Mi Palabra

Respuesta a Paulina Gamus

"Para hacer mal cualquiera es poderoso"

Fray Luis de León

 

"O SON MALOS O SON IGNORANTES". Esta expresión algo dubitativa, la lanza, nada más, y nada menos, que la periodista Paulina Gamus– integró la plana mayor de AD, en su época de esplendor– para buscarle la explicación al empeño de un grupo de venezolanos, cuando piden reiteradamente una intervención militar. Se mantiene haciendo oposición, pero a la vez enfrentada al hablachento de Henry Ramos Allup, a quien se le entiende muy poco cuando habla, pero sabemos el veneno que carga, y solamente le falta ponerse el uniforme de la Armada Estadounidense, para tratar de salir de Nicolás Maduro Moros. La maldad, y la frustración, no los deja actuar, como manda la CONSTITUCIÓN. Todos estos envalentonados opositores, se sienten poderosos por el ruin y vergonzoso hecho de arrastrarse a la camarilla de Trump, hasta convertirse en unos títeres muy usados, sin ningún valor en las ventas de mercado.

La enfermiza petición de una intervención armada contra nuestro país, es producto de un "coctel" muy dañino: maldad, frustración, revuelto con el pitiyanquísmo, que todos los días hace delirar a Ramos Allup, Zambrano, María Corina Machado, y el desbocado interino entre otros, cuando piden a grito una mamarrachada; y solamente callan al fracasar en sus reiteradas conspiraciones, como los cazadores madrugadores.

De la duda planteada por la dirigente, descartemos la ignorancia, aun, cuando en las filas de la oposición prolifera esa debilidad humana, más, cuando a la inmensa mayoría le vienen dando el mismo somnífero, para tratar de convencerlos de las "buenos" resultados de una invasión militar de los gringos, y por eso enarbolan la bandera de Estados Unidos, hasta caer en la sumisión, y la falta de vergüenza sin importarles la suerte de millares de compatriotas, que sufren en carne propia por culpa de las "bondadosas" medidas criminales del gobierno de Donald Trump. Y no conforme con eso, sabiendo que la resistencia antimperialista aumenta con el despertar del pueblo, recurren a lo más bajo, y ruin de un ser humano: aplaudir todo lo que vaya en contra de la patria que los vio nacer.

Ninguna persona en sus cabales se le ocurre semejante disparate. Todas las macabras actuaciones del ejército estadounidense en otros países, han dejado verdaderas tragedias, difíciles de subsanar en el tiempo; aparte de los saqueos al patrimonio cultural, como hicieron en Irak, Libia por nombrar los hechos más recientes, y como adelanto de las intenciones del imperialismo, podemos mencionar el robo descarado de la empresa CITGO en suelo estadounidense, propiedad absoluta del gobierno, y pueblo venezolano, sin disparar un tiro.

En contrapartida antes tanta bajeza; en todo el mundo se viene levantando una corriente refrescante de voces en favor de la paz, y la libertad, colocando en medio de los feroces ataques del imperialismo, su aliento, estimulo, y la verdad, como lo testifican los hechos en la sede de la embajada venezolana en los Estados Unidos, donde un grupo de ejemplarizantes luchadores se encuentran haciéndole frente a la vil, y vergonzosa canallada de traidores, vende patria, y arrastrados al servicio del gobierno de Trump por orden del INTERINO, que como él no hay otro.

El caso de Venezuela despierta una indetenible curiosidad en el más apartado rincón. Primero por la acción farsante de los grandes medios de comunicación al servicio del imperio, que no paran un instante en preparar un recetario de engaños, y mentiras para sensibilizar a la opinión pública a su favor; y en segundo lugar, porque en medio de esos ataques virulentos se ha despertado el amor en favor de la paz, reclamando por sobre todas las cosas la verdad; el cual se viene levantando, como un volcán en erupción en cada metro del suelo de nuestra patria, multiplicándose en todo el mundo. Las pruebas más convincentes las tenemos en la propia casa del imperialismo: los Estados Unidos de Norteamérica, donde la represión del gobierno no puede detener la solidaridad hacia la patria de Simón Bolívar. Por eso termino dándole la respuesta a la señora Paulina Gamus: tienen de todo, menos de ignorantes, porque el servilismo lleva al ser humano a cometer los hechos más viles, por un puñado de dinero (dólares).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a278700.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO