La nueva vanguardia del salario mínimo: Fedecamaras y Fedeindustria

El no retorno pregonado por Chávez hoy regresa a su punto de partida. Lo que la oposición del puntofijismo y la oposición extremista no lograron con la ya decadente transición anunciada, los restauradores de la "nueva época" lo frenaron y cambiaron el rumbo. Lo que en un inicio arrancó con ideas socialistas y de transformación, hoy retrocedió hacia el estado político y social que ya existía. En otros términos estamos observando una transición hacia la restauración de todo lo anterior.

El proceso social y político iniciado a partir de 1999 con la nueva Constitución estableció un nuevo contrato social, Rousseau, en la sociedad venezolana y a partir de ese momento las transformaciones del estado se hicieron presentes.

Se calificó el nuevo proceso político como el tránsito de la cuarta hacia la quinta república y se declaró en el 2005 el tránsito hacia la construcción de una sociedad superior. La tesis doctrinaria que marcó ese nuevo rumbo se establecido en el artículo 2° de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela-CRBV, que claramente expresa:

"VENEZUELA SE CONSTITUYE EN UN ESTADO DEMOCRÁTICO Y SOCIAL DE DERECHO Y DE JUSTICIA, QUE PROPUGNA COMO VALORES SUPERIORES DE UN ORDENAMIENTO JURÍDICO Y DE SU ACTUACIÓN, LA VIDA, LA LIBERTAD, LA JUSTICIA, LA IGUALDAD, LA SOLIDARIDAD, LA RESPONSABILIDAD SOCIAL Y, EN GENERAL, LA PREEMINENCIA DE LOS DERECHOS HUMANOS, LA ÉTICA Y EL PLURALISMO POLÍTICO."

Al mismo tiempo, la normativa citada transversaliza todo el contenido de la CBRV y la pone en movimiento en su ulterior desarrollo, aunque al diputado Jesús Farías no le agrade la interpretación literal, para otorgar en su artículo 91°, como derecho a todos los trabajadores venezolanos "UN SALARIO SUFICIENTE QUE LE PERMITA VIVIR CON DIGNIDAD Y CUBRIR PARA SÍ Y SU FAMILIA LAS NECESIDADES BÁSICAS MATERIALES, SOCIALES E INTELECTUALES." Garantizando como obligación del Estado un "SALARIO MÍNIMO VITAL" que se ajustará cada año de acuerdo a la fluctuación del "COSTO DE LA CANASTA BÁSICA."

En contraposición, el Estado venezolano ha perdido la iniciática como resultado de una política económica errada y su papel fundamental como instrumento principal en materia de políticas públicas para favorecer a los trabajadores (y ante la debilidad del mismo) tal competencia la ha asumido, con el visto bueno de quienes gobiernan, FEDECÁMARAS Y FEDEINDUSTRIA.

De hecho, a pesar de las nutridas movilizaciones de los trabajadores públicos que se han hecho sentir en todo el territorio nacional, teniendo como portaestandarte a los maestros, ocultar esa realidad sería una desfachatez, un descaro. Mientras el gobierno hace silencio sobre la materia salarial, FEDECÁMARAS y FEDEINDUSTRIA como organizaciones defensoras del capital han tomado la iniciativa y aparecen hoy como actores y protagonistas en un gobierno "obrerista", y camuflados de nuevos defensores del salario.

En conclusión, los que ayer se oponían a los aumentos salariales durante todo el periodo de la cuarta república y en el gobierno de Chávez, FEDECÁMARAS y FEDEINDUSTRIA, hoy se han convertido en la nueva vanguardia del aumento salarial con el objetivo claro de bonificar el salario y eliminar las prestaciones sociales, y los que luchaban al lado de los trabajadores por el aumento del salario, hoy como representantes del gobierno se han convertido en los patronos de ayer y ven con buenos ojos la iniciativa empresarial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2087 veces.



Carlos Mezones


Visite el perfil de Carlos Mezones para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Mezones

Carlos Mezones

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Economía