Cambio climático y seguridad nacional

A propósito de los eventos climáticos que durante los últimos años han
venido ocurriendo en diferentes regiones del mundo, con severos impactos
en las sociedades y economías de muchos países, resulta de interés
relacionarlos por un momento con lo que significa la seguridad nacional,
para poder entender bien los contextos en los que los gobiernos tienen
que tomar una serie de medidas, a fin de mitigar dichos impactos.

En este sentido, por seguridad nacional se entiende a la relativa
situación ideal apropiada para el normal desenvolvimiento de la sociedad
de un Estado-nación, bajo condiciones en las que el daño, el peligro o el
riesgo son reducidos y las amenazas provenientes de los factores de
inseguridad no se manifiestan. Se dice que es una situación ideal
relativa, porque no es permanente en el tiempo, debido a que en
cualquier momento los factores de inseguridad se manifiestan.

Ahora bien, la seguridad nacional se convierte en inseguridad nacional
relativa, en la medida que los factores de inseguridad se hacen presentes.
Algunos de los factores de inseguridad que se pueden mencionar son: a)
Factores de inseguridad de carácter geográfico, como: zonas fronterizas
despobladas, fenómenos telúricos, fenómenos atmosféricos y carencia de
recursos naturales; b) Factores de inseguridad de carácter humano, como:
deficiente alimentación de la población, mala salud de la población,
marginalidad, desempleo, tráfico y consumo de drogas y corrupción; c)
Factores de inseguridad de carácter jurídico-político, como:
desorganización administrativa, subversión, terrorismo y sistema judicial
ineficiente.

En la actualidad el cambio climático y sus efectos es considerado como un
importante factor de inseguridad. En abril del año 2007, en un debate
sostenido en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se estableció
que el cambio climático debe ser considerado como un asunto de seguridad,
lo cual coincide con la conclusión a la que llegó, en ese mismo año, un
grupo de generales y almirantes retirados estadounidenses, al considerar
que el cambio climático puede actuar como un multiplicador de la amenaza
de inestabilidad en algunas de las regiones más volátiles del mundo.

Algunos investigadores consideran que el cambio climático traerá
importantes cambios en la disponibilidad de agua, en la capacidad
productiva de los suelos y en los patrones de asentamientos humanos, y han
advertido sobre los riesgos crecientes de conflictos violentos en aquellas
áreas donde escaseen el agua y las tierras cultivables. También han
aclarado que el cambio climático está minando la capacidad de los Estados
para asegurar las oportunidades y suministrar los servicios que ayuden a
la población a sobrevivir, lo que se traducirá en un aumento en el riesgo
de conflicto. Es decir, ver los fenómenos del cambio climático a través
del cristal de la seguridad nacional, puede hacer más comprensible el
conjunto de medidas que un gobierno debe tomar tanto en el plano interno
como en el externo.

* alportillo@ula.ve


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1740 veces.



Alfredo Portillo *


Visite el perfil de Alfredo Portillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología