Las garras del silencio

Las provocaciones norteamericanas sobre territorio venezolano prosiguen consecuencialmente, ante la ignorancia de muchos gobernadores y alcaldes que solo buscan protagonismo político como es el caso particular del eje andino, Lara y el alcalde carabobeño. Hay sobre el tapete el doble discurso proselitista que viene debilitando el proceso ideológico que se adelanta en nuestro país, porque, los entes administrativos del Estado en manos de la oposición derechista tienen bajo una supervisión controlada a las Misiones Ribas, Sucre y Barrio Adentro, no cancelándoles a tiempo a los colaboradores y personal operativo, cuando éstos deben desplazarse por el país en su plan integrador y captación ciudadana para forjar hombres útiles para la patria.

En este tiempo se hace necesario impulsar las organizaciones sociales desde las Juntas Comunales y sancionar penalmente a todo funcionario que tienda su voluntad hacia el campo delictivo. Es la hora de avanzar y hablarle claro al país. El plan globalizador tiene treinta años de camino y en estos últimos años, la responsabilidad de motivación de sus diversos canales económicos está en manos de la familia Clinton. Aquellos aventureros yuppies que estudiaban en una de las principales universidades del Estado Norteamericano, hoy, son los principales motivadores de este programa abrazador de la economía mundial.

Mientras, nuestro mapa político que se muestra al mundo totalmente rojo, ha carecido de la fortaleza de gobernadores y alcaldes que prefirieron habilitar sus funciones administrativas a modo propio y más para no beneficiar al colectivo venezolano. Allí se marca la diferencia en la gestión pública. El pueblo – diferencia de años anteriores- solo se ha constituido en un factor circunstancial de un proceso electoral, más no se ha erigido como fuerza de lucha por la ineptitud de algunos funcionarios públicos.

Copenhague, es la antesala de lo que sería el Continente Sur para los norteamericanos. La retórica privó sobre algunos puntos estratégicos y el presidente Obama logró captar en su doble discurso a sus antiguos aliados para colocar puntos militares alrededor de Venezuela para luego cicatrizar las heridas en el campo diplomático y colocar las garras del águila sobre el corazón amazónico. Es un programa muy cauteloso de unos quince años de duración y, para ese tiempo Álvaro Uribe será un personaje más en algún territorio o colonia norteña y la burguesía colombiana tendrá que afrontar las mismas consecuencias que el pueblo paisa al igual que la colectividad venezolana por la indolencia de sus principales dirigentes.

El equipo de trabajo del presidente Obama es totalmente joven y ve con preocupación su futuro político. El del presidente Chávez parece un equipo cansado que no ama los cambios que el país exige y observa con nostalgia el norte, desearían estar allá. Allí, se marca la diferencia en este proceso socialista. Solo debemos ir de lo retórico al discurso público y de a desde allí impulsarnos al verdadero pragmatismo ideológico a través de la praxis.


emvesua@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2667 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a92135.htmlCd0NV CAC = Y co = US