Auditórium

Venezuela un país de: ¿Borregos, flojos y pedigüeños?

"Y cuando muera, mis amigos quizá escriban sobre mi tumba: ‘Aquí yace un soñador’, y mis enemigos: ‘Aquí yace un loco’, pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta inscripción: ‘Aquí yace un cobarde y un traidor a sus ideas".

Ricardo Flores Magón.

Venezuela el otrora rico país petrolero es uno de los ejemplos más elocuentes de cómo un gobierno haya acabado en pocos años con la prosperidad, la cohesión, los valores, y el futuro de la nación, cuando su juventud huyó del país, ante la posibilidad de eliminación de la empresa privada como lo hizo Fidel en Cuba después del 20 M: www.aporrea.org/internacionales/a87618.html

Pero el problema socio económico de Venezuela no se limita el de haber elegido a un gobierno sin calidad, sino que ha llegado a deteriorarse tanto que ya solo produce políticos, desastrosos, y dañinos.

Venezuela no necesita elegir bien, sino cambiar un modelo fracasado del socialismo real en el siglo XX, que la conduce inexorablemente hasta la tumba.

En las actuales circunstancias presentes que causa la hiperinflación, cualquier voto a cualquier candidato puede resultar decepcionante, como lo están demostrando los partos que se fraguan después de las elecciones del 20 de mayo, colocar parches y apuntalar un gobierno herido de muerte porque no es democrático ni justo ni decente.

El sistema político instaurado con la ANC del 2017, además de pésimo, genera injusticia, desigualdad, opresión, mentira, disgregación, marginación del ciudadano que ha sido expulsado de la política protagónica y participativa, y un exterminio continuado de los grandes valores que sostenían la convivencia, y el progreso del pueblo venezolano.

Han convertido al país en un ghetto sin ciudadanos vigilantes, y exigentes, contestatarios, y sin leyes capaces de atemorizar a los malandros con poder, el actual sistema político ha convertido a Venezuela en una gran cloaca donde la corrupción campea a sus anchas, acompañada del abuso de poder, y de casi todos los vicios que destruyen la democracia, desde la falta de contrapesos al poder ,donde reina la impunidad de los poderosos, la desigualdad ante la ley, el uso delictivo del dinero, la compra de votos, y de voluntades, el despilfarro, el endeudamiento excesivo, la estafa, y la mentira institucionalizadas, la corrupción militarizada, y el crecimiento desordenado de un Estado parasitario monstruoso e incosteable, construido para colocar a cargo del erario público a familiares y amigos.

El alto costo de la vida, la especulación, el hambre son los resultados del mal gobierno endémico, y del abuso permanente del poder, que ha desprestigio a la política, y a los políticos, el descrédito de los partidos políticos, el rechazo al modelo cubano, la desconfianza en la democracia, la ruptura de la cohesión nacional, la entronización de la injusticia, y del abuso, y el hundimiento de los valores básicos ciudadanos, elementos imprescindibles para que la nación salga adelante.

La apatía y la diáspora han deteriorado la política, que ha alcanzado un nivel tan alto que muchos venezolanos ya contemplan con admiración los logros y rasgos alcanzados en la IV República, frente a un gobierno autoritario, sanguinario, y pobre en libertades y derechos.

Como consecuencia de esta mega inflación, Venezuela se ha llenado de desempleados, de nuevos pobres, y de gente triste, y sin esperanza, víctima de los abusos y arbitrariedades de un gobierno que gobierna para los poderosos comerciantes chinos y sirios, marginando a los débiles, que expulsa al ciudadano de los procesos de toma de decisiones con esta ANC, donde se tolera, y hasta patrocina, desde la cúspide del Estado, estafas, saqueos, robos, abusos, y todo tipo de impunidades corruptas, y vergonzantes como el caso reciente de los empleados del IVSS, atacados por colectivos paramilitares.

El pueblo que sigue tolerando toda esta inmensa lluvia ignominiosa de suciedades, y desvergüenzas institucionalizadas, hace recordar aquella sentencia de Winston Churchill: "de que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, donde el pueblo es borrego, miserable, cobarde y depravado".

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2296 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edgar Perdomo Arzola

Edgar Perdomo Arzola

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /venezuelaexterior/a262850.htmlCd0NV CAC = Y co = US