Trump apartó al Guaipillo y de paso lanzó otra amenaza

"Me decidí a mentir, pero, eso sí,

con más honestidad que los demás,

ya que hay un extremo sobre el cual diré la verdad,

y es que voy a contar mentiras."

Luciano de Samosata

Humorista Griego

(Samosata, Siria, 125 - 181)

 

El folklórico personaje Donald Trump, cada día siente los pasos de la derrota, y solamente falta saber ¿Quién se lleva a quien hacia el precipicio? Es bien sabido: todo el que se está ahogando busca agarrarse, aún, cuando el salvavida sea una descontrolada balsa, cuyo rumbo esté marcado por las embravecidas aguas de una corriente fluvial. Todo parece indicar que, el hasta ahora invulnerable pillo; el verdadero PRAN de Trump en Venezuela –Guaipillo– empieza a contar los días del calendario, como se cuentan los segundos, cuando finaliza un año para dar paso al nuevo.

Las últimas declaraciones de Trump, relacionadas con Venezuela, solamente buscan alborotar el avispero, pero, desde otra perspectiva al convencerse que su títere no da más, al expresar una de las tantas verdades sobre el sujeto, de algo que nunca tuvo ¡Guaidó parece estar perdiendo poder! Esta acotación debe haberle caído al desaforado personaje, como una afincada bofetada, quien por demás pretende emular al magnate en todo, al llenar las alforjas al estilo de los bandoleros de las antiguas películas del oeste americano.

Trump, aparte de aplicar el distanciamiento con el "Guapillo" en plena pandemia, dejó revoloteando en la mente de los que, siguen pidiendo a gritos una invasión, al repetir una expresión muy escuchada en sus intromisiones ¡ALGO VA A PASAR CON VENEZUELA Y NOSOTROS ESTAREMOS MUY INVOLUCRADOS! Nueva táctica para ver, si, aparece otro autoproclamado, con la finalidad de enturbiar las próximas elecciones, buscando oxígeno, donde no hay; sencillamente está tanteando con que cuenta, después de la cantidad de bandazos de la oposición.

El refrán muy escuchado ¡Dios los cría, y ellos se junta! encaja perfectamente en las actuaciones de estos personajes: tienen el mismo objetivo, acabar con el proceso bolivariano a como de lugar, pero además coinciden, hasta en las expresiones del rostro, tan serios y presumidos, que solamente les ha faltado vivir en la Casa Blanca, pero esto puede despertar comentarios muy alejados del tema en discusión. No está demás refrescar en la memoria de la gente la torpeza del mandatario estadounidense; la expresión es una amenaza, como, si, estuviera comenzando ¿Qué no ha pasado, desde que empezó aplicar las criminales sanciones contra el pueblo venezolano? ¡oh, simplemente ha estado de mirón, como en un partido de beisbol! Cuéntenos otro chiste, porque este no hace reír, aunque de un desquiciado se puede esperar cualquier cosa; es como el arruinado, cuando enseña los bolsillos para demostrar las condiciones de pobreza para pedir clemencia. Cuidado, si, la obsesión de querer imponer por la fuerza sus intereses les repara un fracaso rotundo en las elecciones, tanto aquí, como allá, y después cada quien, por su lado, como matrimonio separado.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 972 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Oposición