Patria y lucha de clases

El poderosísimo aparato ideológico imperialista se empecina, por medio de inagotables modos, negar e invisibilizar la Lucha de Clases. Una de las maneras predilectas que ha encontrado la burguesía nacional para negar el enfrentamiento derivado de la contradicción fundamental Capital-Trabajo, es precisamente la Patria, concebida como abstracción, donde coinciden los intereses de todo el Pueblo. Martí le salía al paso a está mayúscula confusión diciendo que: "Patria es humanidad".

El Pueblo configurado como Patria es un juego categorial burgués, muy útil para la edificación y sostenimiento del modo de producción capitalista; dentro de la amplitud no se considera la división de la sociedad en Clases, y por tanto no hay lucha donde no existen los contendores; y la historia burguesa da por finalizado los cambios y se proclama invencible, suprema y eterna.

La burguesía, nacional y trasnacional en Venezuela, a través de sus acólitos parlantes, rechaza la consigna ¡Patria o Muerte!, utilizada por los patriotas cubanos que luchaban por echar al imperialismo de Cuba. Primero, porque la patria que se vocea allí, es también de ellos, pero por primera vez le pertenece al pueblo trabajador que comienza intervenir en el poder económico que determina el poder político; y segundo porque la palabra muerte lo remite a una lucha de clases que no respeta ni a la muerte como circunstancia para la lograr la victoria.

Ciertamente está es la Patria venezolana concebida y nombrada por Bolívar en la Carta de Jamaica el 6 de agosto de 1815, una especial condición política e histórica, donde nos encontraríamos todos como "pequeño género humano", bajo la impronta de la libertad social que se oponía a la libertad burguesa, individual y egoísta. Esa Patria rechazaba el pasmo de la Republicas áreas, y fue constituida bajo la conducción del gran emancipador, como una gran República. El mantuanaje quería la Patria solamente para sí; logró la disolución de la Gran Colombia, y se adueñó de ella.

La libertad social, crisol del pensamiento de Bolívar, fue borrada de aquella Patria mantuana, y sólo volvió a aparecer en el fervor popular encendido por la Revolución Bolivariana, encabezada por Hugo Chávez. La Patria retomó las banderas de la independencia definitiva, esta vez, del imperialismo norteamericano que desde el principio amenazaba las victorias de Carabobo, Boyacá, Pichincha y Ayacucho.

Pero más allá de la Patria, donde el poder económico sigue en manos de la burguesía nacional de origen mantuano, y de la trasnacional, venida de varios centros del poder global; la patria venezolana configurada como pueblo, está constituida por una sociedad dividida en Clases, donde el proletariado sufre los efectos de la explotación capitalista de su trabajo asalariado.

Los desfiles de este 1° de mayo, día internacional del trabajador, evidencian un tutelaje de los sindicatos, federaciones, y demás formas de organización de la clase obrera y trabajadora de la ciudad y el campo: el proletariado, sujeto histórico de la construcción socialista, no puede ser desconocido, intervenido ni suplantado por ninguna instancia de gobierno, o por patronales públicas o privadas.

Ciertamente en la Patria bolivariana nos encontramos todos, pero los intereses de la burguesía mantuana, o del capital financiero trasnacional, no son los mismos intereses de la Clase Obrera y trabajadora que sufre las inclemencias de la explotación capitalista.

El proletariado con identidad y conciencia de clase, es el único interesado en enfrentar al capitalismo y derrotarlo.

Eduardo Mármol

Si no fuésemos capaces de construir un mundo mejor,entonces nuestra vida sería suceptible de ser revisada por aquellos que estan trabajando en ese noble propósito.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1075 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a207095.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO