Un Grano de Maíz

Los médicos mercachifles

En días pasados aparecieron en la escena unos médicos mercachifles, son los encargados de la difícil tarea de desprestigiar la política de salud de la Revolución Cubana y Venezolana.
Defienden a la medicina elitesca, atacan a los ocho mil estudiantes del último año de medicina comunitaria que se fueron a los barrios a llevar atención, salud, amor.

El primero que firma el ataque es Blas Bruni Celli, recordado por ser impulsor del inefable Piñerúa, lo secunda Ángel Orihuela ministro de salud de la cuarta, sólo con esto es suficiente para quitarle validez a ese pronunciamiento. Sin embargo, vale la pena comentar algo sobre la agresión.

La intención de estos médicos mercachifles es atacar a Cuba, a su ejemplo, su sistema social que se preocupa por las grandes mayorías, y acaba con los privilegios de los oligarcas.

Salen estos quincalleros de la salud en defensa de un sistema que hace de la medicina un comercio vil, condenando al grueso de la población a padecer sin posibilidad de atención médica. La medicina privada es un verdadero atraco a mano enguantada.

Los seguros de salud no cubren la voracidad de la medicina mercenaria, fueron diseñados para la ganancia no para favorecer a los enfermos.

Intentan desprestigiar a la medicina cubana, la atacan por ser muestra de una nueva manera de atención, que restituye la condición humana del enfermo, no lo considera mercancía. Ese sólo cambio, la atención amorosa, es una ventaja sustancial frente al trato que dispensa la medicina mercenaria.

Atacan por mampuesto la política de salud de la Revolución, saben que es una demostración de la voluntad de redimir al pueblo. Los módulos de Barrio Adentro son símbolo del amor de la Revolución por los humildes, con ellos fueron los médicos adonde nunca llegaron los médicos capitalistas, claro allí no había ganancias.

Pero además, Barrio Adentro con su ejemplo trajo esta nueva generación de médicos comunitarios, éstos ocho mil pioneros que hoy fundan la nueva medicina que los Bruni y los Orihuela atacan con el odio de los oligarcas.

Los mercantilistas ocultan que la cubana es una medicina de primer orden, porque da atención a la sociedad y porque tiene un altísimo nivel técnico, comprobado y reconocido mundialmente.

Las declaraciones de Orihuela, cómplice del desastre de aquella desatención que todos padecimos, son claras, después de hablar muchas sandeces, no resiste y suelta esta perla: “el día que un ministro de sanidad bote a los cubanos del país comenzaremos a mejorar”.

Insensibilidad e ingratitud que limita con el odio nazista, este exministro de la cuarta no se queda allí, de manera irresponsable, sin ningún basamento dispara este veneno:

…“va a aumentar la morbilidad en los hospitales … Aquí va a aumentar la cantidad de muertos en los hospitales por atención incorrecta...”

Defienden sus intereses con todas sus mañas, levantan miedo, quieren, además de todo, erigirse dueños del conocimiento médico, actúan como los antiguos sacerdotes que se creían propietarios de la vida terrenal y celestial.

¡Con Chávez todo, sin Chávez nada!


comunicateconenergia@gmail.com








Esta nota ha sido leída aproximadamente 2391 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: