La Exxon Mobil de acreedora podría pasar a ser deudora

He visto con alta preocupación comentarios del retiro de Venezuela del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). Este es el asiento de las diferencias y donde se dirimirán las controversias. Separarse Venezuela de tal organismo es permitir que la Exxon, gane en forma desproporcionada. Sería en consecuencia un error que no podemos permitir, ya que el destino de Petróleos de Venezuela está en juego.

Como se sabe en este órgano, tanto PDVSA como la EXXON nombran un arbitro y las dos nombran un tercer arbitro, que son los que en definitiva vendrán a dar una decisión.

Retirarse de tal arbitramiento, sería darle la razón a la EXXON quien en realidad, mantiene un contrato nulo de nulidad absoluta.

Evidentemente que ese contrato suscrito por PDVSA con la EXXON es un contrato nulo, por cuanto se produce, violentando nuestra Constitución. En ese sentido PDVSA podría denunciar ante este órgano judicial internacional, la inexistencia de dicho contrato, por ser contrario a la normativa constitucional.

No entiendo como no se ha llevado una acción de nulidad por ante nuestro supremo tribunal pidiéndole que anule tal adefesio. Por allí se dice que existió una solicitud de nulidad por ante el tribunal Supremo de Justicia, pero ello no se si sucedió, lo cierto es que este contrato, mediante una acción de nulidad, podría lograrse que se extinga y como consecuencia se extingan las obligaciones derivadas del mismo. Cualquiera diría que eso es contrario a la ética, pero debo manifestarles que si bien es cierto, que las obligaciones deben ser cumplidas, también es cierto, que aquellas obligaciones en la que existe error manifiesto y que van en contra de la Carta Máxima, no deben cumplirse.

Los abogados de la Exxon cuando se suscribió ese contrato debieron observar ese defecto que traería su nulidad y sin embargo, por aquello de los apoyos políticos de la época, siguieron adelante en una carrera que desmembraría la economía nacional.

Por otra parte el Gobierno debería estudiar los daños, que efectivamente la EXXON le ha ocasionado al medio ambiente en su afán de extraer el petróleo venezolano. Estos daños son considerables y debemos cobrárselos, debemos exigirles a estos, los daños y perjuicios que se le ha ocasionado al ambiente. En todo caso la Exxon pasaría, de ser acreedora, en deudora.

En la faja del Orinoco la Exxon Mobil, tiene activos que superan los 750 Millones de Dólares. El Ministro de Energía y Petróleo y Presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, sugirió que en todo caso esa sería la deuda que mantiene Venezuela con la EXXON para compensar su salida del proyecto de la referida faja. En todo caso esa sería la suma que deberíamos embargar para poder por lo menos resarcir los daños y perjuicios que esta empresa le ocasionó a nuestro país, en sus operaciones industriales y de extracción. El pago que exige la Exxon sería inexistente a la luz de la aplicación de nuestra normativa Constitucional, que como en la pasada, se encuentra actualmente prevista en la nueva Constitución que nos rige.

Reveron.jose@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3247 veces.



José Agustín Reverón Orta


Visite el perfil de José Agustín Reverón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a51290.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO