Sobre la Reforma Constitucional

No debe quedarnos la menor duda a quienes pretendemos contribuir a la construcción de una nueva sociedad, la oportunidad que implica en el ámbito legal la reforma constitucional propuesta por el presidente Chávez. En tal sentido cuando nos proponemos construir una sociedad antiimperialista, lo primero que viene a nuestra mente es el camino ineludible de la LIBERTAD, LA AUTONOMÍA, en la búsqueda de ejercer la SOBERANÍA; este camino lo estamos recorriendo con orgullo en el aspecto político, incidiendo el mismo en el aspecto económico y mayormente en el social y muy poco en el ámbito tecnológico, caracterizándonos todavía por ser operadores y mantenedores de tecnologías de otros, fundamentalmente del imperio.

La propuesta de reforma de la constitución debemos ubicarla en el contexto histórico venezolano y aprovecharla para que quede plasmada la sociedad que queremos y que creemos posible además de necesaria, razón por la cual centraré la discusión en la articulación o intercepción del sistema educativo, el sistema de la técnica, la tecnología y la ciencia con el sistema productivo para opinar sobre la independencia tecnológica. Si recorremos desde la época de la esclavitud, hasta nuestros gloriosos días de revolución, hemos transitado desde nuestra pelea para que nos reconocieran como seres humanos, la masificación de la educación, nuestra victoria al analfabetismo, ser excelentes mantenedores y operadores de equipos y plantas ajenas y productores de materia prima que se va al exterior, como expresión final de la organización y división social e internacional del trabajo (40 años produciendo aluminio, 45 años hierro, 100 años petróleo, 48 electricidad sin contar al grandioso de Mérida Luís Zambrano y sin comentar sobre nuestra experiencia en la agricultura y la pesca) y hoy, dentro del proceso histórico nos corresponde como generación, transitar la era de la construcción de nuestras propias máquinas, equipos y herramientas; para ello debemos organizar a la sociedad para tal fin. Afirmo: no será posible ser una sociedad antiimperialista si no dejemos de ser solo mantenedores y operadores de máquinas ajenas por lo tanto dependientes, si continuamos con la relación existente entre la educación, el mundo de la ciencia y la tecnología y la industria, además de no entender que la tecnología nadie no las va a regalar o a transferir ya que es poder y el que tiene tecnología nos ayudará para que usemos la suya, y así, corremos el riesgo de seguir el ciclo de mantenedores y operadores. Entonces, ¿como avanzar hacia la independencia tecnológica con la ayuda de nuestros amigos que nos prestan tecnología para liberarnos del imperio?

Para romper este ciclo debemos hacer consciente de ello a toda la sociedad y debemos aprovechar y resaltar todo nuestro aprendizaje histórico. De allí que el articulo 87 de la propuesta de reforma puede ser el vehiculo que utilicemos para trasladar la discusión y aprobar la propuesta de que el Estado garantizará que todo centro de trabajo se convierta en un centro de profesionalización de los trabajadores para el dominio y desarrollo técnico, tecnológico y científico de los procesos y plantas de dicho centro, llámense estos, pdvsa, alcasa, sidor, hospital, agricultura, pesca, hogar, aviación, marina y los demás centros de trabajos. Este concepto es el planteado en nuestra universidad (UBTJR) el cual proponemos que se extienda a la sociedad con rango constitucional ya que en dicha propuesta articulamos el ámbito técnico productivo, el socio político, la gestión de la empresa y la reflexión permanente de los principios y valores socialistas en contraste con los del capitalismo.

La propuesta que surge de la UBTJR de profesionalizar a los trabajadores es el camino más expedito y más rápido para lograr y consolidar la revolución ya que incide directamente sobre la clase trabajadora quienes tenemos que asumir nuestra responsabilidad histórica de salvar la humanidad.

Esta afirmación debemos justificarla para aclarar dos confusiones normales que se les presentan a los que no conocen o no quieren ver el desarrollo de la UBTJR: primero que la profesionalización que estamos proponiendo rompe definitivamente la estúpida e ineficiente división cultural entre el hacer y el saber que contienen actualmente la estructura funcional de las empresas y los títulos universitarios y segundo que no conduce a convertir en una elite privilegiada a los trabajadores de las empresas donde se esta desarrollando la propuesta. También es necesario resaltar que nuestra propuesta surge de los elementos vivenciales como clase y validados no solo por el echo de funcionamiento de los medios de producción sino con hechos recientes con la victoria de los trabajadores en el paro petrolero que quiso imponernos el imperio; no es una propuesta discursiva como los que usan el discurso de los grandes defensores de la clase (Marx, Engel, Lenin, Troski, Rosa Luxemburgo entre muchos otros) pero muchas veces sin ni siquiera entenderlos realmente.

FUNDAMENTACIÓN TEORICA Y METODOLÓGICA DE LA PROPUESTA

En primer lugar es necesario el conocimiento de los elementos de la realidad a transformar o problema que se va a resolver; tiene implícito el ámbito de acción y de allí la necesidad de conocer que es la clase trabajadora, cual es su existencia o cotidianidad dentro de la industria, como incide el modelo educativo actual dentro de una industria, cual es la incidencia real del mundo elitesco de la ciencia y la tecnología en la autonomía tecnológica del país y finalmente que entendemos por autonomía tecnológica.

En segundo lugar es necesario tener la más absoluta claridad de la realidad o solución deseada, ya que acá se tiene implícito que tipo de transformación se quiere o alcance deseado; queremos una reforma de la sociedad o una revolución, queremos seguir siendo operadores y mantenedores de equipos de otros? O construir los nuestros.

En tercer lugar saber como se transforman los elementos de la realidad, sean estos individuales, colectivos o sociales.

Veamos con ejemplos vividos nuestra realidad como clase y la relación con el mundo académico y científico: Conversando con profesores universitarios sobre la necesidad de la articulación entre la educación y el trabajo, uno de ellos quien es reconocido por los estudiantes como buen profesor, nos comentaba que él a pesar de dar la materia de termodinámica y otra de refrigeración y aire acondicionado, el no sabía como reparar la nevera de su casa y que uno de los señores que le reparaban los equipos de refrigeración, el de mayor experiencia, no tenía los conocimientos científicos e incluso que asociaba los grados Fahrenheit(ºF) y los grados centígrados (ºC) con frío y caliente.

Ante esta realidad surge la pregunta ¿Quién de los dos nos hará autónomos tecnológicamente?, entendiendo la autonomía tecnológica la capacidad de hacer nuestras propias máquinas. Es aquí donde interviene la clase trabajadora que se expresa en su esencia en el mundo de la fábrica, en el mundo industrial, en el sistema de producción. Dentro de la industria, producto de los cien años interviniendo los taladros para la extracción del petróleo o los cuarenta produciendo aluminio, se ha dado la unión. La articulación, la intercepción del conocimiento del profesor universitario con el señor que le repara la nevera, superando a ambos ya que dentro de la universidad siempre se da un conocimiento científico que regularmente va detrás de la tecnología que manejamos en la fábrica, pero también por la simple razón de quien nos vende la tecnología nos da un manual de cómo mantener y como operar el equipo pero nadie te da el manual de como hacer el equipo y la universidad no puede hacerlo porque ni siquiera conoce los equipos. La experiencia durante años de mantener, operar, desarmar, medir las variables que intervienen, nos permite dentro de la fábrica un dominio y el conocimiento necesario para hacer la nevera y el aire acondicionado, solo que no está sistematizado, no es reconocido ni por la sociedad, ni por el mundo académico y científico pero lo peor es que nosotros como clase NO TENEMOS CONCIENCIA de que es en nosotros como CLASE TRABAJADORA donde se concentra el hacer y el saber , el conocimiento transformador de la naturaleza, expresada ésta en petróleo, aluminio, tierra, agua, aire, hierro entre otras expresiones, ya que solo el trabajo es el responsable de la transformación de los elementos de la realidad estén estos en forma de materia, o energía o se encuentren de manera individual , colectiva o socialmente. Bolívar decía, trabajo y más trabajo…, diferenciando el trabajo del esfuerzo ya que solo el trabajo garantiza la transformación. Estas afirmaciones no nos podría llevar a una pelea entre los trabajadores de las fábricas y el mundo académico y científico, todo lo contrario, el conocimiento de los elementos de nuestra realidad, como se expresan y entendernos como parte de ellos es lo que nos puede permitir entender la necesidad de la unidad indispensable entre la técnica, la tecnología y la ciencia como un todo y como el conocimiento que nos permite hacer la nevera y el aire acondicionado referido en el ejemplo anterior. Es hora de preguntarnos ¿porque esa unión no se da si todos aparentemente estamos de acuerdo? La respuesta la observamos en el manejo de los elementos de la realidad; culturalmente ¿Cómo ve el trabajador que repara la nevera al profesor universitario y como ve este al obrero?, ¿cómo ve el administrativo al obrero del área industrial, cómo ven los obreros a los ingenieros, como ven los obreros de nomina de las industrias básica y de pdvsa a los trabajadores de las contratas o de las cooperativas que prestan servicios a las plantas, cómo nos vemos entre nosotros como trabajadores?. Evidentemente por todas partes, dentro y fuera de la fábrica se reproduce la manera como se dan las relaciones de producción dentro de la fábrica. Es el HACER COTIDIANO (la existencia) dentro de la sociedad culturalmente estructurada en jerarquías, leyes y normas de competencia para alcanzar los escalones dentro de la fábrica o en la sociedad y el reconocimiento social materializado en dinero, respeto y fama lo que finalmente impide que cualquier obrero, técnico, ingeniero, académico o intelectual se vea como un objeto de producción y/o reproducción de una sociedad de operadores y mantenedores de equipos o tecnologías ajenas y menos nos damos cuenta si por hacer eso la sociedad nos reconoce, nos paga bien y estamos cómodos, a pesar de que la gran mayoría este en situación de pobreza.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y ahora con la reforma contiene todos los elementos necesarios para transformar todos esos elementos de la realidad mencionados, solo que están desestructurados, veamos, se están creando 58 nuevas universidades, están fortalecidas las misiones, se firman convenios para transformar la materia prima, se fortalece la petroquímica como ejemplo de salir del escenario de productores de materia primas, se fortalece el ministerio de ciencia y tecnología y la misión ciencia, pero no existe una instancia o política articuladora de la educación , la ciencia, la tecnología, la técnica y la industria que obligue a toda la institucionalidad a andar en lo mismo: solucionando problemas de dejar de ser un país de operadores y mantenedores de tecnología ajena, problemas para poder ejercer la soberanía alimentaria, problemas para tener un pueblo sano y acá reivindicamos el programa de salud que se lleva con los hermanos cubanos porque acá se da la articulación entre la educación y la realidad es decir el estudiante esta aprendiendo haciendo, teoría y práctica aplicada a la solución de problemas. Es por esa razón que la propuesta de transformar cada centro de trabajo en un centro de profesionalización de los trabajadores para dominar y desarrollar la tecnología vinculada al centro de producción es una propuesta ordenadora de la sociedad para que la educación, sus pensum de estudios, la administración de la ciencia y la tecnología tengamos constitucionalmente un mandato, rector de una nueva sociedad donde el actual lubricador que tiene unas tareas en el tabulador de cargo y que aspira a otras tareas de mecánico I, II y III para que le aumenten el sueldo de acuerdo a la jerarquía en el tabulador, se convierta en un trabajador que maneje la técnica, la tecnología y la ciencia vinculada a los procesos y plantas donde labora pero con una conciencia de clase y de sociedad para lograr que el conocimiento acumulado en el desarrollo de la sociedad se ponga de manera conciente al servicio de la humanidad; desde la UBTJR tenemos ese empeño y por eso nuestra propuesta.

Finalmente pretendemos una reflexión a muchos intelectuales, académicos e ingenieros incluso, que verán la propuesta como una utopía o como un abrupto de pretensión de que todos sean profesionales, pues les recuerdo que dentro de nuestras fábricas hay conocimiento acumulado para dejar de ser solo somos mantenedores y operadores de equipos ajenos, pero aun más, recuerden lo que pensaban los dueños de esclavos cuando uno de ellos pretendía la osadía de querer leer y escribir, o entiendan que su misma actitud es la de EEUU o Europa cundo un país decide ser autónomo (ver caso Irán) o recordar que Aristóteles hablaba de tres tipos de herramientas las mecánicas, las que mugen (los animales) y las parlantes(los esclavos), pero finalmente recuerden que en la división social e internacional del trabajo hemos sido simples objetos de producción. Una sola pregunta para los investigadores elitescos, académicos y profesionales que creen hasta ahora que se las saben todas, ¿usted sabe hacer un simple clavo para que lo use nuestro pueblo?, cuando nos referimos a que lo use nuestro pueblo implica que debe hacerse en producción masiva, por lo tanto debe hacerse con una máquina, entonces ¿sabe usted hacer la máquina para hacer un simple clavo? Les invitamos a ser coherentes con lo que todos sabemos pero que nuestra existencia no nos permite que lo entendamos y mucho menos lo pongamos en la práctica, LA UNIDAD con la CLASE TRABAJADORA ( la unidad del saber y el hacer la técnica, tecnología y la ciencia) es el camino para la nueva era de una sociedad AUTONOMA y ANTIIMPERIALISTA.

¡VIVA LA REFORMA!

¡VIVA LA CLASE TRABAJADORA!

¡COMPLEMENTEMOS EL ART. 87!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6713 veces.



Elio Sayago / Universidad Bolivariana de los Trabajadores (UBT)


Visite el perfil de Elio Sayago para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Reforma Constitucional

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Reforma Constitucional


Otros artículos sobre el tema PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre PSUV - Partido Socialista Unido de Venezuela


Otros artículos sobre el tema Cogestión y Empresas Tomadas

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Cogestión y Empresas Tomadas


Otros artículos sobre el tema Documental El Petróleo y Otros Cuentos

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Documental El Petróleo y Otros Cuentos


Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a42024.htmlCd0NV CAC = Y co = US