El aumento que nunca llegó

Los pensionados: un decreto para morir de hambre

Este funesto 1° de Mayo de 2023 será recordado para siempre. Nicolás Maduro y sus adláteres lo llaman el "presidente obrerista" aplicó la REGRESIVIDAD LABORAL que está prohibida por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en sus artículos 19 y 89. Al inicio voy usar algunos párrafos de artículos escritos por el Dr. Gabriel Moreno, abogado especialista laboral.

La pregunta es ¿En Venezuela tiene el presidente de la república o la Asamblea Nacional facultades para eliminar derechos y Beneficios de rango laboral?

¡NO!

Vigente la CRBV, "Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la INTANGIBILIDAD Y PROGRESIVIDAD de derechos y beneficios laborales" dice con contundencia el artículo 89 de esa norma suprema que es según su propia afirmación, el fundamento del ordenamiento jurídico del país para la propia CRBV, la norma del artículo 89 es bien categórico y nítido, al proclamar que los hacedores de leyes, por cualquier causa alteren esos principios sus criaturas serán nulas por violentar normas y principios constitucionales. En materia laboral, la Constitución Nacional, es especialmente protectora, en materia de proteccionismo, ese texto es único en el mundo.

Avanzamos con los hechos. Si seguimos resignados y en actitud pasiva nos van a matar de hambre a nosotros y nuestras familias. El día 1° de mayo Día Internacional del Trabajador, el régimen de Maduro dio señales que la intención de exterminar a la tercera edad, además se le hace fácil en un país que no existe el Estado de Derecho y no hay separación, ni autonomía ni independencia de los Poderes públicos, porque todos los que ostentan esos cargos son militantes del PSUV y donde el mismo Estado en un antro de corrupción, donde todos los jerarcas del régimen y del partido oficialista se creen con derechos a saquear el erario público, es un Estado delincuencial. Caos de PDVSA, empresas básicas de Guayana y las instituciones y empresas del Estado todas en situación de destrucción y saqueo.

Es inconcebible y no existe sensibilidad social y humana en ninguno de los jerarcas del régimen. Después de más de 400 días de no recibir aumento salarial con una devaluación continua del signo monetario y la hiperinflación, se mantenga el salario mínimo en 130 bolívares diario, lo que significa una política criminal con la finalidad de eliminar definitivamente el salario y que los trabajadores y trabajadoras venezolanos se conviertan en esclavos, que se trabaje solo para recibir el Bono de Alimentación y un Bono de Guerra Económica, la única guerra declarada es la del régimen contra la clase obrera y los pensionados; porque los trabajadores y pensionados no creemos en la pregonada sanciones y bloqueos. Porque en dos años se robaron o desfalcaron a PDVSA 30 mil millones de $US, toda la venta de la producción de los años 2021 y 2022 se vendieron a tanqueros piratas y ahora no aparecen ni en los libros contables de la empresa petrolera. Y el segundo principal de este desfalco huyendo y escondido y protegido por el régimen.

Este primero de mayo de 2023 será recordado como el día de la vergüenza y la estafa del siglo, el día de la Infamia, porque estás bonificaciones fueron rechazadas por los militantes que llevaron como borregos y focas de varias regiones del país al acto para que aplaudieran a Maduro y sus medidas, pero fue tanto el descaro y el cinismo, cuando el presidente dijo que el Salario no tenía incremento y seguiría en 130 bolívares y que aumentaba el Bono de Alimentación a 40 $US y bajaba el Bono de Guerra Económica a 20 $US, cuando Maduro solicitó el apoyo y aprobación parte de los asistentes al acto le respondieron con un Rotundo ¡NO! y él enseguida dijo "aprobado por la Clase Obrera" tremenda manipulación y engaños en cadena nacional de Maduro.

Pero lo más indigno, despreciable y rastrero fue el papel de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) que fue la que hizo la propuesta de no aumentar el salario mínimo. Sólo aumentos de bonos. Esta propuesta la realizó el presidente de la Central Wills Rangel, jefe de los sindicaleros, Esquiroles y negociantes que una vez más venden las reivindicaciones de los trabajadores venezolanos. ¡Traidores!

El gobierno de Maduro, la CBST y Fedecámaras negociaron la congelación y eliminación del Salario mínimo al mantenerlo en 130 bolívares, equivalente a 5.14 $US y en poco tiempo con el avance de la devaluación de la moneda y la hiperinflación producto de las malas políticas económicas, se pierde el poder adquisitivo del venezolano y el salario llegará a "CERO" y continúan con la bonificación del salario y así los trabajadores pierden su antigüedad, vacaciones, utilidades o aguinaldos y otros pasivos laborales.

Este 1° de mayo, "Día Internacional del Trabajador" el gobierno antiobrero y hambreador cristalizó el golpe más duro contra todos los trabajadores y pensionados cuando anunció el Bono de Alimentación, mal llamado Cestaticket, bonos anclados a la paridad cambiaria del Banco Central de Venezuela (BCV) a 40 $US y el Bono de Guerra Económica a 20 $US y mantienen el salario mínimo en 130 bolívares, equivalente a 5.14 $US al mes. Este salario no se mueve desde el 3 de marzo de 2022. Esto significa la eliminación del salario en Venezuela, nos convierten en esclavos, el bono de alimentación ni el bono de guerra económica entran en los cálculos para vacaciones, aguinaldos o utilidades y prestaciones sociales. Nos eliminaron estos beneficios legales y contractuales.

Se hace necesario a partir de este momento declarar al movimiento de trabajadores en emergencia y rechazar los traidores de la CBST. Todos los trabajadores deben radicalizar las luchas reivindicativas económicas y sociales. La unidad es vital con todos los sectores. Docentes, profesores, empleados y obreros de las universidades nacionales, sector Salud, trabajadores todos de la administración pública. Los trabajadores de las empresas básicas de Guayana, PdVSA, CANTV, CORPOELEC, conjuntamente con PENSIONADOS y Jubilados . La lucha tiene que ser hasta lograr que nos devuelvan todos nuestros derechos y beneficios económicos y sociales conculcados por el Memorando 2792 y el Instructivo ONAPRE.

Con el régimen de Maduro hemos perdido los beneficios históricos de la clase obrera, nos queda la dignidad y el espíritu de lucha. Este es un régimen enemigo de la clase obrera. Estos degenerados y corruptos viven como reyes en palacios con recursos robados al erario público. Ellos, sus hijos estudian en el exterior en los mejores colegios y universidades, sus enfermedades se las atienden en las mejores clínicas de Caracas. Tienen recursos, porque es un constante saqueos a los dineros públicos, ellos como buenos fascistas, siempre están responsabilizando a terceros de sus fallas y carencias. Deben pagar lo robado al país. Son billones de dólares saqueados de PDVSA en más de 23 años en el poder. En los últimos dos años el DESFALCO de 30 mil millones de $US y no han robado más, porque PDVSA está destruida y su producción es baja y ronda los 700 mil barriles diarios de crudo.

El gobierno tiene un plan de exterminio y se burla de los trabajadores y pensionados. No lo pueden negar con salario de 130 Bs (5.14 $US), una bonificación de 40 y 30 dólares, en total 75 dólares para los trabajadores activos. Esto no alcanza para la alimentación, ni comprar calzados y ropas ni para recreación de los trabajadores y su familia. Según CENDAS-FVM informa que la canasta alimentaria familiar en el mes de marzo de 2023 se ubicó en US$ 510,88, el equivalente a Bs. 12.715,72 más adelante el director del centro (Cendas-FVM), dijo el poder adquisitivo del salario mínimo se reduce 1%, apenas alcanza para comprar un litro de aceite. Una familia necesita 98 Salarios mínimos para adquirir los 60 productos que componen esta canasta alimentaria. A todo esto hay que adicionar la crisis hospitalaria, los centros de salud están colapsado sin insumos, sin equipos, carentes de medicamentos, fallas en laboratorios sin reactivos, pabellones inoperantes sin planta eléctrica ni agua y los médicos que denuncian las precarias situación de la salud los ponen presos. Entonces no sé puede negar la situación de Holocausto que vivimos trabajadores, jubilados y pensionados venezolanos.

Por último, en Venezuela debe cambiar la mentalidad de los dirigentes sindicales y los patrones, ellos creen que los ajustes de salarios o un bono para jubilados generan pasivos laborales, por este motivo no vemos ninguna cláusula reivindicativa en los contratos colectivos. Los dirigentes sindicales piensan que nunca llegarán a 55 años y 60 años de edad. El presidente de la república y los ministros para los pensionados y jubilados no hay Bono alimentario ni Cestaticket, los pensionados y jubilados no comen ni se alimentan ellos y sus familiares. Ahí está el egoísmo, la mezquindad y la falta de sensibilidad humana y social. Se deben Revisar su Conciencia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2457 veces.



Juan Linares Ruiz

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: