Cuando el asesino es el juez

Tal es el colmo de la injusticia, cuando el victimario es el juez. No sé qué ha sido más trágico, si la caída de las torres gemelas con sus consecuentes invasiones (aún no terminan), con el saldo trágico diario tanto de suyos como de los invadidos, o la increíble incrédula conciencia del estadounidense ante la acción genocida de sus gobernantes ejecutivos. De estos gobernantes y los que vendrán. Es un limbo de lo más surrealista: los que quieren alcanzar el poder acusan y las acusaciones, apenas son briznas en el hombro de los acusados. Es imposible hacer la inculpación tan formal porque TODOS están involucrados, pues TODOS saben el estado real de ese país.

Con las pruebas contundentes, querría saber si el cuerpo que expulsó a Nixon del poder sería fuerza hoy como para hacer lo mismo con su jefe hoy. O si estarían jugando el mismo papel de sus copartidarios canallas. Hillary Clinton, o el que le toque, también estará protegida. De la verdad casuística por algo circunstancial, de eso se encarga el Pentágono, CIA y otras super organizaciones. Asimismo querría saber si en verdad abandonaría el poder el grupo de Bush, ahora al mando. A pesar de la dizque presión, son demasiados timones ganados para soltarlos tan campantes.

Estados Unidos necesita proseguir en su fabricación de dinero cheese tris. El único que fabrica cheese tris verde de papel. Los chinos con el tremendo peaje que han pagado para entrar al mercado norteamericano, comprándoles tantos bonos como si de la luna se tratara, entraron en la hoya del antojo gringo, y ahora el sacrificio que les costó parir los yuanes, lo que hicieron fue inflar de valor de trabajo, a la moneducha gringa al equiparar la suya con la de ellos. La circunstancia que maneja el mercado chino aún no es fuerza para ser presión, antes más bien, ya les precisó Bush su crecimiento y prepara coartadas para impedir su continua entrada al norte. Ya desde Australia les lanzó un látigo.

Creo que esas fuerzas que insurgen, deben cambiar sus estrategias de conexión internacional, pues siempre conseguirán la zancadilla… y de la discriminatoria. Esos caucásicos quieren el mundo para ellos. Los rusos aún hieden a comunismo, aunque tengan una tasa de desempleados que nunca en la vida de la URSS. El punto es que si existe dinero ORGÁNICANICAMENTE REAL, es el del mundo que se levanta. Si es que de valor monetario se habla. Toda la esperanza del completo del orbe se encuentra en ese sector codiciado y desamparado de neutrones. La materia prima hace la elaborada.

Ese mundo que se levanta debe a su vez interconectarse tanto, que en lo posible debe hacer una relación distinta a la que mantiene con el primero. Para ello es necesario nuevas estrategias que reúna a un grupo que sea poder en materias primas y sean adalides potenciales para fortalecer, crear un mercado, un banco interno sólo para esa parte del mundo, aprender a ser socios, hermanos en función de otro futuro más holgado en los intereses, antes que Alba, un “Madrugonada” que funcione con capital de trueque si es preciso, entre segundos, terceros, cuartos, de modo que todos sean cubiertos: Otra polaridad.

Esto no debe afectar la economía foránea de un país, ni su conexión internacional en dólares, pero la elaboración de cayapas “ínter países”, donde Venezuela pone el combustible, derivados, otras, lo que puedan, y haya entrega distinta hacia algunos que sean muy débiles en específico, Haití por ejemplo. Se implementen misiones compuestas de misioneros internacionales de muchas disciplinas que elijan los adalides. Crear en esos países brigadas de constructores y albañiles antes que arquitectos, por ejemplo. Redes de producción asistida. Que se cubra esa acción por 10 años, y que la misma deba andar por sí sola con autonomía antes del cumplimiento de esa década. Multiplicación de la cadena con los nacionales de ese país durante la asistencia, daría un valor al trabajo que tiene devaluado la tradicional moneda mundial.

La idea maravillosa de las misiones médicas cubanas, es tremenda chispa de ignición. Si a ello se suma Irán, Corea, Malasia, India, Argentina… y no sólo países, también individualidades o agrupaciones internacionales que también lo deseen. Del mercado que se van a ocupar, es del que ahora está fuera de las encuestas. Prepararse para la resistencia que hará la parte oligarca de esas naciones, porque se trata de hacer poder donde no lo hay, donde ni siquiera cuentan.

En estos días el presidente Bush acusa desde Australia a los chinos de ser causantes del calentamiento global. Así de absurdo y cara lavada. La firma de Kyoto no atañe a su acusación, es otra pajita en el hombro, como las consecuencias resbaladas del tobogán de las torres gemelas. En cierto modo los chinos han entrado en un club que los culpabiliza de co-responsables seguidores de los tanteos del imperio, puesto que con las manos amarradas, no pueden pasar a los rieles de acciones misioneras como las de los cubanos. Y ciertamente permanecen en un vaivén, pues no se pueden dar el lujo de caída de su moneda, ya que son una parranda de gente. Pero ya va siendo hora de que se den cuenta de que los gringos no comen cotorra. Las advertencias les deben estar enfilando acciones de kung fu en diplomacia internacional, aunque hasta ahora siempre a la defensiva. Los norteamericanos jamás compartirán su espacio con nadie, y a lo sumo, no es que comparten un pedacito de mercado con los chinos, sino que les han permitido cierta entrada para oxigenarse mientras les robaban su moneda fuerte en el trabajo, amarrándola a sus caprichos, al de la cerecita plástica de su moneda inorgánica. Qué importa que el presidente Chávez riposte al presidente Bush. Mientras no lo haga China, el juego sigue del lado norteamericano. Dudo que los chinos elaboren un solo yuang inorgánico.

Pero hay otro mundo, el globo de tierra, fuego, agua y aire, está dando señales de que existe. Perdón, de que muere. Perdón nuevamente, de que NOS muere. Es su solución, aquí sobra todo el mundo humano si así siguen las cosas. Por ahora cada quien juzga por sus intereses. Pero también el mundo por el suyo, el que pisamos, el que se calienta, que ya le escuchamos su resuello de huracanes y gobiernos asesinos como parte de “su propia” estrategia final, advirtiéndonos también con su “Por Ahora”.

arnulfopoyer@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2503 veces.



Arnulfo Poyer Márquez


Visite el perfil de Arnulfo Poyer Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Arnulfo Poyer Márquez

Arnulfo Poyer Márquez

Más artículos de este autor