Peloticas adivinadoras

¿Todavía no sabe a qué saben?

Dice mister danger que un país que no tiene seguridad alimentaria es un país en peligro. En realidad lo que quiere decir es que poner a morirse de hambre a toda una nación hará que toda esa gente emigre a buscar que carajo comer. Por eso es que levantan el muro en la frontera con México. “Queremos todo tu maíz para llenar el tanque, pero no quiero “wet backs” into my territory”. Que buena vaina, pues el gobierno de las élites mexicanas quiere mas negociaciones y menos gente jodiendo. ¿Viene un “Mexicanazo”? ¡Órale manitos, que los putos gringos los madrugan con transacciones y transgénicos!!Cuanta visión de futuro tiene el HP de bush!

Durante la Semana Mayor pasada RCTV anunciaba una película sobre las aventuras de una niña indígena en la selva. Decía el locutor: “Una niña lista y pícara que lo único que tiene de indígena son sus rasgos” Y el CDM lo dice hasta con ternura. ¡Cuanto odio racial y fascismo en solo unos segundos! Mientras tanto la SIP (Sumideros, Inodoros y Pocetas) debate sobre “el peligro que corren las libertades y los derechos” de las plastas que flotan en su interior.

Uranio Uribe Vélez tiene un acelerador de partículas en la cabeza. Por eso, este remedo de Midas todo lo que toca lo vuelve uranio o en su defecto cocaína. Se trata en el fondo del mismo cuento. Los indígenas del altiplano andino crearon su cultura alrededor de esta planta sagrada, pero es que resulta que “de esa vaina se hace la cocaína y por lo tanto estos carajos tienen relación directa con su fabricación y con el narcoterrorismo” Meta mensaje: LOS INDIGENAS DEL ALTIPLANO ANDINO SON NARCOTERRORISTAS. Luego dicen los Santos: La supercompu dice que están negociando uranio. Agarramos unos envíos de uranio, tal como nos dijo el “angelito” que mató a su propio jefe y lo confirmamos con la otra supercompu que tenía ese jefe asesinado por su propio “angelito”. Y Los Santos prosiguen: Oiga eso quiere decir que están traficando uranio con sus “amigos y relacionados” Meta mensaje: TODO EL QUE DE UNA U OTRA FORMA HAYA TENIDO ALGO QUE VER CON LAS FARC ES ISÓTOPOTERRORISTA. Están tratando de tejer una red mundial de “uraniotráfico”. Remenber Víktor, “el mercader de la muerte”.

Supo en carne propia el compatriota Mario que los neoadecos son tangibles y están ahí mismito, a pata e´ mingo. Los que han brincado la cerca ya no cuentan. Los que aún permanecen agazapados, esos a quienes no se le saca los trapitos al sol por “disciplina” son los peligrosos; aquellos cuya liviandad revolucionaria colinda con la estratosfera capitalista son los indeseables. Pero no es a Dios a quien hay que rogarle que no sigan traicionando al Comandante. Eso quiere decir que están mordiendo con fuerza. Demuestra que el chavismo sin El Comandante supo jugar sus piezas y las tiene enquistadas en el partido. La última oportunidad de echarles un parao es ahora en las elecciones de las directivas regionales. Si no lo hacemos quiere decir que no entendimos por qué perdimos el pasado 2D ¿Cuando carajo van a consultar a los batallones? A los batallones dije, no a los delegados.

Yo creo que la primera fase del Plan Balboa comenzó en Sucumbíos y está, como dice Walter, en pleno desarrollo. Pero a lo mejor son “paranoias” mías.

Mientras tanto, a través de los medios de aquí, de allá y de acullá se sigue promocionando las famosas “peloticas adivinadoras” para tratar de ponernos muros en el corazón, en el estómago, en las ideas y en el suelo de la Patria Grande, para sembrar de isótopos el proceso de cambios en Latinoamérica, para aterrorizarnos llamándonos terroristas, para pedir libertad de expresión para sus desmanes. Todo mientras edulcoran el detritus ideológico que los conforman.

Solo el Pueblo salva al Pueblo. Solo el Pueblo salva a Chávez. Lo demás son “Peloticas adivinadoras”.

pladel@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor