Frustración universitaria: Ciego, y con dolor de oídos, el gobierno desprecia la inteligencia

Con el ruido acostumbrado, el gobierno anunció el esperado aumento de sueldos al sector universitario. "Entre un 30 y 74 % de aumento para los universitarios" fueron los titulares de la noticia. Otro show mediático, pues el aumento no es sustancial como refiere el Presidente.

Esto no resuelve la situación de los trabajadores universitarios que han visto cómo las condiciones de vida se han deteriorado en los últimos dos años ante una inflación de 300%, unida al acaparamiento, la escasez y la especulación.

Presidente Maduro no se engañe. Si no puede oír por su otitis, por los menos abra los ojos. Le mienten descaradamente sobre la situación de los universitarios.

¿Por qué una política tan discriminatoria, excluyente y negadora de la carrera docente al establecer unos criterios del que menos gane mayor aumento? ¿Sabe cuánto sería el aumento para un profesor titular con dedicación exclusiva con maestría, doctorado, 4 trabajos de ascensos presentados y por lo menos 15 años de labores? 4500 bolívares para llevar el sueldo a 19.500 bs.

Presidente quisiéramos verlo a usted enfrentar los gastos del mes con ese salario, y sin posibilidades de acceder a las nuevas tecnologías y al conocimiento mundial. Sin poder ir a cursos, congresos, seminarios y otros eventos, ya que el salario medianamente alcanza para alimentos y los gastos de servicios.

¿Sabe cuánto cuesta una computadora, un libro, ir a un evento nacional o internacional o realizar un curso de actualización? Impensable para un docente invertir en eso.

¿De qué vale el esfuerzo por prepararse, investigar y producir conocimientos sino es compensado con una política incluyente que garantice mejores condiciones de vida más allá de un aumento salarial?

Ese es el espíritu de una Normativa Laboral, una propuesta integral para mejorar las condiciones de trabajo en todos sus aspectos.

Pero vemos que el gobierno cae en la trampa de los Sindicatos Patronales para dilatar los acuerdos que garanticen la firma del Contrato Colectivo. Los universitarios estamos sin salida, sin verdaderos representantes que defiendan nuestros intereses, ante una FTUV vendida al gobierno y una FAPUV apéndice de la oposición conspiradora.

El ministro Fernández no tiene ni idea de una política de transformación educativa, mucho menos de las condiciones laborales de los universitarios. Un Ministerio de Educación Universitaria que nunca ha tomado en cuenta a los miles de trabajadores revolucionarios que se cuentan entre sus filas. Por ello no existe ninguna política para las universidades públicas, pero sí unos criterios que no entendemos.

Primero, se mantiene a las autoridades universitarias en sus cargos desde hace ocho años y, segundo, no han ordenado nunca que realicen el reglamento que garantice un proceso electoral. Mientras las autoridades dilapidan presupuestos, pero aun así dicen que es insuficiente.

Un gobierno complaciente que pretende no ver la corrupción y los atropellos que se cometen en las universidades del país. Además, 16 años de gobierno y no se hizo una nueva Ley de Universidades que responda a la transformación universitaria requerida para los nuevos tiempos.

16 años después seguimos con planes curriculares desfasados y programas sin ningún sentido práctico, es decir, sin una relación con las políticas de producción de conocimiento socialistas.

Es claro que el Estado sigue moviéndose bajo la lógica capitalista al considerar la educación como algo de tercera, sin importancia para la marcha del país. Un error grave, pues allí debió sustentarse el proceso revolucionario.

Es en una educación liberadora que debe consolidarse la formación del hombre nuevo, con sensibilidad social. Para ello se necesita una transformación educativa estructural y no cambios de nombre y de forma.

No podemos culpar solo a los educadores de su alienación, pues es generada por la lógica del capitalismo que no hemos logrado superar. Cualquier cambio es poco si seguimos graduando docentes reproductores de conductas tan características del capitalismo como el egoísmo, el individualismo y el consumismo.

La idea no es excluir ni descalificar a los docentes, sino ir en búsqueda de la transformación educativa para construir a los educadores necesarios para la revolución. Pero el gobierno no ha ido en busca de ese nuevo educador.

Una Pregunta a nuestro Ministro, ¿por qué la UBV, la UNEFA y la UNES siguen reproduciendo los vicios del capitalismo? Se suponía que las universidades creadas en Revolución superarían los errores y resabios de las universidades autónomas y privadas.

Pero no es así. Se mantienen en la dinámica de conocimientos integradores del capitalismo con una educación neocolonial. Desde el Ministerio se incentiva y se contribuye a inculcar la ideología dominante de menosprecio a la educación. Por consiguiente, los pone al servicio de los intereses de la burguesía y la explotación.

Después de esto alguien me acusará de pequeño burgués y desclasado. Pero soy hijo de un albañil y una comerciante que dieron estudio a ocho hijos y sigo viviendo en el barrio de toda la vida.

Antes de ser mayor de edad formé parte de la militancia revolucionaria. Con sueños y esperanzas he luchado toda la vida por cambios a los que todo ser humano tiene derecho, y hoy burócratas y corruptos estropean el proyecto que comenzó a construirse en 1999.

Retomar el rumbo revolucionario hacia el socialismo sigue siendo la única salida para los "condenados de la tierra".

Más que nunca, o seguimos inventando o seguimos errando.

Johnny Alarcón Puentes

Docente/Investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3840 veces.



Johnny Alarcón Puentes

Docente/investigador. Universidad del Zulia. Licenciatura en Antropología.


Visite el perfil de Johnny Alarcón Puentes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad