Juicio a Trump hace fracasar la operación Venezuela

En la dimensión política internacional la operación de acoso y hostigamiento imperial contra Venezuela, depende en gran medida de las condiciones reales que tenga la administración de Donald Trump para ejecutarla, y llevarla a la práctica, sin que medien otros asuntos.

Parecía suficiente perturbación para concretar la definida por José Luis Rodríguez Zapatero, como la Operación Venezuela, la intromisión de China y Rusia, y la posición de la ONU, sin embargo en una especie de "éramos mucho y pario la abuela", aparece el pequeño problemita domestico de un posible juicio a Donald Trump.

Para el trompeta el rumor de un posible impeachment, se hace difícil de ocultar, y lo obliga a lidiar y maniobrar con mucha rapidez para evitar seguir el camino de Richard Nixon.

El abandono momentáneo de los planes internacionales por parte de la administración Trump, deja como se conoce vulgarmente guindado de la brocha a los opositores venezolanos, y le da un descanso a Iván Duque, que ya no aguantaba el peso histórico de tener que cargar con una guerra en la que no tiene nada que ganar.

La aplastante derrota política del 23F sepultó definitivamente la aspiración de Juan Guaidó, de convertirse en un líder de recambio para la derecha venezolana, su experticia, su inexperiencia, su incapacidad, su ineficiencia, para dirigir una pequeña escaramuza, termino por convencer a Bolton, Abraham y CIA que era suficiente.

Los desalentadores y desesperados discursos que en los últimos días eran casi ruegos, de lo voceros gringos pidiendo que el señor Maduro abandonara el gobierno, se explican en el contexto interno de la profunda crisis que se puede abrir en la administración Trump con el impeachment.

El juicio a Trump es la gota que rebasó el vaso en el camino de errores y desaciertos de la política de la administración Trupm, a quien sus aliados en la cámara del senado acusan de darle mucho camino y de aliarse a la vieja elite guerrerista que tiene un estilo ortodoxo que funciono en el siglo XX, pero que en el XXI parece no ser tan viable.

Tal vez lo que Zapatero definió como la operación Venezuela, termine siendo un conjunto de planes no concretados, un montón de apuntes y cifras de plazos sin terminar, para la elite gringa, pero la derecha venezolana, ese montón de planes sin concretar, tiene el nombre de la derrota en una apuesta de topo a pinto por el poder en Venezuela.

Por ahora la oposición venezolana empieza a moverse en dos escenarios, el de la violencia aislada y desesperada que tanto daño le ha hecho en el pasado a su dirigencia y al pueblo, o el camino del dialogo para establecer nuevas condiciones de una posible vía electoral.

En cuanto a Guaido, ya tuvo sus 15 minutos de fama ahora su partido y su grupo más cercano, deben aguantar la arremetida interna por esta nueva aventura, no es lo mismo estar en Chacao o Las Mercedes que tener que quedarse exiliado en Bogota.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2374 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276367.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO