Ante los despidos de gerentes en PDVSA

La nueva PDVSA: un balance necesario de las trabajadoras y trabajadores petroleros


A comienzos de diciembre del año pasado, se conmemoró por segunda vez la “Semana del Trabajador Petrolero”, fecha recordada por la heroica resistencia que realizaron más de veinte mil trabajadores y empleados de PDVSA, para enfrentar el “Golpe Petrolero” organizado por la oposición fascista, que pretendía de esta manera derrocar al gobierno del presidente Chávez y liquidar el proceso revolucionario. Este sabotaje petrolero, que contó con el apoyo incondicional de la mayoría de los niveles gerenciales y ejecutivos de PDVSA, los grandes empresarios del país, los partidos tradicionales de la burguesía (AD, COPEI, MAS, Causa R, entre otros) y el Imperialismo yanqui, fue derrotado gracias al concurso de los trabajadores petroleros, las Fuerzas Armadas Venezolanas y el apoyo incondicional de grandes sectores de la población, constituyéndose en el mayor hecho histórico de toda la historia de luchas modernas del pueblo venezolano.

LOS GRANDES LOGROS DE LOS TRABAJADORES PETROLEROS
Derrotada la conspiración fascista, la primera fase de construcción de la Nueva PDVSA, fue aunar esfuerzos para restituir la normalidad en la producción petrolera en todos los campos, refinerías, puertos y llenaderos de gasolina del país. De 25.000 barriles de petróleo en que se encontraba la exportación para marzo del 2003, en apenas dos meses se aumentó a más de 3.000.000 de barriles diarios, asimismo, los saboteadores dentro de la industria petrolera fueron echados, incluyendo a la mayoría de la nómina gerencial y ejecutiva.

Una segunda etapa de la Nueva PDVSA entró en escena apenas unos meses después de restituida la normalidad en la producción. Sobre la base del rescate de PDVSA, comenzó a tejerse una empresa ligada en algunos aspectos a las comunidades organizadas. Los grandes proyectos sociales del gobierno, sobre todo los relacionados a educación y salud, fueron impulsados desde el seno de PDVSA. Importantes contingentes de trabajadores se incorporaron a las misiones Rivas y Barrio Adentro, así como a la política de desarrollo endógeno en los terrenos e instalaciones de PDVSA. Por otra parte, se dio cabida a las cooperativas de trabajadores, y se institucionalizaron los “Planes de Empleo Rápido” en la industria petrolera, sobre todo en la época de navidad.

EL REGRESO DEL PASADO: TECNOCRATAS II PARTE
A pesar del camino transitado en la restitución de la normalidad de la producción petrolera y el vínculo establecido con las comunidades a través de los programas sociales, una nueva amenaza se cierne sobre PDVSA: ¡ La creación de nuevas castas de poder y una política petrolera a la vieja usanza!

Quizás donde menos se han notado sustanciales cambios en esta Nueva PDVSA, es en la manera como se toman las decisiones a lo interno de la principal industrial del país. Todavía no existen niveles de participación de los trabajadores en las instancias de decisión, sobre todo lo concerniente a los planes de inversión, empleo y programas sociales. Nuevas “parcelas” de poder se pelean por sustituir a las anteriores, lo cual amenaza seriamente con instituir las viejas políticas y prácticas de los tiempos del tristemente célebre traidor Luis Giusti. Entre estas políticas destacan:
a) Después de múltiples cambios, la última estructura organizativa aprobada de PDVSA, es a “imagen y semejanza” de la vieja PDVSA “Golpista” de hace dos años. Esta organización, es sin duda la forma ideal para hacer de la Corporación una empresa netamente mercantilista, con una estructura fuertemente centralizada y con una nómina gerencial y ejecutiva intocable.
b) Los negocios con las empresas extranjeras siguen su curso indetenible, conociéndose poco o nada de las condiciones de esta nuevas concesiones.
c) Como parte de la política de desmembramiento del pasado, se avanzó definitivamente en la separación de PEQUIVEN del negocio petrolero, estando en la mira como próximo paso, el negocio del gas.
d) En vez de proponer la democratización de la elección de los dos puestos de trabajadores en la Junta Directiva de PDVSA, se decidió unilateralmente eliminar la participación de los trabajadores en dicha Directiva.
e) Como en los mejores tiempos de la Cuarta República, la vieja práctica tecnócrata de cambiar de sus puestos de trabajo a los enemigos políticos y los despidos injustificados, cobra nuevos bríos.
f) En los dos últimos años, lejos de mejorar la calidad de los alimentos suministrados en los comisariatos de todo el país, se continúo con la vieja práctica de desmejorar este derecho, a los efectos de generar una matriz de opinión contraria a mantener esta conquista histórica de los trabajadores petroleros.
g) los trabajadores históricamente hemos combativo frontalmente a la corrupción, creemos que la lucha contra la corrupción es una tarea de todos, pero creemos que esta bandera no puede servir como excusa de la nueva tecnocracia para arremeter contra los sectores que amenazan sus privilegios como nuevas castas petrolera.
Divorciada de la revolución y ligada mucho más estrechamente a la mentalidad de los golpistas que se fueron que a las masas de trabajadores de la propia industria, y hostil a las pretensiones revolucionarias de igualdad de derechos, la mayoría de la nueva casta de gerentes, que había llegado con retraso a la pelea, se levantan como una “espada de Damocles” sobre la Nueva PDVSA. De nada habrá servido todo el sacrificio de nosotros los trabajadores en el rescate de la industria petrolera nacional, si nuevos reyezuelos y mafias de tecnócratas copan toda la estructura de decisión en la Corporación.

LOS RETOS DE LOS TRABAJADORES :
LA CONSTITUYENTE PETROLERA Y LA UNIFICACION SINDICAL
Hoy más que nunca cobra sentido la política de una “Constituyente Petrolera”, que refunde a PDVSA, y que sobre todo permita insertar en todos los niveles de decisión la participación obrera, elegida democráticamente por todos los trabajadores. Esta Constituyente debe sentar la bases de una verdadera empresa al servicio de los intereses de país, así como la gestión y dirección obrera, como en el caso de VENEPAL, (CADAFE, a pesar de las resistencia de la nefasta gerencia tecnocracia media y alta) y ALCASA, y acabar para siempre con la posibilidad de que nuevas castas de tecnócratas se adueñen de PDVSA y la entreguen definitivamente al “Capital Extranjero”.

Asimismo, en el marco de la Constituyente y de la participación democrática y protagónica de los trabajadores, se le debe dar respuesta a los problemas laborales y de seguridad e higiene que se confrontan en todas las áreas, así como darle solución definitiva a la precaria situación de los trabajadores contratados.

Dentro de este camino de consolidación de un movimiento de trabajadores fuerte y organizado, cobra relevancia la unificación sindical, para que en un sólo sindicato se aglutine a toda la fuerza de la clase trabajadora petrolera. Hoy está en discusión y está planteado el debate y la construcción de una organización sindical clasista, democrática y combativa que sea instrumento de lucha, participación, politización y movilización por las reivindicaciones socioeconómicas de la clase trabajadora petrolera y, para enfrentar las aspiraciones de los nuevos tecnócratas y sus aliados: los burócratas sindicales que sienten amenazados sus privilegios y negocios con la unificación sindical.
El futuro de la principal industria nacional está en juego y de allí, todo el proceso revolucionario iniciado hace 16 años con el Caracazo y el triunfo electoral del pueblo en el año 1998 ¡Tal es el reto que se nos avecina a los trabajadores petroleros!

*dirigente sindical petrolero y militante de OIR



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4712 veces.



José Bodas*

Secretario General de la Futpv y dirigente nacional de la Corriente, Clasista Unitaria, Revolucionaria y Autónoma CCURA.

 @J_Bodas

Visite el perfil de José Bodas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: