2011...razones para enderezar el rumbo

Quienes vivimos en el estado Sucre no tenemos dudas que el destino nos depara grandes posibilidades  para que nuestra población mejore sus niveles de vida y se  terminen de abrir para esta entidad los caminos de la prosperidad, postergados gobierno tras gobierno.

     Termina este 2010  convencidos que un oleaje de descontento y escepticismo baña todo nuestro estado. Ya lo hemos dicho en otras oportunidades, gestiones locales que no están a la altura del compromiso que alguna vez se atrevió a lanzar el presidente Chávez de convertir a Sucre en el primer estado  socialista de Venezuela. Tal anuncio, en el marco de la toma de posesión del gobernador de esta entidad animó esperanzas en un pueblo que no sale de ese pesado fardo que significa la frustración y el fracaso de gobiernos. El engaño de falsos profetas ha sido la constante, para que no dudemos si de verdad nos condena la tal “sombra de Berruecos”, mil veces señalada por nuestro recordado amigo el valiente obispo Monseñor Mariano José Parra León, a la hora de referirse a los  fatales, corruptos, represivos e ineficaces gobiernos de la guanabana adeco-copeyana.

    Bien, de tales condenas hay que sacudirse. Despojarse. Exigir como ciudadanos y como militantes de la Revolución Bolivariana  la inminente necesidad de enderezar este entuerto y abrir espacios  a quienes tienen la plena  disposición, capacidad, ánimo, ganas y consistencia para ser consecuentes con quien desde el Palacio de Miraflores se empeña en confiar en los liderazgos regionales y locales.

    Cuando  hablamos del descontento que embarga a miles de ciudadanos sucrenses, apuntamos a la urgente necesidad de revisar lo que se está haciendo como gobierno. Y Chávez, en su condición de máximo líder de este proceso debe saber a ciencia cierta lo que en cada entidad sucede. Lo que se hace y se deja de hacer,  porque al  fin de cuentas los dardos apuntan hacia  él y la Revolución Bolivariana.

    Es una maldad iniciar el 2011 con las mismas prácticas y el mismo esquema pensamiento. Y aunque las transformaciones sociales no se dan de la noche a la mañana, es el momento para decidirse a cambiar. A ser diferentes y consecuentes con un Presidente que espera buenas noticias de los dirigentes regionales. Propicio el momento para ratificar nuestra confianza y compromiso con este proceso que cada día marca claro contraste con quienes se empeñan en hacernos volver a los esquemas  y prácticas de un  neoliberalismo que está llevando palo por todo el mundo. ¡Venceremos!

chapot339@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1810 veces.



Juan Azócar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Azócar

Juan Azócar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a114838.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO