O el “Estigma” de los Pobladores al Sur del “Río Grande”

De “Las Venas Abiertas de America Latina” al “Manual del perfecto Idiota Latinoamericano”

“... Hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez...”

(Proclama insurrecional de la Junta Tuitiva en la ciudad de La Paz, 16 de julio de 1809).

“Cree que somos pobres y viceversa, que la historia es una exitosa conspiración de malos contra buenos en la que aquellos siempre ganan y nosotros siempre perdemos, no tiene empacho en navegar en el ciberespacio, sentirse on line y abominar del consumismo. Cuando habla de cultura, tremola así: “Lo que se lo aprendí en la vida, no en los libros, y por eso mi cultura no es libresca si no vital>>. ¿Quien es el? Es el idiota latinoamericano”.

Con estas lapidarias afirmaciones, se inician estos dos ensayos literarios que mas que desnudar la idiosincrasia del latinoamericano promedio; parecen mostrar ante la opinión mundial el estigma (Con el término estigmas (del griego estigma que significa marca) son descritas las llagas que se forman espontáneamente sobre las manos, sobre los pies, al costado y en el rostro, parecidas a las llagas de Cristo crucificado.) con el que nacemos los pobladores al Sur del Río Grande. Estigma que con sus yagas subyacentes nos sirve para espiar nuestra Mea Curpa, y el facilismo con el que abordamos la cotidianidad en nuestro sub continente sub desarrollado o tercer mundista..

Las venas abiertas de América Latina, ensayo periodístico del escritor uruguayo Eduardo Galeano, contiene crónicas y narraciones que dan pruebas del constante saqueo de recursos naturales que sufrió el continente latinoamericano a lo largo de su historia a manos de naciones colonialistas, del siglo XV al siglo XIX, e imperialistas, del siglo XX en adelante.

El libro presenta la historia de América en forma cronológica mediante relatos cortos, da cuenta de los excesos que cometieron los colonizadores contra los pueblos originarios y del saqueo al que fueron sometidos los territorios que en el presente conforman Latinoamérica y el Caribe. Se publicó en el año 1971, a comienzos de una década plagada de enfrentamientos políticos e ideológicos en la región. El autor aseguró más de una vez que no se arrepiente en nada de lo que escribió en este libro que algunos coterráneos han llegado a llamar “la Biblia Latinoamericana”.

“Las venas abiertas de América Latina” de, Galeano, para unos una suerte de manual del sufrimiento o de muro de los lamentos de la izquierda del subcontinente, en el cual, con el reduccionismo típico de la Guerra Fría y su face posterior, se condena a los poderes mundiales por un expolio que jamás pudo cometerse y se sigue cometiendo sin la indiferencia, y hasta complicidad, de los locales, de todos los locales.

Muchos afirman que esta obra marcó la época en la que se escribió, causando honda huella en los sectores juveniles y adquiriendo rápida popularidad. Fue prohibido en Uruguay y en Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Las venas abiertas de América Latina tiene una función muy clara: dar a conocer cuáles fueron los orígenes de la constante humillación de la que es objeto esta parte del mundo por parte de los países más desarrollados, los cuales tejen sus redes de dependientes a través de la imposición tecnológica y económica de sus empresas.

A manera de conclusión no resta más que decir que la lectura del libro deja al lector con un sinfín de preguntas que el estudio y la investigación le harán comprender. Por lo pronto, Galeano da una pequeña muestra de la actividad que tiene el capitalismo en proyectarse como amo y señor del mundo, permite ver cuánto daño ha hecho este sistema a los gobiernos de los países latinoamericanos, quienes no han sabido vivir solos para crear su propia democracia y no la que promulga en todo lugar que pisa la ideología capitalista estadounidense.

Estoy de acuerdo en que el libro para empezar está desactualizado, la situación de América latina ha cambiado considerablemente en estos 20 años que transcurrieron desde que el libro fue escrito, ahora que para entender y apreciar un libro hay que ubicarse en la época en que fue escrito. Pero sobre todo estoy de acuerdo en que más que como un libro de información histórica, funciona como un justificativo para seguir siendo subdesarrollados. ¿Por qué? Porque el autor expone que debido al sistema capitalista imperante hoy en día y al imperialismo "yanqui" seguimos siendo pobres, cuando en realidad seguimos siendo pobres porque no hacemos nada para cambiar eso, nos conformamos con echar la culpa a otro país o a un sistema y nos quedamos tranquilos a ver que pasa y criticar desde nuestra silla subdesarrollada lo que no nos parece y ¿qué hacemos para construir lo que nos parece?

Galeano ofrece, sin duda, en este libro un llamado de atención que debe ser escuchado o como dice él ¿tan sólo nos toca vivir cruzados de brazos?, creer que con darle una lectura a Las venas solucionará nuestra crisis es irrisorio. La propuesta es crear sistemas de rebelión, los cueles permitan poco a poco terminar con este sistema al que poco le importa la integridad humana.

En cuanto al Manual del Perfecto idiota Latinoamericano escrito por Mario Vargas Llosa, Plinio Apuleyo Mendoza y Carlos Alberto Montaner es un libro de estilo irónico y fuerte que con base en datos y conocimientos empíricos muestra la forma de ser como realmente el imperialismo mundial quiere que mostremos los latinoamericanos, pues, según ellos y los autores somos un sinónimo de marxismo o izquierdistas, pero con unas características y particularidades propias de un “idiota”:

América Latina no es un continente pobre, sino que lo han empobrecido políticas de toda laya del sempiterno Estado que interviene decididamente o ampara a empresas oligárquicas o clientelares que desconocen la competencia y el libre mercado; el único que les gusta es el mercado cautivo (su corral). El idiota es el que confunde el liberalismo con esa pantomima de capitalismo al que llama neoliberalismo.

El trío de autores liberales concluye su célebre libro y el comentario sobre Galeano y sus perspectivas afirmando: «No hay duda. Existe algo que Galeano odia con mayor intensidad aún que a los propios gringos, que a las multinacionales, que al liberalismo: la verdad, la sensatez y la libertad. No las soporta. No cree en ellas. No le merecen el menor respeto. Su única y más firme devoción es alimentar de errores y locuras a los latinoamericanos más desprovistos de luces para perfeccionar la legendaria idiotez ideológica que los ha hecho famosos.»

Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano. Sé que es un título ofensivo pero no puede ser menos. Este libro trata sobre la sicología del latinoamericano. Este ofensivo término se refiere al latinoamericano promedio que no acepta su responsabilidad, todo es culpa de los demás, el gobierno, la pareja, los gringos, etc. El perfecto idiota latinoamericano vive repleto de mitos, sobre su origen, el origen de sus santos y sus demonios diría yo.


Decía Sigmund Freud que existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo. En América Latina, a pesar de El Manual, a veces no se sabe quiénes son los idiotas y quiénes se hacen los idiotas. Parecería que los autores de El Manual tendrán que actualizarlo.

Quizás es necesario que nuestros niños memoricen los libros como los antes mencionados, o el de Carlos Rangel ¨Del Buen Salvaje al Buen Revolucionario¨, como hacen los niños mahometanos con el Coran, para ver si nos libramos de estos que en su malintencionada idiotez, insisten en sumirnos en la ignorancia y mirar fuera de nuestras fronteras por la razón de los males que padecemos. IDIOTAS; Nuestro gran estigma y del cual parece no queremos deslastrarnos.

“La tecnología y la información, Herramientas básicas para los

Pueblos sin Idiotas”.

oscarmartinez63@hotmai.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11206 veces.



Oscar Martínez.

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: