...y saldrán 13 millones de la pobreza extrema

El 1ero de mayo ocurrió una involución salarial, aumento de los ingresos vitales, la indexación

¡Hay que llamar las cosas como son!

Yo les voy a pasar un datico estadístico a los asesores, sindicatos y ministros bolivarianos, para que no lo pierdan todo en su débil defensa de los ajustes salariales del pasado 1ero de mayo.

Si bien es cierto, que el salario mínimo al ser aprobado nuevamente en 130 bolívares, lo ubicó en 5,5 dólares al tipo de cambio actual. Si el bolívar se sigue devaluando va a tender a cero. Lo que hubo fue una INVOLUCIÓN DEL SALARIO MÍNIMO, porque los trabajadores realmente pasaron de un salario mínimo de 30 dólares que ganaban hace más de un año, a ganar 5,5 dólares.

Pero al mismo tiempo, hubo un incremento en los ingresos mínimos que llaman "vitales", por medio de los bonos de cesta tickets y el bono de guerra económica, que no satisface ni dejó feliz a muchos trabajadores, militares, pensionados y jubilados.

Por eso digo, que hubo una INVOLUCIÓN SALARIAL, pero aumentaron los ingresos de subsistencia. ¡Parece contradictorio, pero no lo es!

Sin ningún tipo de mezquindad en el análisis de los datos estadísticos, lo que hay que reconocerle al Gobierno de Nicolás Maduro, que ninguno de sus líderes sindicales ni diputados de la Comisión de Finanzas lo ha dicho hasta ahora, es que quedará escrito para la historia económica contemporánea, que gracias a la INDEXACIÓN de esos dos BONOS LABORALES que suman 70 dólares mensuales, le está garantizando a alrededor de 13 millones de venezolanos pertenecientes a la fuerza laboral activa, salir por encima del umbral de la pobreza y mantenerse en el tiempo fuera de él gracias a la indexación.

Según la ONU, el umbral o línea de la pobreza, se ubica en 64,5 dólares mensuales, es decir en 2,15 dólares diarios. Cualquier persona que esté por encima de ese monto diario se puede decir científicamente, que salió de la miseria extrema que hemos estado sumido en los últimos 5 años gracias al dólar paralelo.

En ese sentido, podemos decir sin apasionamiento, que Venezuela ante los ojos del mundo, lograría resolver un problema social importante a pesar del bloqueo, sanciones y la corrupción: logró sacar a mucha gente de seguir viviendo con ingresos laborales mensuales por debajo del umbral de la pobreza, reduciendo en cierta forma el nivel de malestar que sufre gran parte de la población por no disponer los recursos mínimos suficientes para satisfacer al menos algunas necesidades básicas de sobrevivencia.

Y eso se deberá a la indexación como herramienta para proteger el poder adquisitivo de la gente por las continúas devaluaciones cambiarias y la inflación que genera, que son reconocidas como fallas estructurales de nuestra economía.

La indexación salarial era la forma de evitar que la población viviera entrando y saliendo de la pobreza extrema cada cierto tiempo. Un grupo de economistas venezolanos, veníamos insistiendo en su aplicación desde hace 8 años atrás para acabar con los efectos de empobrecimiento colectivo que ha generado el dólar paralelo y la inflación que inducía. Una propuesta que le ocasionó a sus proponentes ataques políticos por líderes del partido de Gobierno, persecución política, ostracismo, difamación e injurias, vetos y censuras mediáticas.

Pasada la página, ahora le toca al Gobierno de Nicolás Maduro, seguir haciendo alquimia financiera para aumentar el salario mínimo de Ley indexado, para que la gente recupere los beneficios laborales que Hugo Chávez dejó como legado histórico de su gobierno. Eso debe hacerlo indistintamente del bloqueo, las sanciones imperiales y la corrupción. ¡Antes que sea demasiado tarde!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2451 veces.



Andrés Giussepe

Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela. Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela.

 agiussepe@gmail.com

Visite el perfil de Andrés Giussepe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: