El problema de la ética revolucionaria

El caos: del buhonerismo y de la corrupción vistos como fenómenos paralelos y cohesionados en La Venezuela del 2010

De verdad que nada es casual, todo evento por fortuito que parezca esta signado por la indubitable Ley de Causa y Efecto, más aún en materia política el principio de Acción-Reacción es incuestionable, de allí que paralelamente a los eventos violentos suscitados en Caracas en días pasados, protagonizados por comerciantes informales, me llega por correo un escrito de un Camarada que reflexiona en torno a los valores éticos y principios políticos de los llamados buhoneros protagonistas de los hechos señalados, leo un escrito interesantísimo del Camarada William Izarra, titulado ¿Eres tú revolucionario?, y por obligación me remonto a un escrito que leí en el año 2006 en Aporrea, autoría de la Camarada Trina Manrique, denominado “La ética revolucionaria”, y me obligo a analizar y comparar hechos comunes de cotidiana vivencia.

Fíjense ustedes, no es un secreto para nadie que en el sector o colectivo de comerciantes informales conviven: magnates o empresarios(que explotan a quienes atienden sus puntos de venta en las diferentes calles a través de manteles y/o tarantines), padres o madres de familia decentes que solo tienen esa forma de procurarse el sustento, delincuentes que utilizan el subterfugio de la buhonería como fachada  a sus actividades delincuenciales, hermanos de otras nacionalidades que dada su condición ilegal solo pueden acudir a esta práctica para subsistir, personas que sencillamente no les da la gana de ser explotados por patronos u otras formas de subordinación, etc., pero más allá de ello entrando en materia política bien valdría la pena determinar  la militancia política o ideológica de este gremio o de sus participantes ya que es indudable que habida cuenta de las soluciones o concesiones que se han suscitado por parte del Gobierno Metropolitano en la figura del Alcalde Jorge Rodríguez y sus antecesores en esta materia, los hechos violentos producidos en días pasados por facinerosos que se identifican como comerciantes informales es un evento político desestabilizador contrario a la Ética revolucionaria y que inteligentemente se puede vincular por sus características a prácticas mercenarias y  de la extrema derecha(ambas en conjunción inclusive). No puedo olvidar consecuencialmente  denuncias de años anteriores hechas por Camaradas buhoneros militantes del proceso revolucionario ubicados en Catia que referían el chantaje, cobro de cuotas, amedrentamiento, ejecuciones y otro tipo de vejámenes o delitos contra la humanidad por parte de bandas organizadas de dichos predios en los que incluso participaban funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado.

Ahora bien entrando ya en materia de Ética y Moral que en realidad es el problema que nos ocupa, no el hecho nada aislado de la violencia de los auto denominados informales,  el análisis y lectura es de connotación similar pero diferente como diría el Filosofo Cantinflas.

Señala la investigación de la Camarada Manrique en síntesis que La Moral  es un conjunto de normas, principios, escala de valores, de una sociedad, que se transmiten de generación en generación, y que La Ética es un hecho real de igual manera pero que obedece a un conjunto de normas, principios, escala de valores, adoptadas por un Individuo y establecidas como una directriz de su conducta, de tal manera que refiriéndonos al fenómeno Venezuela( con este calificativo enlazo con el articulo del Camarada Izarra que plantea la diferencia entre Revolución y Reforma), se puede inferir que desde tiempos independentistas I y II Repúblicas, tal y como se evidencia en el Discurso en torno al Congreso de Angostura del Padre Libertador, la corrupción se ha institucionalizado en nuestro país como una forma de vida, como un código moral , el ¿cuanto hay pá eso?, la comisión, la dadiva, el diezmo, y otras formas de alcabala forman parte de la cultura de la administración pública desde tiempos de la Colonia hasta nuestros días de Revolución, en este sentido podemos deducir que hasta el momento se han producido Reformas, pero no así Revolución que implica cambios radicales de estructura como señala el Comandante Izarra, los actores aunque diferentes o sustituidos por otros siguen danzando al son de los tambores de las cajas registradoras, hasta los otrora estoicos Camaradas que compartieron austeras trincheras con nosotros, sucumben exhortos o hipnotizados por los encantadores de serpientes que siguen siendo los mismos, cuando un Camarada se opone o mantiene una actitud inquebrantable ante las prácticas de corrupción, se tilda o tacha de pajuo y se le cierran las puertas de la Administración Pública, o en circunstancias extremas el acusador pasa a ser acusado. El silicón y las curvas sinuosas obnubilan a algunos Camaradas y malhaya, perdemos un militante y la corrupción engrosa sus filas, con el agravante de que algunos compañeros entran en pánico solo al vislumbrarse la posibilidad de la Propiedad Social planteada por el Comandante Presidente o  la perdida de lujos o bondades provenientes de sus encumbrados cargos. A veces estimados Camaradas lectores la situación es planteada por otrora camaradas como algo normal, cito por ejemplo el caso de un Compañero a quien sustituí en un cargo y que pensaba que pedirle una botella de Buchanan´s a los alumnos para ponerles altas notas o aprobarlos era una travesura y no un hecho de corrupción, o uno que otro que piensa que al pedir comisiones a los proveedores no está delinquiendo sino que emula a Robín Hood quitándole a quien tiene para enriquecerse el. En mi peregrinar por la Administración Pública me he topado  con la deleznable conducta de algunos sindicalistas que en teoría se identifican con el procesos de cambios, que señalan o cacarean a rabiar que son revolucionarios, pero que en contraposición con las credenciales Revolucionarias y la defensa de La Revolución y esgrimiendo una falsa posición gremialista chantajean y amenazan con conflictos a Instituciones con problemas de insuficiencia presupuestaria o que en sintonía con las directrices del Comandante Presidente dedican los recursos presupuestarios para hacer verdadera Revolución, y anteponen Contratos laborales realmente insostenibles a dichas instituciones, vale destacar que cuando hurgamos en el pasado laboral o político de estos personeros da de verdad pena ajena, y demás esta decir la contraposición que asumen a la Revolucionaria figura de “Los Consejos de Trabajadores”.

Y sí hablamos de la manera de hacer política de algunos Camaradas, nada tan contrario o distante a los planteamientos de Izarra y Manrique, hasta en la AN se pueden citar anecdóticamente alianzas políticas o convencimientos entre nuestros factores y la derecha para una que otra aprobación o desaprobación, voto a favor o en contra, recuerdo con pena un hecho que evidencié en una Alcaldía en la que forme parte del cuadro Ejecutivo, que tenía una participación legislativa de 5 concejales nuestros y 2 de oposición en el que se auto saboteaban los nuestros, tranzadose de acuerdo al caso con los concejales de oposición para imponerse o lograr  mayoría en decisiones o decretos, ¿es esta la forma de hacer política en Revolución?. El Maquiavelismo es una moneda de úso corriente en el portafolio de opciones no solo de la derecha, también de algunos dizque “Camaradas”. A todas luces los denominadores comunes son:  La Etica y La Moral, la necesidad de fortalecer estos 2 elementos o hechos reales es inminente, sin lograr esto no hay Norte Politico posible, no hay Revolución posible, todos los esfuerzos del Comandante Presidente y del intelecto Revolucionario así como las luchas del Pueblo se reducen a simples reformas, por último me permito citar una de las frases que más llaman mi atención del ideario Guevarista y que viene como  anillo al dedo en el dilema planteado:

...“El estimulo moral, la creación de una nueva conciencia socialista, es el punto en que debemos apoyarnos y hacia donde debemos ir, y hacer énfasis en el. El estimulo material es el rezago de lo pasado, es aquello con lo que hay que contar, pero a lo que hay que ir quitándole preponderancia en la gente a medida que avance el proceso. Uno está en decidido proceso de ascenso, el otro en decidido proceso de extinción. El estimulo material no participará en la nueva sociedad que se crea, se extinguirá en el camino y hay que preparar las condiciones para que el  tipo de movilización que hoy es efectiva, vaya perdiendo cada vez más su importancia y la vaya ocupando cada vez más el estimulo moral, el sentido del deber, la conciencia revolucionaria”…
Ernesto Guevara De La Serna.

Profesor

¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!

henryhernandez42@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2099 veces.



Henry José Hernández Ávila*


Visite el perfil de Henry Hernández Ávila para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a114471.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO