politizarse al cabo de varios años de actividad pública, ha militarizado las jornadas partidistas creando un organismo que cada día se distancia más y se parece menos a un conglomerado de camaradas deliberantes. Así pues, tiene marcadas diferencias con agrupaciones al estilo del partido comunista o con cualquiera que haya existido en Venezuela desde la muerte de Juan Vicente Gómez.

Ello no tiene nada de malo pues en el amor y en la guerra todo vale y la política es la continuación de la guerra por otros medios. En síntesis, los vencedores tienen la razón y ganar la presidencia vale más que todas las teorías de filosofía política.

Si bien hasta ahora el Psuv marcha de victoria en victoria lo cierto es que a medida que se consolida en el poder se aleja del debate interno y las decisiones no se toman en consultas a la base, sino por 'cooptación' y otras fórmulas sin protagonismo o participación de la militancia.

Cada uno de los 15 integrantes de los 24 directorios regionales fue designado al amparo de la suprema autoridad del líder. En algunos casos se trata de ensambles donde cada seleccionado intentará sabotear a los colegas que vea como rivales.

Por lo demás el comandante tiene mucha razón en no molestarse en seleccionar el candidato presidencial mediante una elección interna.

Dadas las circunstancias sería algo así como Chávez eligiendo a Chávez.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2268 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor