Aceites Diana una realidad palpable

Sabemos que desde que el Comandante Supremo Hugo Chávez se empeño en que debíamos ir desprendiéndonos de la renta petrolera y buscar un nuevo sentido a la producción nacional, a un sistema económico propio en todas las áreas, pero lo mas importante fue siempre contrarrestar la lucha contra la pobreza y el hambre que por muchos años fue el cáncer que comía, mataba y desconsolada a miles de hogares venezolanos.

Cuando se tomo la decisión de diseñar un programa para llegar allí, a las bases de nuestro pueblo luchador, al hombre y mujer de a pie, que hasta perrarina (comida para perros) debió comer para sustituir cereales para la alimentación de sus hijos e hijas porque el hambre reinaba sin ninguna solución gubernamental.

Allí comienza la lucha contra el latifundio, contra las empresas privadas de alimentos industrializados que solo creando plusvalía, explotando y engordando las arcas de quienes manejaban la economía del país a su antojo, eso como parte de una esclavitud financiera y el modelo capitalista destructivo.

Es por eso que el Gobierno Bolivariano con apoyo de los aliados de nuestra Patria Grande y el nacimiento de empresas nacionales que darían un giro de 180 grados y se rompería con el dominio de empresas transnacionales que no aportaban nada al estado, solo conspiración, vandalismo, lavado de dinero, masacre de campesinos, y otros delitos que por su poder adquisitivo y monetario, tenían todo el sistema productivo de importación y exportación en sus manos.

La nacionalización de parques industriales abandonados, la recuperación de las tierras ociosas, y es por eso que nace la misión alimentación con las redes MERCAL, PDVAL, CASA, FUNDAPROAL, casas de alimentación.

Pero hay una empresa que hoy sigue siendo ejemplo de disciplina y compromiso patrio, que revindicó los trabajadores, que si es posible la nacionalización emprendedora, que todo este en manos de quienes producen, y que hoy es pionera y ejemplar no solo en los índices de producción, distribución y calidad, sino que aporta a la sociedad y da todo ese amor en cada producto.

Aceites Diana es ejemplo para otras empresas que lamentablemente han desviado la esencia del compromiso adquirido, hoy Diana es la primera empresa nacionalizada que ha aportado dividendos al estado como ninguna otra, cada año desde su intervención su capacidad productora a batido records en ventas, y además su nivel organización, formación y aporte al pueblo es palpable, real, increíble.

Es por eso que hoy dedico estas líneas a esta trinchera social, que sigue para mi modo de análisis, la escuela perfecta para los cambios profundos que aun necesitamos en esta área, entendiendo que falta mucho por recorrer, que las empresas privadas del mismo ramo aun siguen teniendo un porcentaje alto de demanda, y que estamos trabajando para mejorar a través de los convenios suscritos con países hermanos, en cuanto al intercambio comercial, tecnológico, y humano, sin embargo, soy de los que cree que en nuestra patria hay un potencial gigantesco, y en ese legado que hoy defendemos, esa patria que Hugo Chávez nos dejo con buen camino recorrido, hoy debemos seguir el ejemplo de Diana, y veremos cambios justos y verdaderos en otras áreas de la economía nacional e internacional.

Feliz cumpleaños mujeres y hombres de esa gran trinchera revolucionaria de lucha.

*Vanguardia Juvenil Bolivariana-Misión Sucre Caracas


vanguardia4f@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2336 veces.



John Duarte Zambrano


Visite el perfil de John Duarte Zambrano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a171147.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO