En el 2010 sigamos golpeando la inseguridad, al oposicionismo apátrida que viene a ser lo mismo

Los  “Falsos Positivos” creados por Uribe y su banda, es una de las más terroríficas ideas generadas en los laboratorios de guerra sucia de la CIA, aplicados en Colombia con el único propósito de desacreditar a las Farc  y su lucha. Consisten éstos, en propiciar la muerte de compatriotas colombianos, como el que se conoció a finales  de 2008, sobre la aparición de los cadáveres de 19 jóvenes, que habían desaparecido en el municipio de Soacha, de la localidad de Ciudad Bolívar al suroccidente de la ciudad de Bogotá, los cuales fueron mostrado en los medios de comunicación como guerrilleros muertos en combate, por parte  del ejército en el Norte de Santander, las investigaciones posteriores demostrarían la falsedad de los hechos. El 7 de enero de 2009, un documento desclasificado de la CIA, publicado por el National Security Archive reveló que los nexos entre las fuerzas militares y los grupos paramilitares eran conocidos por el gobierno de Estados Unidos desde el año 1994 y que los falsos positivos son una práctica usual dentro del ejército colombiano. Un antecedente, en nuestro País, que bien vale recordar sobre estas prácticas asesinas, que la CIA  inculcó a nuestros militares y policías, lo constituyó el caso del Amparo, allí Henry  López  Sisco, “perseguido político” del rrrégimen y actualmente prófugo de la justicia venezolana, reclutó un grupo de 16 jóvenes de la zona, invitándoles a un sancocho a la orilla del río; pues bien, apenas llegaron en lancha, les esperaban militares y Disip del Cejap, quienes los acribillaron, les sembraron armas y colocaron uniformes de guerrilleros, con esta acción pretendían justificar la existencia de ese cuerpo civil-militar; todo esto se puso en evidencia, ya que dos de los pescadores se echaron al río y salvaron sus vidas. Le aguaron ese “falso positivo”.  Los hechos están magistralmente descritos en el libro de Walter Márquez: “Comandos del Crimen. La Masacre del Amparo”. Finalizando el 2009, el Comandante Presidente, Hugo Chávez, denunciaba la intencionalidad del imperio, de crear un “falso positivo”, matar unos colombianos, sembrar sus cadáveres en territorio venezolanos, sembrar carpas y armas, bombardeando luego nuestro territorio, de esa forma justificarían una confrontación bélica entre países hermanos y la implantación de sus bases militares en su portaviones colombiano.

Pero, esto tendrá  algo que ver con el tema de la inseguridad, ya se estarán preguntando ustedes?.

Aunque no pareciera, los hechos que se han venido desencadenando durante  esta última década confirman que sí; la ofensiva mediática opositora (prensa, radio, tv e internet), centrada en resaltar los hechos producto de la delincuencia, al menos así lo confirman. Ver un noticiero, leer un periódico  u oír  las noticias por la radio, es como estar en Colombia o México. El oposicionismo apátrida, repite incansablemente que la inseguridad nos agobia y, por supuesto, el gran responsable es: el Presidente Chávez. De allí que podamos afirmar, sin ningún titubeo, que la inseguridad es una estratagema oposicionista, para desestabilizar al Gobierno; los creadores de la inseguridad no son otros que, quienes diariamente la exaltan y colocan al delincuente como un héroe, cuyas hazañas son reivindicadas por los políticos opositores y sus medios de comunicación, y detrás de ellos, claro está, la burguesía pro imperialista. El ejemplo más patético de lo aquí afirmado, lo constituye Manuel Rosales, el gran delincuente, hoy refugiado en su guarida: Perú.

  La inseguridad es  la nefasta herencia que la cuarta república  y  sus  malos  gobiernos burgueses, nos dejaron  y  hoy son ellos quienes exigen al Gobierno Revolucionario que resuelva en una década, lo que ellos construyeron en medio siglo. No obstante, las políticas desarrolladas por la Revolución Bolivariana para desmontar este mal, consistentes en  dignificar las condiciones de existencia de nuestra población, implementadas del 2004 en adelante, con las Misiones, apenas comienzan a dar sus frutos en salud   y  educación, la deuda es muy grande, pero la Revolución avanza a pasos agigantados. Eso explica por qué en el 2009, el Gobierno Revolucionario se avocó de lleno al tema de la inseguridad, y los resultados son elocuentes: “cerca de 60 mil 164 kilogramos de distintas sustancias estupefacientes y psicotrópicas fueron incautadas en Venezuela, durante el 2009, de acuerdo a las estadísticas de la oficina nacional antidrogas (ONA).  Adicionalmente, a la cifra contabilizada por al ONA, fueron decomisados 12 mil kilos de diferentes materiales químicos que pretendían ser desviadas a la República de Colombia, para la producción de cocaína.  Así mismo fueron destruidos 26 laboratorios y deportados a sus países de origen 12 jefes de organizaciones criminales, que se dedicaban al tráfico de drogas en territorio venezolano…”  (YVKE Mundial, 21-12-2009). Estas cifras indican un incremento de casi 7  Toneladas de drogas incautadas, de distintos tipos, con relación al 2008, logro que, sin duda alguna, tiene que ver en mucho con lo que refiere el  Director de la ONA:  “Reverol sostuvo que desde que el Estado decidió soberanamente cesar las relaciones con Estados Unidos en materia de lucha contra el narcotráfico, las autoridades nacionales venezolanas han incrementado notoriamente la incautación y destrucción de estupefacientes, hecho que demuestra que el Gobierno estadounidense tenía una política de obstrucción para impedir que este flagelo social disminuyera…”. (YVKE Mundial, 21-12-2009). Menos drogas en nuestras calles, son menos enfrentamientos entre bandas por el control del territorio, menos compatriotas  asesinados, fundamentalmente, en nuestros barrios. Lo clave a resaltar, de este flagelo, es su procedencia: Colombia; y la pregunta sería: que está haciendo el gobierno de Uribe para que esa droga no llegue a nuestro territorio?, sembrar de bases norteamericanas el territorio Colombiano, será esa la solución?

    Otro flagelo que azota nuestra población, son los secuestros, al respecto Flores  Trosel, Director del CICPC, nos arroja datos bien contundentes para el 2009: “Este año hemos rescatado 102 personas que se encontraban en cautiverio y han sido liberadas 490 personas debido al cerco policial desplegado. Asimismo, informó que en 2009 se conocieron 616 secuestros entre los denominados express  y prolongados, se detuvieron a 740 secuestradores que fueron puestos a la orden del Ministerio Público y mediante la promulgación de la nueva Ley contra Extorsión y Secuestro serán sometidos a las largas penas que oscilan entre 20 y 30 años de prisión. Flores Trosel destacó que hubo mayor número de secuestrados en los estados Zulia, Anzoátegui, Carabobo, Táchira y Aragua…” (ABN, 24-12-2009). Obsérvese  que  de  los  5  Estados donde ocurren más secuestros,  3 son gobernados por el oposicionismo apátrida (Zulia, Táchira y Carabobo), por supuesto esta información no la dicen sus medios de comunicación. En Zulia, es conocido por todos y todas, que en muchos de los secuestros que allí ocurren, aparecen involucrados agentes de la policía regional, esto se debe  a la pasada por ese cuerpo policial de Henry López  Sisco, como asesor de seguridad, quien montó en dicho cuerpo una industria del secuestro, que debió haberle dejado muchísimo  dinero mal habido, tanto a él como su socio millonario Manuel Rosales. En entrevista con José Vicente, Gian Carlo Di Martino lo definía en estos términos: “"Ellos han desarrollado un vínculo directo con el paramilitarismo y a partir del 2002 hasta la fecha el índice de secuestros en el país y fundamentalmente en el Estado Zulia, es inmenso, alarmante. Eso tiene que ver con crear esa sensación de inseguridad y crear inseguridad para poder desestabilizar" (José Vicente Hoy, 09/09/07).  Aseverando más adelante, en la entrevista: “Cuantificó Di Martino en 52 el número de personas que han sido secuestradas y ubicó al Zulia como el Estado con mayor índice de secuestros en función y a partir de la creación de ésa policía paralela, que ha venido creando la sensación de inseguridad. "…fundamentalmente en los comerciantes, en las colonias extranjeras ha hecho que el Zulia se convierta en todo un paraíso para poder delinquir y poder crear una policía que hoy se ha dedicado al sicariato y al secuestro."

 Sin duda, como afirma Di Martino, hacer oposición  y  crear  inseguridad, es una estratagema que, en el Estado Zulia, y durante la gobernación de Manuel Rosales y López Sisco como asesor de seguridad, se instrumentó con mayor énfasis, mientras, los medios de comunicación resaltaban los secuestros y casos de sicariato sin indicar los lugares donde ocurrían, el objetivo era crear un estado de desasosiego generalizado, en todo el País. Así como Catia es la Parroquia ensayo de la Policía Nacional Bolivariana, Zulia fue el Estado ensayo de la inseguridad para la oposición. De allí la alianza con el paramilitarismo colombiano y el gobierno de Uribe, ambos también interesados en desestabilizar al Gobierno Revolucionario y ganarse con ello, las simpatías del imperio norteamericano. El antecedente que, confirmaba esta hipótesis,  fue la detención en el 2004, de 130 paramilitares en la finca Daktari, ubicada en El Hatillo, en el estado Miranda. Una finca propiedad de Robert Alonso, hermano de la actriz cubana-venezolana María Conchita Alonso, residente en Miami. Hecho que evidenciaba de lo que es capaz el oposicionismo apátrida, con tal de derrocar al  Gobierno Revolucionario.

  Este 2009 que termina, ha dejado  al descubierto que desde aquella incursión paramilitar en nuestro territorio, el oposicionismo apátrida no ha dejado de infiltrar delincuencia colombiana en nuestro territorio a fin de reforzar la matriz de la inseguridad.  Apenas iniciado, en enero 18, El vicepresidente de la República, Ramón Carrizález, informaba la detención por el CICPC: “de seis presuntos paramilitares en Maracay, estado Aragua, encabezados por Manuel Salvador Giraldo, Alias "Don Omar", que a su vez pertenece al bloque de alias "Don Perna" (YVKE). Acotando en su declaración: “en la medida que se hacen capturas producto de la investigaciones que se van llevando a cabo van apareciendo estos grupos que también actúan como delincuencia común, por lo que hemos presenciado unos niveles de violencia nunca vistos en el país, como el sicariato". Esta primera detención, marcaría la pauta de un conjunto de capturas de capos paramilitares, como el de Oscar José Ospina Pacheco, jefe paramilitar de las supuestamente desmovilizadas Autodefensas Unidas de Colombia, a quien se le imputa la responsabilidad de 300 asesinatos en Colombia;  Magali Yaneth Moreno Vera, apodada dentro de las Autodefensas de Colombia (AUC) como “La Perla”, esta mujer direccionaba procesos asociados al paramilitarismo y trabajaba en conjunto con otra ciudadana llamada Ana María Flores, quien se encuentra actualmente en prisión, ambas eran funcionarias de la Fiscalía General de Colombia  en los años 2002 y 2003, los vínculos entre paramilitarismo (narcotráfico) y gobierno es una realidad inocultable en Colombia; además de bandas organizadas que se dedicaban a actividades delictivas en nuestro País, como: “La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) capturó este viernes a cinco ciudadanos, cuatro colombianos y uno venezolano, quienes integraban un grupo paramilitar que se dedicaba a la extorsión de productores y comerciantes de la frontera colombo-venezolana…”(VTV, 30-10-2009). Son evidencias de duros golpes que el Gobierno Revolucionario dio en el 2009, al dúo  Oposición-Paramilitarismo, en su empeño de llenar la República Bolivariana de Venezuela de inseguridad y desestabilización. Nuestro reconocimiento a la Guardia Nacional Bolivariana, la PM, el CICPC, a Tareck El Aissami,  Ministro del Poder Popular de Relaciones Interiores y Justicia, en quien reconocemos el decidido combate que ha librado en el 2009 el Gobierno Revolucionario contra el flagelo de la inseguridad, la creación de la Policía Nacional Bolivariana, su despliegue a todo el territorio  nacional, son hechos que nos hacen ser optimistas.  La inseguridad puede ser derrotada, así como lo fue el golpe de Estado  de 2002, el paro petrolero, la desestabilización financiera de 2009, y otros muchos intentos que esa oposición apátrida, siguiendo los libretos que los organismo de inteligencia del imperio les provee, para que hagan política contra la Revolución Bolivariana y el pueblo venezolano. Llegó la hora de que el oposicionismo apátrida rinda sus cuentas por la inseguridad que han propiciado.  Juntos, Gobierno Revolucionario  y  Pueblo organizado haremos la fórmula perfecta para derrotarlos. No pasarán!!! 
 

Caracas, 02 de enero de 2010

henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5703 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a92695.htmlCd0NV CAC = Y co = US